Que es un “pop up”

A los londinenses les encanta salir a comprar y a divertirse, y les encanta lo nuevo y lo original. Los “pop-up” tienen todo esto y mucho más, por eso son de lo más trendy en Londres.

Lo que convierte a Londres en una de las mejores ciudades del mundo es su escena cultural y de ocio. Y los londinenses no esperan menos que lo mejor. Aquí sirve el “más de lo mismo” porque los londinenses son exigentes.

Los que vivimos en Londres tenemos unos cuantos lugares favoritos que podemos recomendar y estamos seguros que quedaremos bien. No es que tenga un gran mérito: hablando con los amigos, en el trabajo, probando sitios te vas enterando de algunos y con el tiempo, aunque no lo intentes, acabas conociendo algunos de los mejores.

El mérito está en conocer los buenos sitios antes de que se hagan famosos. Ahí es donde demuestras tu conocimiento de Londres. No hay nada que que haga sentir mejor a un londinense que descubrir una nueva tienda, un nuevo restaurante, un nueva sala de arte, pero sobretodo que sea distinto, original, de calidad y evidentemente que le sea útil para ir de compras o divertirse.

Entonces imagínate lo que puede significar conocer un lugar que ni siquiera existe.

Street food pop-up market I

Un pop-up es un lugar que aparece de la nada. Eso es lo que significa “pop-up”. Utilizan lugares improvisados, tiendas vacías, o los espacios “pop-up”, que son espacios vacíos que puedes alquilar por unos días. Y puede ser absolutamente cualquier cosa: un restaurante, un café, un pub, un mercado, un cine, una tienda… lo que te imagines.

El otro ingrediente es que es temporal. Pueden durar un mes, una semana o a veces abren sólo por un día. Lo utilizan para liquidar stock, presentar nuevos productos, probar nuevos conceptos, generar interés sobre algo, o simplemente una celebración.

Street food pop-up market II

Tu dirás que esto es simplemente un lugar temporal, como los ha habido siempre. Cierto. Pero es que el “pop-up” no es sólo un espacio temporal. Es todo un concepto. Es la esencia de lo innovador, lo original, “el cutting edge” (“cutting edge” es otra forma de decir que algo es muy original e innovador).

Street food pop-up market III

Así que ahí llega un pop-up. Puede ser de una marca muy conocida, o un chef famoso,  y ahí está durante unos días, quizás unas semanas, y luego desaparece. Si no te enteras a tiempo, te lo pierdes.

¿Qué puede ser más excitante que eso? Un lugar nuevo, experimental, temporal, y exclusivo, porque a menudo los pop-ups llegan sin apenas publicidad. Si te enteras es porque estás bien conectado. Y si no, tendrás que esperar a que te lo cuenten.

Street food pop-up market IV

Nota: las fotos del post son de un mercado “street food pop-up” de comida asiática. Street food y pop-up. No se puede ser más trendy que eso.

La bicicleta de moda en Londres

La bicicleta se está convirtiendo en el transporte de moda en Londres. Y hay un tipo de bicicleta en concreto que es el más fashionable de todos.

El transporte en Londres es caro. Un viaje en metro cuesta 2,10 libras, y una tarjeta mensual te cuesta más de 100 libras. Y eso es si vives en el centro, porque a medida que el trayecto se alarga pagas más. El coche no es alternativa, porque además de lo cara que es la gasolina, para circular por el centro de Londres hay que pagar un peaje. Así que la bicicleta se está convirtiendo en el transporte de moda, no sólo porque es más barato sino porque además te pone en forma: a la vez que vas a estudiar o al trabajo te puedes preparar para la próxima triatlón.

SG1S6823

Bicicletas las hay de todos tipos y colores. Puedes verlas todas online, por ejemplo en la web de bicicletas Bikester. Está la típica para el hombre de negocios, esa pequeña bicicleta plegable con ruedas que parecen de juguete. Ese hombre de negocios vive en uno de los suburbios que rodean Londres así que va en bicicleta a la estación de tren, la pliega, se mete en el tren, y al llegar a Londres se va pedaleando hasta la oficina. También hay mountain bikes y bicicletas de carreras, pero la bicicleta más trendy es la de piñón fijo, la llamada “fixie”.

