Málaga, visitando Andalucía (V)

Málaga es una pequeña ciudad llena de encanto en la que decidí que podría acostumbrarme a vivir en Andalucía.

Malaga-006

Vamos a ser honestos. Al llegar a Málaga ya había decidido que lo mejor era dejar fluir mis vacaciones sin preocuparme demasiado por nada.

Malaga-001

Evidentemente me familiaricé con el pasado romano de la ciudad, y también con el pasado Árabe.

Malaga-007

Málaga tiene un bello palacio árabe, con sus tradicionales arcos árabes y sus patios con agua.

Malaga-002

Malaga-004

También tiene una imponente fortaleza con enormes murallas que se encaraman a una pequeña montaña.

Malaga-005

Y al llegar a lo más alto, las vistas son enromes.

Malaga-012

También tiene la casa museo de Picasso, una visita obligada que complementaba lo que ya había visto en Paris y Barcelona.

Pero a estas alturas del viaje el extranjero en mí ya había entendido de qué iba esto de Andalucía. Si bien hice las paradas culturales obligadas, lo que realmente me apetecía era dejar fluir el tiempo.

Malaga-003

Es por eso que tengo más bien pocas fotografías. No es que la ciudad no las mereciera. Es que simplemente mi actitud había cambiado. En los momentos del día de sol más intenso me quedé en mi hotel en Málaga o me busqué un lugar donde corriera el aire y pudiera descansar. Me fui a la playa, no sin antes haberme rebozado de crema, que el sol andaluz es de justicia y mi piel está demasiado acostumbrada al pálido sol londinense. Al caer la tarde me di un buen paseo por las calles, bajo los árboles en flor mientras sentía la brisa marina. No hace falta que diga que disfruté enormemente de mi estancia.

Malaga-008

Y si hablamos de disfrutar, evidentemente tenemos que hablar de comida.Tras mi visita a Córdoba, Sevilla y Granada yo ya era un experto en tapas.

En Londres, un restaurante de tapas es básicamente un restaurante como cualquier otro pero en el menú, en vez de tener platos normales, te dan mini-platos. Evidentemente son más baratos que un plato normal, pero como necesitas comer más para llenarte acabas pagando mucho más que en los otros restaurantes.

Malaga-009

Malaga-010

Visitando Andalucía descubrí que las tapas no son un tipo de comida, es una filosofía. En Andalucía se va al bar a charlar, y se pide un par de tapas con algo de bebida. Y entre risa y risa se piden otro par de tapas, y así va pasando el rato hasta que cuando decides que es hora de ir a casa resulta que ya has comido. ¡Menudo descubrimiento! Lo conversación es tanto o más importante que la comida.

Jamón, habas con chorizo, pescadito frito, chocos, croquetas, vino… Me podría pasar el día contando las virtudes de la comida andaluza.

Malaga-011

Y así pasaron mis últimas horas en Andalucía, convencido que la única forma de entender a estos andaluces es venir a pasar unos días con ellos.

Granada, visitando Andalucía (IV)

Llegando a Granada desde Sevilla esperaba poco más que la Alhambra. La sorpresa fue que Granada es mucho más que la Alhambra.

Granada-010

Granada tiene un monumento mundialmente conocido: la Alhambra. Se trata de un palacio-fortaleza árabe con bellísimo trabajo artístico. Impaciente por verla, ya venía con mi entrada comprada para mi primer día en la ciudad.

Granada-002

Granada-003

La visita a la Alhambra no decepciona. Lo que más me impresionó fueron los detalles. Parece que no haya un palmo de pared sin detallados grabados.

Granada-004

Granada-005

Granada-009

La arquitectura fundida con el agua crea espacios de una paz sorprendente, solamente interrumpida por las hordas de turistas con la audioguía en una mano y la cámara de fotos en la otra (qué mejor ejemplo que un servidor).

Granada-006

Granada-007

Granada-008

Y qué decir del palacio de verano, en lo alto de la montaña.

Granada-016

Granada-018

Granada-024

Aquí la arquitectura era mucho más simple, con mayor protagonismo de las flores, de los jardines, y de las enormes vistas.

Granada-020

Granada-023

Granada-017

Granada-025

La Alhambra es impresionante. Pero por el rabillo del ojo empecé a ver la ciudad que trepaba por el valle, con sus calles retorcidas y las casas blancas apiñadas las unas contra las otras. ¿Sería que Granada tenía algo más que ofrecer que la Alhambra?

