Facebook y Coca-Cola se lanzan al existencialismo

El resultado más probable de mezclar Facebook y Coca Cola es un teclado pegajoso. Pero he aquí que la nueva aplicación para Facebook creada por Coca Cola puede lanzarte a un precipicio existencialista que te lleve a poner en duda tu propia identidad, tu propia existencia.

José Saramago, Premio Nobel de Literatura en 1998 publicó un libro en 2003 llamado “El hombre duplicado”. Su portagonista, Tertuliano Máximo Alfonso, descubre un día que hay un tipo exactamente igual que él. Los dos tienen el mismo aspecto, las mismas marcas de nacimiento. Al ver una fotografía de uno de ellos, nadie, ni siquiera ellos mismos sabrían distinguir si se trata de uno o de otro.

El libro cuestiona lo que nos hace diferentes, nuestra identidad. Somos nuestra apariencia, o lo que nos hace diferentes es lo que vivimos, a quien conocemos, nuestras decisiones, nuestra alma. Existe el alma? No te voy a contar cómo acaba el libro porque vale la pena que hagas un viaje a la biblioteca y lo descubras, pero te puedo decir que Tertuliano no supera muy bien la prueba de la identidad. Digamos que el libro no tiene un final feliz, aunque tampoco uno predecible.

Hoy he pensado en “El hombre duplicado” al leer la noticia de la nueva aplicación creada por Coca Cola para Facebook: si subes tu foto retrato la aplicación hace una busqueda y devuelve la foto de una persona que se parece a ti, gracias a la tecnología de reconocimiento facial utilizada por la policía y el ejército. Todos hemos pensado alguna vez que en alguna parte del mundo hay alguien que es igual que nosotros, un doble perfecto. Teniendo en cuenta que Facebook tiene 350 millones de usuarios y sigue creciendo, si ese doble existe, la aplicación lo va a encontrar. Y claro, una cosa es creer que existe un doble perfecto, y otra muy distinta es tener la prueba…

El creador de la aplicación dice que para evitar que el sistema devuelva tu propia imagen han eliminado la coincidencia perfecta. Eso es la versión oficial. La realidad es que se han asegurado que la aplicación no te muestre la fotografía de tu doble perfecto, que no te muestre la prueba de que él o ella existe. Al fin y al cabo la aplicación es simplemente publicidad. Quiere que la gente lo pruebe, se ria por encontrar a alguien similar, pero sin duda diferente, y se quede con el nombre de Coca Cola. A nadie le interesa provocar una crisis existencial a millones de usuarios al descubrir que son una mera copia, que además de ser víctimas de la uniformización de las modas, el márketing y el comportamiento rebaño, encima, ni siquiera son originales en su aspecto.