Dover, la puerta de Inglaterra

Visitar los acantilados blancos de Dover es la clave para entender la cultura inglesa y su personalidad. Y a través de los años han sido la clave de su independencia.

SG1S4488

Hoy en día la mayoría de viajeros llega a UK por aire o usando el túnel del Canal de la Mancha. Pero hasta no hace mucho el viaje se hacía por mar, y al igual que lo primero que el símbolo de USA es la estatua de la Libertad, el símbolo de Inglaterra son estos acantilados, una pared blanca que recorre casi ininterrumpidamente todo el sur de la isla desde su extremo más oriental al más occidental.

SG1S4619

Dice la leyenda que las legiones romanas intentaron en varias ocasiones invadir lo que ellos llamaban “Britannia”, pero la impenetrable muralla blanca coronada por hordas de bárbaros con aspecto poco amigable les echaron atrás. Julio César no aceptaba un no por respuesta y en el año 55 AC, tras navegar a lo largo de la costa en dirección Este, tratando de encontrar una apertura en los acantilados consiguió desembarcar en Deal, exactamente el 23 de Agosto. Julio César no conquistó la isla, sinó que estableció acuerdos comerciales, y no fue hasta el año 40 en que la conquista se produjo. Los acantilados protegieron Inglaterra del ejercito más temible del mundo antiguo. Sin ella quizás hoy los ingleses serían latinos, y de personalidad ligeramente distinta. Imagínate la trascendencia que han tenido los acantilados en la Historia mundial.

SG1S4377

Los romanos, que sabían mucho de defensa, identificaron Dover como un punto estratégico, y crearon el primer asentamiento militar, origen del castillo de Dover, para controlar el estrecho, además del faro del que todavía se conserva la parte inferior.

SG1S4411

Aparte de los romanos sólo el Normando William the Conqueror consiguió entrar en la isla con una fuerza invasora y lo hizo porque los británicos andaban en escaramuzas internas. Tras su victoria convirtió Dover en la puerta de Inglaterra, primero como puerta de amistad con sus primos Normandos en Francia, más tarde como defensa.

SG1S4498

Y la verdad es que con tan formidable defensa, Dover no ha visto muchas batallas. Una de las más legendarias fue durante la Segunda Guerra Mundial. Hitler quería invadir la isla, pero la invasión sería corta si no podía establecer una línea de avituallamientos. Era necesario que fuera en el lugar más cercano a Francia que tuviera un puerto natural. Y este lugar no era otro que Dover. Quien controlara Dover, el único resquicio en la inquebrantable muralla blanca, controlaría Inglaterra. Y Hitler no lo consiguió.

SG1S4457

SG1S4505

Sabemos bien de la actitud independiente de los ingleses, esa actitud que los hace ir siempre en contra de una unión política en Europa. Si no fuera por la defensa de los acantilados los ingleses habrían sido invasores e invadidos como todos los otros lugares de Europa y quizás compartirían más características culturales.

SG1S4512

SG1S4571

Así que si te preguntas por qué los ingleses son tan “diferentes”, los acantilados blancos de la isla-fortaleza son la respuesta. A ellos deben mucho de su personalidad. Y también de sus apodos.

SG1S4582

SG1S4581

El nombre antiguo por el que se conoce la isla es Albión, la Pérfida Albión como la llaman sus enemigos. Ese nombre de origen celta puede tener los significados de “blanco” o “montañas” pero en cualquier caso, se refieren a los acantilados que defienden la isla.

SG1S4559

SG1S4531

Todo inglés debe ver los acantilados blancos por lo menos una vez en lo que es casi un peregrinaje emocional, por lo que los “Langdon Cliffs” son una de las atracciones más visitadas del país.

SG1S4506

SG1S4516

Al visitarlos puedes ver que esta isla, de aspecto brusco e impenetrable esconde bellos y amables paisajes, y da gusto conocerla… si es que te dejan entrar.

SG1S4635