Granada-014

Granada-015

Resulta que en tiempos del Califato y posteriormente de los Taifas, Granada eran tres ciudades: la Árabe, la Judía y la Cristiana. De nuevo, igual que en Córdoba las tres religiones convivían pacíficamente y las autoridades permitían los ritos y tradiciones de cada una de ellas. Era como un Londres de la época. Salvando las distancias claro: el gobierno granadino no tenía el concepto de igualdad muy desarrollado. Pero ya decíamos que para los estándares de la época, esa convivencia era realmente poco común en el resto de Europa.

Granada-029

Aunque quizás esos gobernantes árabes eran más tolerantes que los reinos Cristianos, la convivencia tenía una explicación económica. La Alcazaba, que era el mercado de la ciudad, aceptaba todo tipo de comerciantes, y algunos comerciantes judíos expertos en seda habían convertido Granada en la referencia en el comercio de seda en el mundo occidental. Y evidentemente eso le producía jugosos ingresos a la ciudad en forma de impuestos.

Granada-026

Cuando los reyes cristianos conquistaron la ciudad decidieron hacer una buena limpieza religiosa, cosa que significó el fin de los comerciantes judíos y del comercio de seda. Curiosamente el relevo lo tomó el barrio de Spitalfields en Londres, a finales del siglo XVII de la mano de otro grupo religioso, el de los Hugonotes franceses.

Granada-027

Granada-028

El gobierno cristiano no fue beneficioso para la Alcazaba, que entró en un proceso de abandono hasta el siglo XX, cuando se restauró. Hoy es de nuevo un mercado vibrante donde los turistas crédulos (como un servidor) pueden sentirse en un auténtico mercado árabe.

Pero volvamos a las casas blancas en la ladera de la montaña. Se le llama Albaicín y al parecer es patrimonio de la Unesco. Andalucía tiene un montón de sorpresas escondidas.

Granada-033

Las casas se llaman “Cármenes” y todas tienen un huerto alimentado por agua por un complejo sistema de fuentes llamadas Aljibes. Una infrastructura que sería la envidia de los romanos, y que no tendría rival en Europa por muchos años.

Granada-032

La tranquilidad de un paseo entre las retorcidas paredes blancas no tiene comparación. Y cuando menos lo esperas, la imponente figura de la Alhambra.

Granada-034

En Granada también tuve mi primera impresión de las Tapas, que al parecer no es un invento inglés para cobrarte lo mismo por menos comida. Pero más sobre tapas en el artículo sobre Málaga.

Granada-030

Un paseo por Granada no puede acabar sin una visita a las teterías. Son casas de té auténticamente árabes, donde hay innumerables tipos de té, de todos los orígenes y sabores. Y yo que pensaba que los ingleses sabían de té.

Granada-036

Granada-037

Granada resultó ser mucho más que la Alhambra. Me encantó la riqueza de artística del palacio, y también la comida, las casas blancas y esa sensación de paz y tranquilidad que se respira en toda la ciudad, desde la zona baja alrededor de la catedral hasta lo más alto junto a las cuevas, con ese impresionante paisaje.

Sevilla, visitando Andalucía (III)

Satisfecho e ilusionado tras haber visitado Córdoba me dirigía a mi segundo destino andaluz: Sevilla, la ciudad del sol.

Sevilla-017

Sin perder tiempo fui a visitar un local típico.

Sevilla-001

Se trataba de un auténtico “tablao” andaluz, con sus sillas de madera, su suelo de madera y una cantidad sorprendentemente elevada de japoneses. Me sorprendió no ver a nadie que no pareciera ser turista, siendo que el lugar era típico.

Sevilla-002

Entre baile y baile, guitarras, palmas y zapateos me di cuenta que la mujer andaluza tiene un cierto carácter, y que cuando se enfada más vale quitarse del medio. No sé que le había hecho el tipo al que estaba señalando pero te aseguro que me alegré de estar lejos de él. Por si acaso.

Sevilla-010

Sevilla fue durante muchos años el único puerto con permiso para comerciar con las posesiones castellanas en América, lo que significa que la ciudad se enriqueció rápidamente. Eso se nota en los grandes monumentos, como la catedral, que contiene una fantástica escultura en honor a Cristobal Colón. La torre de la Giralda da a la catedral su característico perfil.

