El nuevo aeropuerto de Londres (posiblemente)

Al parecer Londres necesita más pistas de aterrizaje. Lo que no está tan claro es dónde construirlas. ¿Expandir Heathrow o abandonar Heathrow?

Londres tiene cinco aeropuertos, sumando un total de seis pistas. Heathrow es el principal con dos pistas, y está siendo usado al máximo de su capacidad, con aviones aterrizando cada tres minutos. El segundo es Gatwick con una pista, y muy poca capacidad sobrante. El City Airport tiene una pista más corta que sólo permite aviones pequeños. En el Norte están Stansted y Luton, que no son muy adecuados para llegar al centro de Londres por estar lejos y tener conexiones de transporte público lentas.

Las noticias llevan ya un tiempo diciendo que el Reino Unido está perdiendo dinero porque no puede añadir nuevos vuelos a los países emergentes. El gobierno tomó este problema muy seriamente y pasó a la acción encargando en Septiembre de 2012 una comisión independiente para que a finales del verano de 2015 ofreciera una solución no vinculante. Esto no hubiera sido necesario si el proyecto de construir una nueva pista en el aeropuerto de Heathrow hubiese seguido adelante, pero esa era una decisión del gobierno laborista, y cuando el nuevo gobierno de coalición Conservador-Liberal llegó al parlamento eliminó el proyecto.

¿Qué tiene de malo construir más pistas en Heathrow?

Ir de paseo por Richmond o Windsor, poblaciones al Oeste de Londres, es una delicia. Y digo pasear porque con los precios actuales vivir es casi imposible. Por eso sorprende que en ese paisaje idílico de casitas inglesas con su jardín y sus árboles de repente te sorprenda un enorme avión volando tan bajo que casi puedes ver el color de los ojos del piloto. Durante muchos años las poblaciones cercanas a Heathrow se han quejado del ruido. De hecho hay incluso estudios que afirman que puede provocar enfermedades de corazón. La expansión de Heathrow parece tener dos enemigos: el partido Liberal y el alcalde de Londres Boris Johnson.

Expandir Heathrow parece la opción más lógica, pero no parece ser la opción más probable en estos momentos.

Otra opción es expandir Gatwick con una pista y quizás otra en Stansted. Esta opción también sería fácil porque aprovecharía las infrastructuras existentes. Pero tampoco parece una buena opción en estos momentos, porque lo que necesita Londres es un “Hub Airport”.

¿Qué es un “Hub Airport”?

Cuando tomas un vuelo de larga distancia, a no ser que estés cerca de un gran aeropuerto, es posible que tengas que hacer escala. O a veces es mejor hacer escala porque el precio sale más económico. Así que te importa poco si vas a hacer escala en Nueva York, Amsterdam, Paris o Singapur. Pero para los aeropuertos, convertirse en el lugar de escala significa mucho dinero. Esos aeropuertos son “hub”, algo así como nudos viarios. Londres quiere ser “hub” y para eso no se puede tener tres aeropuertos. Se necesita uno sólo con muchas pistas.

Boris’ Island

Si lo que hace falta es un aeropuerto “hub”, pero Heathrow está descartado, la única opción que queda es construir uno. Eso es lo que cree el alcalde Boris: un aeropuerto de seis pistas completamente nuevo en una isla artificial construida en el estuario del Támesis. Este aeropuerto costaría solamente 42.000 millones de libras y necesitaría además carreteras, ferrocarriles, puentes y toda la infraestructura. La prensa ya ha llamado a este proyecto “Boris’ Island”, la isla de Boris.

Con semejante “hub airport” Heathrow sería innecesario, por lo que sería desmantelado, solucionando los problemas de ruido en Londres y en su lugar se construiría un nuevo barrio residencial con nada menos que 300.000 viviendas.

De este modo Londres tendría un ultramodernos “hub airport”, Londres ganaría un montón de viviendas, su venta financiaría la construcción del nuevo aeropuerto, y el desmantelamiento de Heathrow solucionaría el problema de ruido. Negocio redondo.

Ahora sólo nos queda esperar a 2015 para ver qué recomienda la comisión. Pero claro, teniendo en cuenta que eso será después de las elecciones, y que todos los sondeos apuntan que los laboristas ganarán, igual tiran a la basura los resultados de la comisión y siguen adelante con el proyecto que el actual gobierno interrumpió.

¿Cual es la mejor solución?

Las siete reglas del metro de Londres

El metro de Londres, el “tube”, es el sistema nervioso de la ciudad y el más antiguo del mundo. Con millones de usuarios anualmente lo normal es que con el tiempo surjan una serie de reglas de comportamiento. Tras más de siete años usando el “tube”, Un Mundo Perplejo está en condiciones de revelártelas.

SG1S0837

Debo admitir que el metro de Londres, el “tube”, es mi debilidad. Es caótico, viejo, irregular, encantador y uno de los más icónicos del mundo. Seguro que reconoces su símbolo y su mapa. Este año se celebran los 150 años desde su primer trayecto y en su honor hoy te traigo las siete reglas del metro de Londres.

