Consumir preferentemente antes de

Cuando llegué a Londres descubrí que la nevera no se llena sola, y que hay que ir a comprar. Los ingleses, que parece que ya lo sabían, llenan los productos que compras en el supermercado de cartelitos informándote de qué lleva el producto, cómo cocinarlo y uno muy útil sobre hasta qué fecha puedes consumirlo. Es el “use by“. Ahora quieren quitar ese cartelito de la mayoría de productos. Huelo a peligro.

No se si tu tienes el mismo problema que yo tenía cuando estudiaba inglés, pero lo de “by” no lo entendía demasiado. Si la profesora te decía que tenias que entregar los deberes “by Tuesday” ¿quería decir que lo entregaras el Martes, o que el Martes ya no podías entregarlo? Con el tiempo aprendí que el “by” significa la fecha límite. Así que si te dicen “by Tuesday” significa que el Martes ya es tarde, hay que entregarlo el Lunes como muy tarde.

En Londres eso es extremadamente útil para leer los cartelitos de caducidad de los alimentos, concretamente el “use by”. Significa que tienes que consumir el producto antes de la fecha indicada. Dada mi escasa experiencia con comestibles antes de mi llegada a Londres, yo seguía al pie de la letra las instrucciones de los envoltorios: lo almaceno tal como dice, lo cocino por el tiempo exacto que dice, y si me doy cuenta que ha pasado la fecha de “use by” lo tiro a la basura, sin más preguntas.

Ultimamente están saliendo unas noticias que dicen que esa fecha es sólo indicativa. Dicen que el producto está en condiciones de ser consumido incluso pasada la fecha. Es más, investigaciones revelan que los hogares británicos podrían estar tirando a la basura 5,1 toneladas de comida en perfecto estado, lo que vendría a ser unas 680 libras al año por hogar.

Para evitar este inaceptable despilfarro están considerando mantener el cartelito de “use by” sólo para cosas que realmente se estropean rápido, como las gambas o los yogures. Para el resto de productos utilizarían el “Best Before“, que significa “Mejor antes de “, algo más similar a lo que dicen por ejemplo en España, el famoso “Consumir preferentemente antes de”. La razón del cambio es que de este modo el consumidor sabrá que la fecha es sólo una recomendación, con lo que es posible consumirlo después de la fecha.

Puesto que soy un ciudadano responsable, estoy encantado con la nueva medida, pero no puedo evitar preocuparme. Recordemos que este es un país en el que las bolsas de fruta llevan el cartelito “lavar antes de usar”, porque la gente (y lo he visto repetidamente con mis propios ojos) se las come directamente de la bolsa.

Por eso, como soporte del nuevo cartelito, yo haría una campaña de educación ciudadana, del estilo del “five a day” que diría algo así:

Si la fecha “best before” ha pasado, antes de consumir tu producto sigue estos dos sencillos pasos:

  • Observar: si el producto tiene una pelusilla blanca, un color verdoso o lo cubre un velo sospechoso no lo uses
  • Oler: Si al abrirlo emite un olor repulsivo no lo uses

Si tu producto supera las dos pruebas, consúmelo sin miedo, y con la satisfacción que estás ayudando al país a ahorrar comida.

Aparte de esto, les daría una formación extra a las enfermeras de urgencias para tratar enfermos con síntomas de intoxicación por alimentos en mal estado.