Cómo cruzar la calle en Londres

Cruzar la calle es algo muy sencillo. Eso es lo que dice el sentido común. Pero en Londres las cosas a veces no son tan sencillas como uno piensa.

Para cruzar la calle, lo único que tienes que hacer es llegar a la esquina y cruzar por el paso especialmente señalizado. Si es que hay uno. En Londres hay muchas esquinas que simplemente no tienen paso de peatones. Así que o te vas andando a buscar el paso más cercano o, teniendo en cuenta que en esta ciudad los coches tienen prioridad, cruzas cuando puedes y te juegas la vida (y esto no es una exageración).

Cross

Para muestra esta fotografía que muestra una isleta para peatones. ¿Significa que puedes cruzar la calle por ahí? Si, puedes cruzar la calle, pero si viene un vehículo no tiene ninguna obligación de parar o de respetar tu integridad física. Para lo que al vehículo respecta tu estás en medio de la calle, y lo haces por tu cuenta y riesgo.

Antes de seguir hay que recordar que en Londres los coches circulan por la parte izquierda de la calzada, y eso añade una complicación al cruce. Por eso el ayuntamiento ha tenido a bien poner un recordatorio para los despistados. La otra complicación es que la mayoría de calles en Londres son de doble sentido.

Look Right

El mejor y más sencillo de los pasos de peatones es el típico paso de zebra.

pedestrian

El paso de zebra viene acompañado por una lámapra a cada lado de la calle que produce luz intermitentemente. Cuando te acercas los coches se detienen de inmediato. No es que los conductores aquí sean extremadamente educados, es la ley: no detenerse si un peatón está cruzando un paso con lámparas es multa. De hecho no hace falta ni que estés cruzando. Con que parezca remotamente que vas a cruzar tienen que parar. Supongo que ya te estás imaginando la de posibilidades que eso ofrece si estás en plan graciosillo. Pero si intentas cruzar en cualquier otro sitio, como la isleta de arriba, te van a pasar por encima. No lo dudes.

Otro tipo es el semáforo de toda la vida, con el señor rojo y el señor verde.

Green Man

Como decía más arriba la mayoría de calles son de doble sentido, y si la calle es lo suficientemente importante como para tener un semáforo, seguro que es de doble sentido. Aquí el semáforo no se pone verde para los peatones mientras los vehículos circulan en paralelo. Los peatones cruzan sólo cuando todo el tráfico está detenido. Así que tienes que esperar a que circulen los que van a través, los que van en paralelo, los que giran a la derecha, los que giran a la izquierda, y luego les toca a los peatones. Pero sólo por unos segundos. En Londres el semáforo de peatones dura tan poco, que si no empiezas a cruzar justo cuando se pone verde, no vas a tener tiempo de llegar al otro lado.

La novedad estos días es que se están instalando contadores por toda la ciudad, de manera que sabes exáctamente cuanto tiempo te queda para cruzar.

Countdown

Para hacerlo todo más complicado en todos los semáforos hay un botón. Los que somos de fuera pensamos que esos botones no hacen nada, porque lo aprietas y aún así tienes que esperar. Pero la verdad es que si no lo aprietas el semáforo va a saltarse el turno de los peatones, y te vas a quedar ahí con cara de “la verdad es que no tengo tanta prisa”.

Wait

Hay otro tipo de semáforo, el llamado “pelícano”. ¿Qué hace el semáforo pelícano? Pues en cuanto lo aprietas, de inmediato se pone rojo para los vehículos. Pero te va a costar encontrar alguno. De estos hay muy pocos.

Existe un proyecto innovador para poner cámaras en los semáforos de peatones. En este caso no es “para nuestra seguridad” como las innumerables CCTV. Se trata de cámaras que van a contar cuánta gente hay esperando en el semáforo, y en base a eso va a calcular la duración del semáforo de peatones para que todos puedan cruzar.

Aunque conociendo cómo se las juegan los semáforos de Londres, mucho me temo las cámaras lo que van a hacer va a ser esperar a que haya un numero suficiente de gente esperando para ponerse verde, por mucho que aprietes el botón. Así que si estas sólo esperando más vale que te muevas rápido para que la cámara piense que hay muchos. O si no se te va a hacer de noche esperando a que aparezca el señor verde.

Londres elimina semáforos para peatones

El anterior alcalde de Londres Ken Livingstone (al que todo el mundo se refería como Ken) era conocido por sus ideas poco convencionales y el nuevo alcalde Boris Johnson (al que todo el mundo llama Boris) no se queda corto. Su nueva idea: quitar semáforos para mejorar la fluidez del tráfico.

Dos propuestas del programa electoral de Boris atrajeron la atención de la población. Por un lado la eliminación de los autobuses acordeón llamados en Londres “bendy buses”. Ken los introdujo porque eran más cómodos para los usuarios, pero los automovilistas los odian con pasión. Boris prometió eliminarlos si ganaba y así lo ha hecho: el último será retirado a finales de este año. Sus sustitutos son los tradicionales de dos pisos, los “double decker”, mucho más londinenses. Además Boris propuso diseñar un nuevo “routemaster”, que es el modelo original de “double decker”, proyecto que también está en marcha.

La otra propuesta era la eliminación de la extensión Oeste de la Congestion Charge, proyecto que también impulsó Ken, y que levanta las iras de los conductores, especialmente de los de Chelsea y Kensington, que son los afectados. En este artículo puedes leer más sobre el tema.

Boris también prometió en la campaña que promocionaría el uso de la bicicleta en Londres. Pero nadie se imaginaba hasta qué punto! Sale en la TV llegando a las reuniones en bicicleta, ha creado “autopistas” para bicicletas (básicamente un carril bici algo más ancho y pintado de azul en vez de rojo) y en Agosto estrenó las bicicletas de alquiler, una iniciativa de éxito en otras ciudades del mundo.

Su nueva idea revolucionaria es eliminar semáforos. Dice que de este modo mejorará la fluidez del tráfico.

Look Right

En Londres la gran mayoría de calles son de doble sentido. Te imaginas lo que es un cruce? Dejar pasar a los de la otra calle, a los que giran para un lado, a los que giran para otro, a los peatones… A Boris no le falta razón: si la calle es poco transitada sería mejor que simplemente se apliquen las reglas de circulación, en vez de esperar en los eternos semáforos londinenses.

Pero qué pasa con los peatones? Ellos son probablemente los máximos beneficiados de los semáforos. No es por casualidad que en cada paso de peatones, pintado en el suelo está la frase “mira a la derecha”. Si no hay semáforo, yo añadiría “y si sabes rezar, hazlo”. Porque el peatón no es el usuario más importante de la calle. Ni mucho menos. Incluso hay semáforos en los que no hay semáforo para peatones. Tu pasas cuando buenamente puedes. Y no te creas que los semáforos son algo habitual en Londres.

Pedestrian crossing

Pongamos todas estas iniciativas juntas: eliminar los “bendy”, eliminar la extensión de la Congestion Charge, eliminar semáforos. Todo va en beneficio del conductor. Entonces es cuando te das cuenta de a qué viene la obsesión con las bicicletas. Todo tiene sentido: cuantos más ciclistas haya en la calle (que antes eran peatones), más votantes se beneficiarán de las mejoras en la circulación. Y si hay menos peatones, quien puede culpar a Boris de dar prioridad al tráfico rodado?