Sevilla-019

Sevilla-014

Sevilla-012

Sevilla-011

Otro gran monumento relacionado con la conquista de América es la Plaza de España, construida para la exposicion Iberoaméricana de 1929, y famosa por aparecer en la película “La Guerra de las Galaxias”.

Sevilla-004

Sevilla-007

Sevilla era ciudad Real, y tiene su palacio Real, llamado Real Alcázar. Aquí es donde la herencia Árabe se hace más obvia en Sevilla.

Sevilla-006

Sevilla-009

Sevilla-008

Pero para ver grandes monumentos ya tengo suficientes en Londres. Lo que me interesaba era descubrir a vida a pié de calle. Afortunadamente en Sevilla tuve la enorme suerte de tener una anfitriona, una mujer que sin duda ama la ciudad, y que me mostró sus mejores lugares. Si ser turista en Sevilla es una suerte, poderla visitar como un local es sin duda un privilegio.

Sevilla-018

Me encantaron las callejuelas alrededor de la catedral, con nombres tan evocadores como calle Agua o Calle Vida. En una ciudad con tanta influencia árabe no es casualidad que Agua y Vida estén conectadas.

Sevilla-022

Lo mejor de la ciudad para mí fue el Guadalquivir. Y al otro lado la calle Betis, y por supuesto Triana. Al parecer esta zona de la ciudad estaba poblada por alfareros. Como no podría ser de otra manera yo compré uno de esos platos “recuerdo de…”, que según me cuentan debo colgar en la pared o cerca del televisor.

Sevilla-023

Si tuviera que definir la ciudad por sólo una cosa, diría que Sevilla, a pesar de la grandeza de sus monumentos, es una ciudad sencilla. La comida, la arquitectura, la gente… todo va a un ritmo distinto, un ritmo que a pié de calle invita a detenerse, a mirar alrededor y a disfrutar.

Sevilla-024

Próxima parada Granada.

Córdoba contemporánea, visitando Andalucía (II)

Con una maravilla como la Mezquita, sería comprensible creer que vista la Mezquita, vista Córdoba. Nada más allá de la realidad.

Cordoba-023

Desde mi punto de vista inglés las calles cordobesas con sus paredes blancas, ventanas de hierro forjado, y las flores colgando por todas partes es exactamente como lo había visto en esos documentales de la BBC.

Cordoba-020

Cordoba-028

Pero lo que es difícil de imaginar viendo la TV es el calor, esa sensación que el sudor va a empezar a hervir sobre la piel. Ni siquiera el gorro y las sandalias con calcetines blancos ayudan a apaciguarlo. Recordemos que en Inglaterra 20 grados es verano, y 25 una ola de calor.

Cordoba-036

Cordoba-024

¿Quien en su sano juicio puede hacer algo con este infierno cayendo sobre sus espaldas. Aunque yo quería seguir descubriendo la ciudad, pasear a mediodía era simplmente estúpido. Lo único que me apetecía era echarme a la sombra y descansar un rato. Y la sabiduría andaluza me sirvió en bandeja no una, sino dos soluciones: la siesta y los patios.

Cordoba-022

Cordoba-035

Los ingleses ya conocen la siesta. Se trata de ese tiempo en pleno día en que los españoles deciden dejar de trabajar y se echan a dormir. Es el símbolo fundamental de la holgazanería española. Pero estando aquí, echarse una siesta es algo que no requiere explicación. Cuando el sol pega se descansa, y más tarde cuando cae el sol se reanudan las tareas. Por eso cuando en Inglaterra la gente sale de trabajar y se va al pub o a casa, a eso de las seis de la tarde, las calles cordobesas están en plena ebullición, con gente de un lado para otro.

Cordoba-026

Y el mejor lugar para echarse una siesta en un patio. Porque los cordobeses no tienen un jardín con hierba en la parte de atrás de la casa. Ellos tienen un patio en el centro de la casa, protegido del sol, del ruido de la calle, con aire corriente. No hay lugar mejor en un día de calor.

Cordoba-030

Horas de pasear cansan. Se acercaba el momento de mi primer contacto con la gastronomía cordobesa.

