Que es la Igualdad

Boris, el alcalde de Londres, se ha metido en un lío de nuevo. Esta vez lo ha hecho hablando sobre desigualdad económica. Pero realmente, ¿qué es la igualdad?

Hace unos días* toda la prensa británica publicaba artículos sobre un discurso del alcalde de Londres Boris Johnson. En él había dicho que la avaricia es buena, que si los pobres son pobres es porque son tontos. Incluso había dicho que la Igualdad no es deseable.

Lo de la desigualdad es un tema de lo más actual. Parece que los ricos son cada vez más ricos, y los demás cada vez más pobres. La desigualdad crece en todo el mundo y los economistas están empezando a preocuparse. Algunos medios han vitoreado el discurso de Boris y otros, la mayoría, lo han criticado duramente. Incluso los políticos se han metido en la pomada. La oposición le ha llamado elitista e incluso el Primer Ministro, que es de su mismo partido, se ha distanciado de sus palabras.

En su defensa, Boris utilizó la típica excusa de quien tira la piedra y esconde la mano: dijo que sus palabras se habían malintepretado, que se habían sacado de contexto. Mi decepción cuando dediqué unos minutos a leer el discurso es que efectivamente, sus palabras se habían sacado de contexto (aquí puedes leer y ver el discurso, y aquí puedes verlo).

Resulta que Boris nunca se identificó con Gordon Gekko en la película “Wall Street” diciendo “Greed is Good”. Tampoco justificó la desigualdad basado en la inteligencia, sino todo lo contrario.

La frase que todo el mundo comenta es (la traducción es mía): “es ciertamente relevante en una conversación sobre igualdad, que 16% de nuestra especie tiene un coeficiente intelectual por debajo de 85, y que alrededor de un 2% lo tiene por encima de 130. Cuanto más agites el paquete, más fácil será para algunos cereales llegar hasta arriba“.

En una de sus típicas metáforas está comparando a gente con cereales, y dice que si agitamos bien el paquete los más listos llegarán arriba. Esto es lo que la gran mayoría de medios y políticos, a favor o en contra han intepretado como que Boris cree que hay gente demasiado estúpida (palabras del Daily Mail) para llegar arriba, y que eso le parece bien.

Poco después añadió: “La diferencia de ingresos entre los cereales de arriba y los cereales de abajo es cada vez más grande”.

Más adelante en el discurso dijo una frase que parece haber pasado más desapercibida: “Deberíamos tolerar esta diferencia de riqueza solamente si se cumplen dos condiciones: una, que ayudemos a aquellos que realmente no pueden competir; y dos, que demos oportunidades a aquellos que pueden.”

Esto da un giro a la historia. Resulta que Boris no está justificando que los listos tengan más dinero y que los no tan listos se fastidien. Él dice que hay una serie de gente que son más listos que otros. Esos deben tener oportunidades para llegar arriba, sean quienes sean. Está a favor de la movilidad social y en contra de las élites. Es lo que llaman libertad económica. Más tarde en el discurso argumenta que la mejor forma de dar oportunidades es garantizar una educación de calidad para que todos puedan desarrollar sus talentos, y para que no sean los de siempre los que estén arriba.

Respecto a los que no pueden competir para llegar arriba porque no han nacido con tanta inteligencia, Boris dice que hay que ayudarlos.

También dice que no cree en la igualdad económica. Es decir, que no cree en que todo el mundo tenga que tener exactamente lo mismo. De hecho incluso Lenin, creía que es necesario permitir que la gente pueda tener más cosas si trabaja más.

La igualdad absoluta es imposible, tal como dijo Boris. Cierta desigualdad es necesaria. Pero esa desigualdad debe venir por el esfuerzo individual, no por haber nacido rico.

Y los que por mucho que se esfuercen no puedan ganar más porque su inteligencia les limita, esos necesitan que el Estado les ayude.

Y ese debería haber sido el debate que los medios deberían haber empezado. ¿Cuánta desigualdad es aceptable? ¿Qué hay que hacer para que los que nacen en una familia pobre tengan todas las oportunidades para salir de la pobreza? ¿Cómo ayudamos a los que no pueden competir? ¿Les damos dinero? ¿Les pagamos lo imprescindible como la sanidad, la vivienda, la educación? ¿Les dejamos exentos de pagar impuestos?

Pero parece que nadie se molestó en leer el discurso entero. O quizás sus oponentes vieron una forma rápida de criticarle. ¿Pero incluso los miembros de su partido?

Un columnista del semanario The Economist publicó una teoría interesante. Decía que su propio partido se distanció de sus palabras porque ellos son parte del “establishment”, la élite. Son ellos quienes menos quieren que cualquier hijo de vecino pueda optar a los mejores trabajos. Son ellos los más interesados en que no haya movilidad social.

No hay que engañarse: Boris es parte de ese “establishment” también. Así que todo es un poco confuso. Pero no deja de ser curioso que con la cantidad de opiniones polémicas que había en ese discurso, la mayoría de gente haya decidido ridiculizar precisamente una de las pocas partes interesantes. Y que prefirieran sacar de contexto sus palabras en vez de aprovechar para discutir la mismísima base de nuestro sistema económico y social.

Pero qué más da. Por lo menos nos hemos pegado unas risas.