A primera vista una bicicleta sin piñones significa que te vas a quedar clavado en la primera cuesta, pero utilizando la Boris Bike por Londres me he dado cuenta que sólo utilizo una marcha de las tres que tiene. Salvo honrosas excepciones, la gran mayoría de cuestas en la ciudad se pueden subir sin pedalear con sólo que lleves un poco de impulso.

Así que al no necesitar piñones y platos todo es mucho más simple. Esa es la clave de este tipo de bicicleta: su simplicidad. No dan concesiones. Son bicicletas sin complicaciones, y las puedes dejar en cualquier sitio, hasta colgando de una farola.

SG1S5916

Pero no reside ahí todo su atractivo. La “fixie” es un “fashion statement”, una demostración de individualidad. Porque al estar construidas con pocas piezas, todas intercambiables, son fáciles de personalizar. Puedes escoger el cuadro, el manillar, los frenos, las llantas, los pneumáticos, el sillín, los guardabarros. Incluso hay compañías que se dedican a hacer bicicletas por encargo, con distintas opciones y colores.

SG1S5893

Con semejante variedad puedes convertir tu bicicleta en una extensión de tí misma/o. No habrá ninguna bicicleta igual a la tuya en todo Londres. En cuanto a fashion statement” se trata, la bicicleta de piñón fijo está ahí con las gafas de sol, las fundas del iPhone y las camisetas con mensajes escritos.

SG1S6810

Si vas paseando por Londres no pierdas detalle del desfile de moda que rueda a tu alrededor. Y si te consideras trendy, ya estás tardando en tener una.

Street Food: la nueva moda en Londres

La “Street Food” está revolucionando la gastronomía londinense. Un Mundo Perplejo, comprometido con traerte las tendencias más calientes de Londres, ha salido a la calle para presentarte la moda que está sacudiendo los círculos más trendy de la ciudad.

Sbk_Street_Food-011

Escribía en Octubre de 2006 que en Londres se enorgullecían de que la gastronomía inglesa es la mejor del mundo. No hablaba de la comida típicamente inglesa, sino de los restaurantes, que gracias a la mezcla cultural de Londres eran los mejores y más variados del mundo.

Esta euforia está desapareciendo desde hace un tiempo. En el más reciente ranking mundial sólo 3 restaurantes británicos estaban en el top 50. Pero eso no importa, porque con el actual entorno económico lo que se lleva ya no son las estrellas Michelin ni los restaurantes pretenciosos sino comida de calidad, auténtica y a precios asequibles a pié de calle: el “Street Food”.

Sbk_Street_Food-018

Sbk_Street_Food-005

Para los ingleses comida de calle son salchichas de origen dudoso sobre una plancha grasienta y tiene muy mala fama (con razón). Ahora gracias a una serie de jóvenes emprendedores y como siempre en temas de comida, la aportación de extranjeros, está surgiendo un nuevo modelo de “street food”. Nuevos cocineros han sacado su cocina a la calle para ofrecer recetas simples, con ingredientes de calidad y cocinadas al momento, delante de ti. Y teniendo en cuenta que lo ofrecen en mercados de calle se ahorran en alquileres depravados, costes fijos de tener un restaurante y personal, con lo que pueden ofrecer precios asequibles para todos.

Sbk_Street_Food-024

Sbk_Street_Food-019

No sólo eso, los menús son muy variados ya que la diversidad cultural londinense hace que haya oferta de comida de todo el mundo, con lo que puedes hacer un viaje culinario en tan sólo unos metros. Y luego puedes disfrutar de tu comida en el espacio comunal, compartiendo con otra gente y recuperando el sentimiento de comunidad.

Sbk_Street_Food-012

Si eres de origen latino probablemente eso no te suene a novedad. Es como la fiesta de tu pueblo o tu barrio con puestos de comida ambulante con mesas compartidas en el que acabas sentado junto a extraños comiendo comida recién hecha. Pero no te dejes llevar por las apariencias.

