Festival del Támesis 2010

En España cada pueblo tiene su fiesta mayor. Está el pregón, los desfiles, la gente, la paella gigante, el baile con orquesta, el vestirse para que el vecino te vea, los fuegos artificiales. Londres no sabe lo que es una fiesta mayor.

100911-45

Pero hay algo que se le parece. Es el Thames Festival, una fiesta en la orilla sur del río Támesis, el “southbank”, desde Westminster Bridge a Tower Bridge, una celebración del fin del verano, la última fiesta antes del un gran festín antes del largo invierno.

100911-19

El Támesis es como la calle mayor de Londres, es probablemente su símbolo principal de identidad, y alrededor del cual la ciudad sigue creciendo. Así que teniendo en cuenta que no hay santo patrón al que dedicarle la fiesta mayor, se la dediquen al río, la razón de ser de Londres y que por tanto tiempo fue la fuente de su prosperidad.

100911-17

100911-21

100911-29

La fiesta tubo algunas de las cosas típicas de Inglaterra como los “Morris Dancers” (puedes ver a uno en la foto, aunque parezca salido de una película de piratas).

100911-36

Y claro, una fiesta mayor no es nada sin churros con chocolate… y de eso también había!

100911-16

Y cuando cae la noche, el Thames Festival se convierte en magia.

100911-39

El carnaval de noche es un espectáculo que cada año va a mejor. Todo tiene que ver con luz y color.

100911-48

100911-92

100911-130

Un festival de música color y danza que vale la pena no perderse.

100911-54

100911-95

100911-80

100911-78

100911-77

Y claro, si hay que hablar de carnaval, habrá que decírselo a los brasileños! Y vaya que si vinieron!

100911-58

100911-121

100911-127

100911-125

Y como no podía ser de otra manera, la fiesta mayor acabó con fuegos artificiales.

End of the party

Si te has quedado con ganas, aquí están todas las fotos. Set en Flickr.

Por si quieres ver cómo fue el año pasado, aquí tienes los artículos: Espejismo de verano, Sentarse alrededor del fuego.

Espejismo de verano

Cosas extrañas están ocurriendo en esta ciudad últimamente. Estoy viendo visiones o Londres se está desacelerando?

Había leído en el programa de fiestas del Thames Festival que en el Southwark Bridge habían montado un festín. Ante tan suculenta oferta no pude resistirme. Creo que no es la primera vez que lo hacían, pero dada la dificultad para acceder al puente durante el festival, nunca me había acercado a ver.

Battle

Habían transformado el puente en un gran banquete. Había batalla de heno y otras actividades para niños. La pieza principal eran dos larguísimas mesas con sillas para que cualquiera pudiera pasar un buen rato al aire libre con amigos y familiares trayéndose su comida o comprándola en los puestos tradicionales instalados. Incluso había luces y banderitas de colores!

Lights

Viendo a tanta gente en grupos, charlando y riendo con gente que, algunos de ellos, eran completos extraños solo unos minutos antes de nuevo me sorprendía. No es lo que uno acostumbra a ver a los londinenses haciendo. No puedo evitar pensar en el ambiente que se creó junto al fuego delante del Tate Modern, o en aquel festival de “Slow Down London”. No estará Londres relajándose?

Relax II

No dejes que las apariencias te engañen. Hace poco un amigo me dijo que Londres es como un tiburón, debe mantenerse en movimiento. Y yo añadiría que para conseguirlo se alimenta de los sueños de los que vienen buscando fortuna. Si Londres dejara de correr ya no sería Londres. Perdería su esencia, lo que hace que tanta gente cada año venga sin saber qué encontrará, dispuesta a trabajar más horas que un reloj.

Lo que se vió sobre el puente de Southwark era simplemente un espejismo, provocado por este inesperadamente largo verano. Pero las lluvia fina y persistente de los dos últimos días, las nubes grises y las tardes que se oscurecen rápidamente nos recuerdan que el invierno se acerca, y que todo el mundo vuelve ya a sus tareas, preparándose mentalmente para el largo inviernos.

Sunset I

Si quieres vida en la calle, ambiente relajado y amistoso, hay que viajar al sur. Nadie dijo que vivir en Londres era fácil. Pero eso si, siempre nos quedarán los recuerdos.

Sunset II

Para ver más fotos del fuego, visita el album

Sentarse alrededor del fuego

Andamos obsesionados con nuestros teléfonos móviles, ordenadores portátiles, reproductores digitales, y curiosamente, la más antigua de las tecnologías sigue atrayéndonos más que ninguna. El fuego nos sigue fascinando como el primer día.

Tomemos por ejemplo lo que pasó el pasado fin de semana en el Thames Festival, algo así como la fiesta mayor del Támesis. Cada año, delante del Tate Modern instalaban un  escenario con pista de baile incluida que siempre tenía gran éxito. Este año, a alguna mente lúcida se le ocurrió instalar un “jardín de fuego”. Para serte sincero, me pareció un tremendo error ya que tenía muchas ganas de visitar ese escenario de nuevo. No sólo eso, mi lado más inglés me decía que fuego en un festival lleno de gente era un riesgo que las autoridades no deberían permitir.

Afortunadamente estaba equivocado. No sólo por el civismo que los asistentes demostraron, sino porque el jardín de fuego resultó un tremendo éxito.

Pots of fire

Burning II

La instalación era una serie de estructuras metálicas sobre las que había fuego en diversas formas. Algunas se movían, otras eran estáticas, y supongo que los que la instalaron esperaban que la gente circulara entre ellas, como en un jardín, viendo sus diferencias y comentando.

Walking around

Balls of fire

Y aunque muchos lo hicieron así, espontáneamente una buena cantidad de gente empezó a sentarse alrededor. De alguna nuestros instintos más primitivos nos llaman a reunirnos alrededor del fuego.

Quiet

Gathering III

Reading with the fire

Unos charlaban, otros hacían bromas, y otros observaban hipnotizados las llamas. En una ciudad como Londres donde parece que la única reunión posible es en un Pub con una cerveza en la mano, ver a tanta gente desconocida sentados juntos alrededor del fuego era una visión fascinante, casi tanto como el mismo fuego.

Mistified

Como no podía ser menos, yo me sumé a la sensación general de relajación.

Observing the fire

Quien lo iba a decir, Londres, ciudad moderna donde las haya, recobrando los más básicos instintos humanos ante la simple aparición del fuego.

Laugh

Para ver más fotos del fuego, visita el album