“Destino Oculto”: Éxito y Felicidad

Este fin de semana he ido a ver la película “The Adjustment Bureau”, con Matt Damon de protagonista (“Destino Oculto” en España. Se han lucido con la traducción). En mi opinión, la película es una crítica devastadora de nuestra sociedad y de los dirigentes, que llegan a posiciones de poder para satisfacer sus propias necesidades y no las de aquellos a los que deben servir.

Aviso: Este artículo tiene algunos spoilers. Si quieres tienes intención de ver la película, mejor que te detengas aquí.

¿Qué es el éxito? O mejor dicho ¿es el éxito un medio para conseguir la felicidad?

Muchas películas han tratado este tema. Quizás la más famosa de todas “Ciudadano Kane”. “The Adjustment Bureau” no está a la altura de esa película. De hecho la calificaría simplemente de “normalita”. El resumen decía que es “un thriller que mantendrá tu intelecto en alerta máxima”. Pero mi intelecto no estaba precisamente en “alerta máxima”, lo que me permitió pensar en otras cosas mientras veía la película.

En cierto momento, uno de los actores afirma que la búsqueda del éxito está provocada por un vacío interno. Si alguien es feliz, no sentirá ese anhelo por el éxito.

Probablemente verás por ahí críticas que dicen que la película plantea dudas sobre si existe el destino, sobre lo que estamos dispuestos a hacer para decidir nuestro propio camino. Pero eso es simplemente una lectura superficial, al igual que la historia de amor.

En realidad, es una cruda descripción de nuestra clase política, de los dirigentes de las grandes empresas. Esos seres exhibicionistas con la necesidad de llenar con aplausos y adulaciones el vacío que les atormenta, en una carrera desesperada por conseguir la felicidad que tanto anhelan. Necesitamos gente auténtica que dice lo que piensa y piensa lo que dice. Pero en cambio, lo que tenemos son personas que dicen lo que otros les han dicho que nosotros queremos escuchar, obligados a comportarse como nosotros esperamos que lo hagan, profesionales de las apariencias que están dispuestos a pasar por todo ello para conseguir el éxito y el poder.

Si uno de estos hombres y mujeres con carisma consiguen la Felicidad por otros medios, por ejemplo con su familia, no van a sentir esa desesperación por conseguir el éxito, no van a tener la fuerza para soportar todos los sufrimientos necesarios para llegar a la cumbre. Tarde o temprano van a tener que escoger entre su carrera o su familia, su vida.

La consecuencia es que estamos dirigidos por seres egocéntricos, despóticos individualistas que llegan a posiciones de responsabilidad exclusivamente para satisfacer sus propias necesidades.

Al final de sus miserables vidas, tras haberlo conseguido todo, se dan cuenta de que nada jamás consiguió llenar el vacío, que han malgastado sus vidas y condicionado la de todos aquellos que les rodeaban para sus propios intereses, para conseguir poder y riquezas que nunca fueron suficientes, que siempre supieron a poco.

Rosebud.

PS1: La película es una adaptación extremadamente libre de una historia corta de Philip K. Dick (el mismo de por ejemplo “Sueñan los robots con ovejas electrónicas” o “Minority Report”).  Por si acaso quieres decir aquello de “a mi me gustó más el libro”, o si simplemente tienes curiosidad de saber los pocos puntos en común de la película con la historia original, aquí puedes leerla.

PS2: Lo expuesto en el artículo no es mi opinión, es implemente el mensaje que la película transmite.