Fotos de la nevada en Londres Enero 2013

La nieve no es algo habitual en Londres, pero cada año acude a la cita, de forma más o menos abundante. Este año 2013 ya lo ha hecho, y como siempre ha dejado imágenes de postal.

SG1S5720

SG1S5685

Llevaban toda la semana anunciando que el Viernes iba a caer una buena tormenta de nieve. De buena mañana empezó al Oeste del país, cerrando escuelas, aeropuertos, cortando carreteras y deteniendo trenes. A Londres llegó a eso de las nueve de la mañana, y aunque cayó con cierta abundancia, casi todos los transportes siguieron funcionando. Eso no incluye el aeropuerto de Heathrow, que hizo su ya habitual ronda de cancelaciones.

Al final del día habían unos cinco centímetros de nieve, que nadie pudo disfrutar por ser día de trabajo.

SG1S5710

Lo que no esperábamos era que el Domingo amanecería de nuevo con tormenta, y mucho más intensa que la del Viernes. Este podría ser el Domingo perfecto: nieve, viento, frío en la calle, la excusa perfecta para quedarse en casa bajo la manta con una taza de té caliente viendo películas en la TV.

SG1S5724

Pero ese no era mi plan. Esperando a que la nevada acabara para poder salir a sacar unas cuantas fotos eché un vistazo al mapa de precipitaciones en tiempo real. Viendo que la nieve no iba a terminar antes de que la luz del día se fuera decidí enfrentarme a los elementos y salir a las frías calles a traerte este reportaje fotográfico.

SG1S5743

SG1S5742

Hay que decir que las condiciones eran horrendas para la fotografía: nubes bajas y una intensa nevada con fuertes rachas de viento eran unas condiciones que no podríamos llamar ideales. Desde la orilla sur del río apenas se podía ver la City. Y eso por no hablar de los rascacielos.

SG1S5793

SG1S5779

Pero quejarse sería desagradecido. La nieve convierte los paisajes que conocemos en algo totalmente distinto, y da gusto ver cómo la gente sale a pasear, a pesar de las condiciones inclementes.

SG1S5788

SG1S5800

Tras dos horas bajo la nieve la cámara estaba sufriendo por la temperatura y por la humedad. Las articulaciones de mis manos estaban a niveles de movimiento mínimos, y tenía un dolor intenso en la punta de los dedos. Todo perfectamente justificado si se trataba de disfrutar de los paisajes y traerte estas fotografías.

SG1S5821

SG1S5758

Con la satisfación del trabajo hecho pude tomar mi recompensa en forma de un té bien caliente bebido, como tiene que ser, a sorbos cortos y perfumados.

SG1S5851

Si quieres ver otros reportajes nevados puedes hacerlo en:

 

¿Quieres ver todas las fotos que publicamos semanalmente desde Londres?

Sigue Un Mundo Perplejo en Facebook.