Bonus para banqueros: ¿hay que prohibirlos?

Los banqueros cobran demasiado dinero. Eso es lo que parece que la Unión Europea ha decidido y dicen que lo van a arreglar con la nueva ley que regula los bonus. Pero la verdad es que o no entienden el sistema financiero, o nos están tomando el pelo.

Escuchando el clamor de la población, los políticos europeos se han reunido para limitar el dinero extra que los banqueros pueden ganar a fin de año (los bonus).

Londres es casi el 40% del sector financiero europeo, el sector al que va dedicada esa ley, así que mandaron al ministro de finanzas George Osborne a bloquearla. Pero Osborne se quedó solo en la oposición y la ley siguió adelante en esa batalla contra los bonus.

Pero resulta que hacer leyes para limitar lo que los banqueros pueden cobrar en bonus es la medicina equivocada, igual que es equivocada la polémica en el mismísimo Reino Unido contra el banco RBS, banco nacionalizado, y que este año ha pagado bonus millonarios a pesar de tener pérdidas.

La verdad es que el RBS tuvo pérdidas sólo por una cuestión contable. En realidad este año han gastado menos dinero del que han ingresado. Así que a pesar de lo que diga la contabilidad, han tenido beneficios.

Pero el escándalo no se detuvo en esas nimiedades. El titular era demasiado jugoso para dejar que la realidad lo echara por tierra.

La ironía en todo esto es que los que más critican los bonus son los que más deberían apoyarlos. Cuando uno de estos banqueros que reciben bonus negocian sus contratos, dan por seguro que van a tener unos bonus suculentos. Por eso aceptan unos sueldos más bajos. Si el año no va bien no hay bonus, con lo que el banco se ahorra un montón de dinero en sueldos. Eso es lo que ha pasado este año en la mayoría de bancos, y en el pasado año, y el anterior.

Pero si el banquero sabe que por muy bien que haga su trabajo su bonus va a estar limitado por ley va a exigir un sueldo más elevado. Si las cosas no van bien no habrá tanta flexibilidad para reducir el salario. No parece que la ley europea sea terriblemente inteligente o efectiva. Lo sería si también limitara los sueldos, pero eso sería ilegal.

Los suizos, que en esto de dinero saben un rato, también creen que los banqueros cobran demasiado, pero ellos han buscado una solución totalmente distinta. En vez de limitar el porcentaje de bonus, lo que han hecho es darle el poder de decidir cuánto va a ser el bonus a los propietarios, a los accionistas. Porque los que deciden los bonus son los directivos, que se dan una palmada en la espalda y se reparten el dinero del banco. Ahora van a tener que pedirle permiso a los accionistas. Y quien mejor que los accionistas para decidir si sus trabajadores han merecido un dinerito extra por lo que han hecho con su empresa?

Precisamente desde hace un año los accionistas parece que han decidido tomar cartas en el asunto. Las noticias de reuniones de accionistas en las que se revelan contra sus empleados y bloquean los bonus se multiplican. Sin duda, ellos son los que tienen el conocimiento para mirar en las cuentas y decidir si la empresa va en la dirección correcta. Y si los directivos han decidido premiarse a sí mismos por un trabajo mal hecho, los accionistas tienen ahora el poder para negarse.

Parece que los suizos han entendido de qué va esto del capitalismo. En cambio la ley europea es inútil para controlar lo que los banqueros cobran. Da la sensación que los políticos que la apoyan no lo entienden, quieren mandarle un mensaje a Londres, o simplemente se han apuntado al carro del populismo inútil.

Claro, esto es lo que se ve desde la City. ¿Nos están tomando el pelo los políticos con una ley inútil o es que tantos años en la City han acabado con mi sentido común?

Nota: esa ley no me afecta, así que no tengo nada que perder si finalmente se aprueba.

Nota 2: Parece que con lo de Chipre la UE no ha dejado a nadie contento, cosa que tiene mérito. Y es la segunda decisión en temas económicos que toman últimamente.

Los “bonus” son buenos o malos?

La Unión Europea anda con la obsesión de regular los bonos de los banqueros, es decir, el dinerito extra que se sacan a fin de año por haber cumplido los objetivos, y los banqueros de Londres dicen que va a asustar a todos los inversores, que se van a ir de Europa, que esto es el fin del mundo y otras cosas. Es un tema hecho a medida para la serie “experto”.

La Unión Europea ha creado una nueva regulación que limita el importe de los bonus y obliga a los bancos y a los fondos de inversión a que paguen parte de esos bonus a sus empleados con acciones o participaciones de la empresa.

La causa de la crisis fue que los bancos y en general todas las empresas que juegan en los mercados financieros compraron activos finaniceros como las famosas “deudas colateralizadas” que eran de alto riesgo y ponían la empresa y la economía entera en peligro. Cómo es posible esa irresponsabilidad? Los banqueros reciben un salario como todo trabajador por cuenta ajena, pero además reciben un “bonus” que depende de cuánto beneficio tiene la empresa y qué cantidad de beneficio ha generado cada uno de ellos. Este sistema incentiva las inversiones de alto riesgo, que son las que producen un beneficio más rápido, ya que a los banqueros lo único que les preocupa es ganar más y más dinero. Si se limitan los bonus y se obliga a que parte de ellos sean pagados en forma de acciones o participaciones se hace que los banqueros hagan sus inversiones pensando en el largo plazo, ya que de ello depende el precio que van a recibir cuando vendan sus acciones.

En la City de Londres todo el mundo anda alborotado porque dicen que los grandes bancos y los banqueros con talento no van a aceptar eso, y que no se lo van a pensar dos veces antes de marcharse de Europa. Ellos no van a aceptar que nadie les limite lo que pueden ganar, con lo que se va a producir un éxodo hacia países donde no hay regulaciones de este tipo. Esto va a provocar la pérdida de talento, menos negocio en Europa, la pérdida de lugares de trabajo y va a sumergir Europa en una situación permanente de estancamiento económico.

Es más, la regulación ni siquiera va a funcionar para evitar otra crisis, porque en el caso de Lehman Brothers, el banco que acabó quebrando por sus malas inversiones y muchos otros, los trabajadores y directivos tenían grandes cantidades de acciones propias, precisamente lo que la nueva regulación quiere promover, y aún así sus decisiones fueron lo que la UE llama “cortoterministas”.

Cual es la verdad? No tengo ni idea. Lo que importanta no es la validez del argumento sino la vehemencia con la que lo utilices. Así que escoge uno de los dos y compórtate como un experto en las tertulias.