Cordoba-029

La oferta era abundante. Habiendo descubierto ya las delicias de los patios cordobeses escogí un restaurante con patio. Me habían dicho que los españoles comen tarde, así que para adaptarme a las costumbres locales reservé mesa para mucho más tarde de lo que lo haría en Londres. Me arrepentí de mi elección ya que el restaurante estaba vacío, cosa que nunca es buena señal. A las ocho de la noche debería estar ya completamente lleno.

Le pedí al camarero que me sugiriera alguno de los platos autóctonos. Aparentemente no podía visitar Córdoba sin probar el Salmorejo. El producto en cuestión tenía un color sospechoso, pero decidí mantener una mente abierta. Y tal como lo probé me convertí de inmediato en un fan del salmorejo. Y luego un poco de embutido, algo de pescado fresco, y todo con buen vino. Qué lejos parecía estar Londres…

Cordoba-032

Cordoba-031

Tuve la fortuna de estar en Córdoba durante lo que ellos llaman la Feria. Es como un enorme “Beer Garden” con gente vestida con ropa tradicional, canciones, bailes y mucha comida.

Cordoba-034

Cordoba-033

Me di una vuelta y sin duda mi condición de extranjero era evidente para todos los que me veían. Supongo que la cara de no entender nada no ayudaba.

Cordoba-038

Cordoba-037

Pero entre la comida, la música, la siesta, los patios, las flores, Andalucía iba entrando poco a poco, como un vino fresco, de los que vas tomando sin darte cuenta.

Córdoba árabe, visitando Andalucía (I)

Parece que España no siempre estuvo a la cola de Europa. Hubo un tiempo en que la ciudad española de Córdoba era el centro cultural más avanzado del mundo occidental.

Cordoba-01

Tenía curiosidad por descubrir cómo vería Andalucía con los ojos de un extranjero. Así que me dejé impregnar por todos los prejuicios posibles antes de volar hacia España.

Entre esos prejuicios uno de los principales es que los españoles son… cómo decirlo sin ofender… los españoles son unos vagos. Cómo se explica sinó el constante degoteo de noticias negativas en los periódicos. Parece que el país es incapaz de levantar cabeza. Lo sorprendente es que no siempre ha sido así.

Cordoba-002

Al parecer hubo un momento en que a excepción de los reinos cristianos del norte, la zona que hoy ocupa España era la más avanzada del mundo Occidental, y Córdoba era su poderosa capital. En esta ciudad, gobernada por la familia árabe de los Omeyas, abundaba la cultura, las ciencias, la arquitectura. Locales y extranjeros intercambiaban conocimientos y se enriquecían mutuamente.

Cordoba-016

De hecho, a pesar de ser musulmanes, las autoridades aceptaban que su población tuviera otras religiones. No nos vayamos a engañar: los no musulmanes (principalmente cristianos y judíos) vivían en una zona de la ciudad delimitada para ellos, tenían menos derechos, pagaban más impuestos. No es que fueran tratados como iguales. Pero en un tiempo en que rezarle al Dios equivocado era suficiente como para acabar pasado a cuchillo esa convivencia pacífica era destacable.

Cordoba-003

Cordoba-015

Los árabes eran grandes artistas en la arquitectura y también en el uso de agua. Crearon acequias para regar los campos, y maravillosos jardines. De hecho, eran tan avanzados que incluso se bañaban a diario cuando el resto de Europa con suerte se bañaba una vez al mes. Bueno, bien pensado no sé si eso de bañarse a diario significa ser avanzado. Muchos en Inglaterra consideran hoy en día que eso no sólo no es necesario sino un desperdicio.

Cordoba-018

Cordoba-013

La joya de Córdoba en aquellos tiempos y todavía hoy es la mezquita. Se trata de un espectacular edificio con pasillos interminables de arcos y una increíble sensación de paz.

Cordoba-017

Cordoba-019

Tan impresionante es este edificio que cuando los reyes cristianos conquistaron la ciudad, en vez de hacer lo habitual y destruir todos los vestigios existentes de los moradores anteriores decidieron mantenerla.

Cordoba-012

Cordoba-006

Cordoba-007

Con la salvedad, claro, de haber construido una catedral en el centro de la mezquita.

Cordoba-009

Cordoba-010

Cordoba-011

Cuenta la leyenda que el rey al ver lo que habían hecho no estaba demasiado contento.

Cordoba-014

Quien lo iba a decir, que España guardaba semejante joya. Sin duda uno de los edificios más maravillosos del mundo. Y eso sólo era el principio de mi viaje.