Sbk_Street_Food-004

Sbk_Street_Food-014

Este es un movimiento completamente nuevo y distinto. Se engloba en la concienciación general en UK de que hay que volver al “real food”, comida hecha con ingredientes básicos, naturales, de temporada, producidos localmente. Los cocineros no son simplemente ambulantes: se plantean su trabajo como si estuvieran en un restaurante. Los controles sanitarios y de higiene son altísimos. Cada uno de ellos desarrolla su propio márketing incluyendo como no Social Media, desarrollando un branding que los diferencia de los demás y los hace reconocibles. Incluso hay ya premios al mejor Street Food, con lo que ellos también pueden ser “Award Winning“. Esta camioneta por ejemplo fue la ganadora de los premios en 2011 en la categoría de mejor segundo plato.

Sbk_Street_Food-016

Como ves, Londres ha conseguido de nuevo tomar algo que ya existe en muchas otras partes, reinventarlo, ponerle una nueva etiqueta y venderlo al mundo como última tendencia imprescindible para todos aquellos que están a la última. Esto no es comida ambulante, es “Quality Street Food” ¿No es fantástico?

Sbk_Street_Food-015

Sbk_Street_Food-003

Este fin de semana se celebraba en el siempre trendy Southbank el World Street Food Festival, un festival par a promocionar las bondades del Street Food y su gran variedad, al que pertenecen las fotografías del artículo. Había comida italiana, polaca, malaya, japonesa, y española entre otras. La promoción del festival decía que habían reunido los proveedores de “street food” de Londres. Repito que esto no se trata de comida barata, es algo completamente nuevo y de calidad.

Sbk_Street_Food-008

Sbk_Street_Food-023

Mi menú empezó con “Takoyaki”, unos dumplings de pulpo japoneses. Luego le siguió “Bibimbap”, que es arroz con bistec y verduras coreano, y Linguini fresco con champiñones. Y de postre chocolate con churros.

Sbk_Street_Food-013

Sbk_Street_Food-007

Sbk_Street_Food-020

Sbk_Street_Food-021

Evidentemente Un Mundo Perplejo va a seguir la pista del “Street Food” y próximamente te va a ir trayendo los mejores lugares en Londres para saborear esta nueva “trend” a la que tienes que estar al día si quieres estar al tanto de todo lo que ocurre en Londres.

Comprar arte en Londres

En Londres se mueve mucho dinero. Y allí donde hay dinero hay arte. Porque a la gente con dinero le interesa asociarse con artistas que les den un cierto toque intelectual. Una buena forma de iniciarse es en las ferias de arte asequible, como la que he visitado este fin de semana.

El gran capital y el arte han estado asociados durante siglos, especialmente el mundo de las finanzas como quedó impecablemente representado en la película “Wall Street”. Por un lado es una buena forma de inversión, por otra es una forma de compensar esa imagen de los financieros como brutos materialistas incapaces de ir más allá de contar dinero. Por eso tratan de asociarse con el Arte, la Belleza, la Emoción, de darse un cierto aire de sofisticación, de estilo. Quieren dejarse ver con esos bohemios inconformistas que son la antítesis de lo que ellos representan. Es una asociación en la que ambos ganan.

SG1S9922

En las casas de los peces gordos de la City de Londres cuelgan millones de libras en pinturas, en muchos casos sobrevaloradas, al igual que los egos de sus coleccionistas. Y tu te estarás preguntando, ¿cómo empezar una colección privada propia?

SG1S9867

Desde los años 80, precisamente en el boom de Wall Street, surgieron las ferias de arte asequible, que más tarde también han recibido el nombre menos glamuroso de “supermercados de arte”. La idea es poner al alcance de los coleccionistas obras de jóvenes promesas y artistas ya conocidos a un precio que permita al coleccionista novato adquirir sus primeras piezas originales de arte. Este fin de semana se celebraba en Londres una de ellas,  la “Battersea Affordable Art Fair” y Un Mundo Perplejo no desaprovechó la oportunidad de investigar para contarte la experiencia.

