#Brexit: tres meses

Hace tres meses desde el famoso referéndum. ¿Cuáles ha sido las consecuencias? ¿Que ha cambiado? La respuesta es “nada”. No ha pasado nada de nada.

Según la Oficina Nacional de Estadística, los datos muestran que el resultado del referéndum no ha tenido un gran efecto en la Economía: cierto que la Libra Esterlina se ha desplomado, pero los precios siguen igual, el precio de la vivienda sigue subiendo, la producción y la construcción continúan a niveles similares a los meses precedentes al referéndum y el consumo no se ha visto alterado. En resumen, que todo sigue igual.

Esto es importante porque la campaña para seguir en la UE “Remain” había advertido que salir de la UE generaría una catástrofe económica sin precedentes, y las encuestas tras el resultado mostraban un alto nivel de incertidumbre.

Pero ya ves, no ha pasado nada. Hasta la OCDE ha tenido que rectificar al alza su previsión de crecimiento para 2016 y 2017 tras haberla rebajado drásticamente tras el referéndum.

Así que hasta la BBC y The Guardian, han tenido que admitir que la recesión que se anunciaba no parece llegar, y que el país después del referéndum se parece mucho al país antes del referéndum. Y eso por no mencionar a The Telegraph, que desde el primer día viene diciendo que todos los que anunciaban catástrofes estaban equivocados.

El problema con todo esto es que realmente no ha pasado nada todavía. Cuando los “expertos” anunciaban que el país podría entrar en crisis, lo hacían basados en la promesa del Primer Ministro David Cameron que si ganaba “Leave” se ejecutaría inmediatamente el Artículo 50 del Tratado de la UE, iniciando formalmente el proceso de salida. Pero eso no ha sucedido. De hecho Cameron dimitió de inmediato y dejó la patata caliente para quien la quisiera. Y ahora el nuevo Primer Ministro Theresa May dice que ejecutarán en Artículo 50 cuando estén listos. Van ya tres meses y no parece que tengan intención alguna de hacerlo.

Es cierto que la Economía no ha sufrido ningún efecto, y que la confianza de la población sigue intacta: la mitad de la población está convencida que esto del Brexit va a ser para mejor, y la otra mitad está a la espera de ver qué decide el gobierno, con la esperanza que al final no va a haber Brexit.

En resumen, que Brexit no ha tenido ningún efecto porque todavía no ha sucedido. Para bien o para mal.

El otro tema interesante es una vez el gobierno lleve a cabo el mandato del referéndum, que va a hacer exactamente. Porque seguimos sin saber que es realmente lo que votó la gente.

Algunos políticos apuesta por un “soft Brexit”, lo que significa salir de la UE pero quedarse en el Mercado Único. Otros apuestan por un “Hard Brexit”, lo que significa romper relaciones por completo. Se cual sea la decisión tendrá un gran impacto en el modelo de Estado. Dicen que Brexit es lo que quiere la gente, pero Brexit puede ser muchas cosas. ¿Quien va a decidir cual es el Brexit que vamos a seguir?

Dada la total oposición de los Brexiters a cualquier tipo de referéndum o elecciones, parece que el gobierno va a decidir finalmente qué es lo que la gente quiere. Parece que el Pueblo Soberano ya ah opinado suficiente.