Visitando Andalucía – Introducción

España está de moda en Londres: el clima, la cultura, la comida, los paisajes. Con el tiempo que llevo en Londres ya hay mucha gente que me ha dicho que me he convertido en inglés. Así que me pregunté ¿cómo verá un inglés Andalucía?

A nadie se le escapa que para una cantidad importante de la población inglesa Andalucía es sol, playa, borrachera y resaca. De hecho muchos se sorprenden al saber que en algunas partes del país no hay playa, que nieva, o que algunos de los lugares se parecen más al típico paisaje inglés que la mismísima inglaterra.

Ignorantes hay en todas partes. Los ingleses no tienen la exclusiva. Pero no estoy aquí para hablar de ellos. Hay una gran parte de la población que tiene curiosidad por descubrir los placeres que el mundo puede ofrecer.

España goza hoy en día en Londres de una gran reputación en cuanto a su cultura e historia. Por eso se está convirtiendo en un destino turístico para londinenses que buscan algo más que playa y borracheras baratas.

Yo ya soy un inglés de pleno derecho después de mis años en Londres y soy capaz de ver mi propio país con los ojos de un extranjero. Así que me puse mi gorra, mi camiseta de colores, pantalones cortos, alpargatas, calcetines blancos y cámara de fotos y me puse en ruta hacia Andalucía.

Mi destino iba a ser Córdoba, Sevilla, Granada y Málaga. Me hubiera gustado visitar Cádiz y Huelva, pero el tiempo no daba para más, así que tuve que dejar esos dos destinos para una fecha en el futuro.

Evidentemente me fui con mis ideas preconcebidas, esas que nos repiten en los medios de comunicación sobre que los españoles se pasan el día durmiendo la siesta, que van bebiendo sangría todo el día o que si están en crisis es porque no tienen disciplina.

¿Qué encontré por tierras andaluzas? ¿Confirmé mis ideas preconcebidas inglesas o me sedujo el cruce de culturas entre el norte y el sur?

No tardarás mucho en comprobarlo. La semana que viene el primer capítulo.

Extranjero por Madrid

Hace unos días, y totalmente de improviso tuve la oportunidad de dar un paseo por Madrid, entre una reunión de trabajo y el avión que me devolvía a Londres. Estos son los puntos de vista de un extranjero en Londres.

Primero de todo, hablar del transporte. En Madrid los taxis no son negros como en Londres, son blancos y tienen una banda roja como la banda de una Miss.

Los autobuses sólo tienen un piso, y son de color azul.

El “underground”, que no pude visitar, tiene un logo romboide y se llama “metro.

Uno de los edificios más conocidos es la llamada “Puerta de Alcalá”, que recibe al viajero. Desgraciadamente, a pesar de ser una puerta, hay que ir alrededor, en vez de pasar a través.

Siguiendo con monumentos en plena calle, también está la Cibeles, diosa romana, o griega (para los que vivimos en UK todos estos dioses son un poco lo mismo). Aquí la puedes ver engalanada de fiesta con banderas por doquier.

Junto a la Cibeles está el Banco de España, que es como el Banco de Inglaterra pero ya no tienen la maquinita de hacer dinero porque ahora está en algún lugar de Europa.

Este edificio tan imponente es donde estaba la maquinita. Ahora parece que siguen haciendo dinero, pero el Banco de España ya no decide cuanto.

Madrid tiene su zona de cines y teatros, algo así como el West End, donde curiosamente hay la mayoría de los musicales que hay en el West End, como el Rey León.

Uno de los pasatiempos preferidos de los madrileños son los atascos.

Aunque lo que realmente les gusta es hacer la siesta. En UK sabemos que los españoles se pasan el día haciendo la siesta. Por eso me sorprendió ver a tanta gente de un lado para otro, como si realmente estuvieran haciendo algo de provecho. Como eso no cuadraba con mis prejuicios, asumí que eran extranjeros.

Lo que si que encontré tal como esperaba fueron sus terrazas en la calle, donde te puedes proteger del sol descansando departiendo con amigos y incluso con extraños (he oído decir que los españoles son capaces de hablar con gente que no conocen algo totalmente anormal para un inglés). Hay que admitir que podría acostumbrarme a esas terrazas, incluso si un tipo intenta conversar conmigo.