SG1S9838

SG1S9892

La feria tiene escultura y fotografía, pero lo más abundante es la pintura. La mayoría de las obras eran agradables a la vista, poca cosa provocadora o transgresora. Al fin y al cabo esto es una feria de arte para que la gente compre, así que los artistas son, como decirlo… comerciales.

SG1S9904

SG1S9908

Con tanta abundancia de artistas había una desmesurada presencia de los productos electrónicos de la manzana, que como todo el mundo sabe, son imprescindibles cuando uno quiere dar una imagen alternativa y distinguida.

SG1S9900

SG1S9889

Como en todo feria en Londres, el centro del recinto albergaba un “wine bar”, en el que la gente podía tomarse un “break” y hacer networking con otros visitantes degustando una copa de vino selecto.

SG1S9898

Uno de mis objetivos era investigar sobre los precios. Los organizadores decían que había obras de 40 a 40.000 libras, aunque la mayoría de obras que llamaron mi atención estaban entre las 100 y 1.000 libras para los formatos pequeños, y entre 800 y 4.000 libras para los formatos más grandes, que nunca superaban los dos metros de largo. Unos precios ciertamente asequibles en comparación con los precios que se escuchan por obras de arte.

SG1S9852

SG1S9843

Aunque había una buena representación de pedantes pseudointelectuales de los que andan con la suficiencia de saber que ellos son únicos capaces de apreciar lo que les rodea el ambiente era bastante familiar y había un taller de arte. Allí los niños podían iniciarse en el mundo del arte, mientras que sus padres vigilaban atentamente que esos conocimientos sirvieran para aprender a valorar el arte, pero que a la hora de escoger una profesión escogerían una respetable y rendible, como la de banquero.

SG1S9846

Te preguntarás si me limité a observar como buen científico sin querer entrometerse, o si decidí como en tantas otras ocasiones por la ciencia experimental, comprando una de esas obras de arte para mi incipiente colección.

SG1S9850

La verdad es que me sentí atraído por estas obras de clara inspiración pop, que transmitían un intenso sentimiento vital a la par que un cierto desencanto por la vida moderna y su materialismo implícito que nos arrastra sin remisión a la satisfacción de nuestros impulsos más inmediatos a costa de la espiritualidad. Pero estoy apunto de meterme en un proyecto de reforma en casa del que te voy a contar dentro de poco en la “Operación Madriguera” y preferí esperar a su finalización. Quizás el año que viene.

El último grito en calzado para mujeres de negocios

Eres una mujer activa y dinámica trabajando en un ambiente profesional competitivo y elegante? Quieres estar enterada de lo que se lleva en el extranjero? Si es así alégrate, porque aquí llega lo último desde la City de Londres, el templo de las finanzas internacionales, y en rigurosa primicia.

La City de Londres es el mayor centro financiero internacional en compra y venta de divisas. Es también una de las Bolsas más importantes del mundo y la sede europea de los principales bancos. Evidentemente, su código de vestir es “smart”, lo que implica nada de tejanos, sweaters, o zapatos deportivos.

Por otro lado con la Congestion Charge, la gran mayoría de gente opta por evitar el coche y llegar en transporte público, sobretodo en metro. Las estrechas calles de la City, la gran acumulación de gente en horas punta, las múltiples escaleras en el metro y la alta probabilidad de tener que ir de pié hacen la tarea de llevar zapatos de tacón alto más que imposible. Pero el código de vestir “elegante” hace que la mayoría de mujeres los usen.

La solución es dejar los zapatos en la oficina o llevarlos en el bolso, e ir por la calle con zapato deportivo. Pero no cualquier zapato deportivo. Todas ellas van con zapatos deportivos impolútamente blancos. Nada de “fancy colors”, nada de logos extravagantes. Simples zapatillas de tenis o training. Siempre completamente blancas.

Así, a las 5.30PM las calles de la City se llenan de mujeres elegantemente vestidas, todas en trajes oscuros, muchas de ellas con falda a la altura de la rodilla y medias negras, y las relampagueantes zapatillas blancas. Es como una coreografía bien organizada, sobretodo en los meses de invierno, cuando la oscuridad de las calles hace que las zapatillas destaquen todavía más sobre el decorado oscuro de mujeres de negocios y Citymen.