El sol es tan intenso que el ayuntamiento ha tenido que poner parasoles al más puro estilo de los zocos del norte de África. Es como ir de viaje sin moverse de la ciudad.

Y ya que hablamos de África, decir que a los madrileños les encanta la arquitectura árabe, a la que dedican uno de sus edificios más emblemáticos y más espectaculares. Como inglés, debo criticar duramente el asesinato a sangre fría de un animal. Y eso es lo que voy a mantener, porque en Inglaterra somos grandes defensores de los derechos de los animales. Pero secretamente te contaré que el drama, la sangre, la música, el rujido de la muchedumbre, Carmen, el torero, todo tiene un atractivo perverso, que evidentemente nunca voy a aceptar en público.

En una visita a Madrid no puede faltar visitar el parque del retiro, que contrario a su nombre, no es sólo para gente jubilada.

Y qué decir de su plaza mayor, la Puerta del Sol, donde los madrileños reciben el año nuevo, y que el resto del año parece estar llena de gente disfrazada de personajes de dibujos animados y otras que compran oro.

En resumen, una ciudad interesante, que bien merece una visita y que desgraciadamente se empeña en echar por tierra los prejuicios británicos. Lástima, con lo divertidos que son los prejuicios.

Vietnam III: Humildad en la escasez

El río que los vietnamitas llaman Mekong es el más importante de Indochina. La belleza de sus paisajes esconde una terrible realidad que da un nuevo enfoque a la palabra Humildad.

Mekong-008

Mekong-011

El delta del Mekong es una cita imprescindible para todo aquel que va a Vietnam. Está al sur del país, cerca de Saigón y hay multitud de excursiones para visitarlo.

Mekong-014

Mekong-015

Al llegar, la primera impresión es de horizontes interminables, vegetación exótica, especialmente para los que vivimos en los bosques de asfalto. Sin duda alguna este debe ser un lugar con generosos árboles frutales, con inmensas producciones de arroz, con todo tipo de alimentos exóticos: un vergel de producción inacabable

Mekong-016

Nada más lejos de la realidad.

Los increíbles paisajes esconden un gran drama. Las aguas ricas en nutrientes que bajan por el río, al llegar al delta se mezclan con el agua salada del Mar del Este (que otros llaman Mar del Sur de China). La alta salinidad hace que las aguas no sean útiles para el riego. Esta agua no es una fuente de vida y los habitantes son de los más pobres de Vietnam.

Mekong-001

Allá donde se puede ver un poblado las casas son viejas, construidas precariamente con materiales baratos, golpeadas incesantemente por los elementos. Como puedes ver en la foto, apenas tienen los elementos más imprescindibles.

Mekong-005

La única fuente de subsistencia es la pesca, que llevada a cabo de forma casi artesanal produce ingresos que apenas si permiten la subsistencia.

Mekong-003

Mekong-002

Mekong-018

Aquí tienes a Trang (pronunciado Chang), la mujer que nos llevó en su pequeña embarcación por la parte más retorcida de los canales de nuevo a nuestra barca de turistas.

Mekong-017

Por llevar a turistas por estas aguas que se conoce como la palma de su mano cobra mensualmente el equivalente a 20 euros. El dinero que vale la cámara con la que tomé esta foto alimentaría a su familia durante un año. Y la mía era de las más baratas. Las cámaras y teléfonos y otros aparatos que llevábamos entre todos los turistas podrían alimentar a toda la familia por el resto de sus vidas. Su historia de sufrimiento, tenacidad y humildad nos encogió el corazón. Todos le dimos una pequeña propina. Para nosotros no era un gran esfuerzo, pero para ella significaba comida para unos cuantos días.

En el barco turístico que nos paseó por el delta había unos recién casados. Él un hombre de negocios sur coreano, muy risueño y generoso. Ella una vietnamita local. Llevaban a una traductora, ya que la novia sólo hablaba vietnamita y él todavía no lo había aprendido. Aunque estás cosas están prohibidas, la única explicación para semejante situación es que el hombre de negocios le hubiera entregado una generosa suma a la familia a cambio de casarse con su hija. Para ellos, significaban fondos para subsistir durante muchos años. Para ella, el pasaporte de salida de un lugar sin futuro. Ella parecía nerviosa, dubitativa al hablar o al mostrar emociones, pero se la veía feliz. La felicidad puede tener muy distintas definiciones.

Mekong-004

Esto es lo que pensábamos al despedirnos de estos magníficos paisajes dirigiéndonos de vuelta a nuestra confortable vida, sabiendo que cuando fuéramos a uno de esos restaurantes de platos grandes proporcionales al precio, ya no sería lo mismo.

Aquí puedes ver todos los artículos sobre el viaje: Vietnam, el viaje místico

Irse a la Cochinchina, la actitud ideal para los negocios

Para decir que algo está muy lejos se dice popularmente que está “en la Cochinchina”. Cuando me planteé este viaje quería irme lejos de la rutina diaria, así que la Cochinchina me pareció un buen destino. Es así como acabé en Saigón, la capital económica de Vietnam, la que en un tiempo fue capital de la región colonial francesa de la Cochinchina.

Saigon-004

Saigon-015

No voy a entrar en detalles históricos de las guerras con americanos o franceses. Para eso ya están los libros de historia. Sólo diré que Vietnam del Sur ya no existe. El 30 de Abril de 1975 las últimas tropas americanas abandonaron Saigón, entregándola a la guerrilla norvietnamita.

Saigon-002

Saigon-008

Lo que me interesa es contar las sensaciones que da Saigón, una ciudad brutal, dividida en barrios numerados como París, con grandes avenidas y tremendos contrastes. Saigón no tiene el encanto de Hanoi, con sus detalles, su barrio de estilo colonial. En las calles apenas se encuentran lugares para posar el objetivo de la cámara. No hay concesiones. Incluso el rio es simplemente un lugar industrial.

Saigon-003

Los restos del gobierno sur vietnamita todavía se pueden ver aquí y allá, como el palacio del Parlamento, un lugar casi fantasmagórico, atrapado en el tiempo.

Saigon-023

Saigon

Saigon-001

Resulta curioso ver la propaganda comunista, que parece mucho más presente que en Hanoi, como para recordar quien es el jefe. De hecho, tras la victoria vietnamita en la guerra y la reunificación la ciudad adoptó el nombre del líder revolucionario, pasando a llamase “Cuidad Ho Chi Minh”. Aunque ese nombre no tiene gran uso popular. El nombre oficial es de hecho Thang Pho Ho Chi Minh, pero es muy largo así que la gente se refiere a ella como HCMC o simplemente Saigón. Esa es la historia que me contaron repetidamente y no tengo razón para creer que no sea cierta.

Saigon-011

Saigon-016

La parafernalia comunista contrasta con el devenir diario de la población. Todo el mundo sabe que para hacer negocios hay que ir a Saigón. Se nota por todas partes. Los rascacielos empiezan a aparecer, siempre acompañados de tiendas de lujo, lugares para que aquellos que están amasando fortunas puedan gastarlas alegremente. La ciudad huele a dinero.

Saigon-009

Saigon-014

Todo eso es a pesar de no ser la capital, a pesar de tener un régimen socialista, a pesar de la corrupción.

Saigon-012

Saigon-013

Saigón describe a la perfección la actitud para los negocios. Bajo la atenta mirada de las banderas comunistas, la gente hace sus negocios, se enriquece trabaja a pesar de que las condiciones no son ni mucho menos las óptimas. Un bofetada en la cara para la vieja Europa atrapada, acomodada en sus privilegios, que sucumbe bajo el peso de sus lastres económicos. En la búsqueda de inspiración en los negocios, Saigón luce contra todas las expectativas.

Aquí puedes ver la introducción al viaje con todos los artículos publicados: Vietnam, el viaje místico.

El siguiente artículo será sobre el Delta del Mekong, y la humildad en la escasez de recursos.

Vietnam I: El milagro de Singapur

De camino a Vietnam decidí detenerme unos días en Singapur, el centro financiero y de negocios del Sur-Este asiático, el lugar al que todos los banqueros de la City han considerado más o menos seriamente mudarse en algún momento. ¿Qué tiene Singapur que todo el mundo habla de ella?

Singapore

Singapore-001

Singapore-002

La primera sensación que da Singapur con su bahía repleta de rascacielos, con todas las entidades financieras que puedas imaginar, con paisaje hecho con tiralíneas, es que es Canary Wharf (la nueva zona de la City de Londres) a lo grande. Singapur es como poner Londres en un lugar con buen tiempo y buena comida, porque además todo el mundo habla inglés.

Singapore-003

Singapore-004

Singapore-005

Además de las aristas cortantes de la modernidad también hay lugar en Singapur para su legado colonial.

Singapore-006

Singapore-007

Singapore-008

Singapore-009

Singapur nunca fue una gran colonia, más bien un pequeño reducto inglés, y la verdad es que a excepción de un par de edificios y el puente, los amantes de la Historia tienen poco que hacer.

Singapore-010

Singapore-011

La ciudad es una mezcla cultural entre expatriados de todo el mundo, chinos que son los que parecen manejar el cotarro, indios que viene a hacer negocios y Malayos que son los vecinos y la principal fuerza laboral. Adentrándonos en el interior de la ciudad encontramos calles con algo menos de diseño y algo más de personalidad.

Singapore-012

Singapore-013

Singapore-014

Singapore-015

Eso si, siempre a la vista de los omnipresentes rascacielos porque, en algún lugar hay que meter a tanta gente que quiere venirse a Singapur.

Singapore-016

Singapore-017

Singapore-018

Aún en las partes más asiáticas, hay una sensación de orden, de limpieza, de civismo. Nada de lo que cabría esperar en una ciudad asiática. A veces da la sensación de estar andando por alguna población suiza. Y es que en Singapur todo está prohibido. Es una broma recurrente entre los locales el hacer burla de las innumerables prohibiciones: no tirar basura, no cruzar la calle por el lugar equivocado, no dar comida a las palomas, no subirse a las barandillas, no comer durians (una fruta con un olor especialmente intenso).

Singapore-019

Singapore-020

Singapore-021

Singapore-022

Singapore-023

En el metro hay incluso normas sobre cómo esperar el tren, para permitir a los viajeros salir primero. No como en Londres que cuando se abren las puertas empieza una melé de rugby, los de dentro para salir, los de fuera para entrar antes que ellos salgan.

Singapore-024

Singapore-025

A pesar de eso no hay policía en las calles. La única vez que vi agentes de policía fue en el vestíbulo del metro, tres de ellos charlando como si lo de hacer de policías no fuera con ellos. Me pregunto cómo lo harán para conseguir ese nivel de civismo.

Singapore-029

Singapore-030

Otra cosa que es difícil de comprender es cómo puede el Estado pagar tanta infrastructura.  Aquí parece que saben mucho de economía. Pongamos por ejemplo esta lista de precios del autobús. Si vas en autobús con aire acondicionado pagas más. Tiene sentido, ¿no es cierto? Singapur es también el primer lugar donde he visto dos precios distintos para refresco con o sin hielo. ¿Cual es el más caro? El que no lleva hielo. Porque no cobran por demanda (aprovechándose de la necesidad de la gente) sino por el coste del material vendido. Mucho más justo.

Singapore-026

Acertado también es el sistema económico.  El impuesto sobre la renta es extremadamente bajo, así que casi todo lo que ganas te va a tu bolsillo. El gobierno se asegura de que haya un excelente servicio de transporte público y un mercado desarrollado de alquiler. Así que el que quiera comprar piso o coche, que pague por lo que es, un lujo. Ese sistema ventajoso de impuestos atrae negocio y trabajadores, lo que aumenta la recaudación a pesar de los tipos bajos.

Singapore-027

¿Un milagro? La verdad es que tiene truco.

Singapur es una ciudad Estado. Todo lo que recauda se queda en Singapur. No tiene un país entero en el que redistribuir su riqueza. Por eso se puede permitir impuestos bajos. Es un poco de competencia desleal respecto a los otros países como UK en el que Londres tiene que pagar impuestos que acaban en Gales. Además, ni siquiera es un sistema sostenible, ya que teniendo unos recursos y espacio limitado significa que no pueden seguir creciendo infinitamente. Tarde o temprano llegarán al límite de población, tendrán que empezar a subir impuestos y el milagro se desvanecerá. Por eso están construyendo rascacielos de viviendas a ritmo desesperado.

Singapore-028

Y así es como se explica el milagro de Singapur. Bueno, excepto lo del civismo de la gente, que sigue siendo un misterio.

Aquí puedes ver la introducción al viaje con todos los artículos publicados: Vietnam, el viaje místico.

O ves directamente al siguiente artículo: Saigón, irse a la Cochinchina.