SG1S1906

Tener la Oyster preparada. En Londres el billete del metro es electrónico y se llama “Oyster”. Debes tenerla preparada al acercarte a la barrera a fin de no detener el tráfico humano. No hay nada más molesto que un usuario rebuscando la Oyster bloqueando una de las entradas.

SG1S4247

En las escaleras mecánicas, no te detengas a la izquierda. Nada te delata más como forastero en Londres que quedarte parado en el lado izquierdo de la escalera mecánica. Es una flagrante demostración de falta de educación. Si lo haces de inmediato sentirás sobre ti las miradas de desaprobación e incluso alguien chasqueará la lengua.

SG1S2763

En los pasillos, mantén la velocidad de crucero. Los pasillos del tube son interminables, y hay una velocidad que parece estar aceptada por todo el mundo. No es una velocidad lenta, pero tampoco es rápida (como en París, por ejemplo). No te resistas. Únete a ellos.

En el andén, quédate junto a los accesos. El metro de Londres no tiene los accesos a los andenes en los extremos. Cada parada los tiene en un lugar distinto del andén. Al llegar al andén verás que todos los usuarios se quedan justo junto al acceso bloqueándolo mientras el resto del andén está vacío. Así es como se debe hacer. NO hagas caso de la megafonía que dice “Move along the platform” o “Use all the length of the platform”. Sólo intentan distraerte.

Apíñate ante la puerta cuando llegue el tren. Cuando llegues a una parada verás que antes de que se abran las puertas hay un grupo de gente apretados los unos contra los otros que apenas te dejan espacio para salir. Es un comité de bienvenida. Sonríe. Incluso saluda con la mano. Lánzate sobre ellos rápidamente (tienes apenas un segundo para salir antes que te atropellen al entrar).Y evidentemente, si eres tu quien está esperando, haz lo mismo. Cuanto más cerca de la puerta mejor.

No te levantes hasta que el tren esté detenido. En otras ciudades del mundo (de nuevo París me viene a la mente) cuando el tren llega a la parada la gente ya está preparada en la puerta para salir. En Londres no. La mayoría de gente se queda sentada hasta que el tren está detenido, incluso hasta que las puertas se abren. Algunos se dejan vencer por la presión y se levantan antes. No cedas a la presión. Mantén la mente fría y no actúes hasta el último momento.

Cuando el servicio se suspenda no te quejes, busca alternativas. Fíjate que no digo “si el servicio se suspende”, sino “cuando”, porque si usas el tube durante una semana seguro que vas a vivir un retraso o una cancelación provocada por alguna de estas razones. Quizás tu reacción más inmediata sea enfadarte, buscar la mirada cómplice de otro pasajero, pero verás que ellos no muestran ninguna emoción. Si están en el tren entre dos paradas siguen haciendo lo mismo. Quizás con una breve mirada al reloj y un suspiro. Si están en el andén hay que evaluar la situación y decidir rápidamente si quedarse o buscar un trayecto alternativo. Esto es algo que entendí en mis viajes por el lejano oriente. Enfurecerse no resuelve nada. Hay que mantener la serenidad, sentir como las emociones fluyen y se alejan, como un suspiro. El “tube” templa el carácter.

Si sigues estas simples reglas te vas a fundir perfectamente con los usuarios habituales, como un londinense.

La bicicleta de moda en Londres

La bicicleta se está convirtiendo en el transporte de moda en Londres. Y hay un tipo de bicicleta en concreto que es el más fashionable de todos.

El transporte en Londres es caro. Un viaje en metro cuesta 2,10 libras, y una tarjeta mensual te cuesta más de 100 libras. Y eso es si vives en el centro, porque a medida que el trayecto se alarga pagas más. El coche no es alternativa, porque además de lo cara que es la gasolina, para circular por el centro de Londres hay que pagar un peaje. Así que la bicicleta se está convirtiendo en el transporte de moda, no sólo porque es más barato sino porque además te pone en forma: a la vez que vas a estudiar o al trabajo te puedes preparar para la próxima triatlón.

SG1S6823

Bicicletas las hay de todos tipos y colores. Puedes verlas todas online, por ejemplo en la web de bicicletas Bikester. Está la típica para el hombre de negocios, esa pequeña bicicleta plegable con ruedas que parecen de juguete. Ese hombre de negocios vive en uno de los suburbios que rodean Londres así que va en bicicleta a la estación de tren, la pliega, se mete en el tren, y al llegar a Londres se va pedaleando hasta la oficina. También hay mountain bikes y bicicletas de carreras, pero la bicicleta más trendy es la de piñón fijo, la llamada “fixie”.

A primera vista una bicicleta sin piñones significa que te vas a quedar clavado en la primera cuesta, pero utilizando la Boris Bike por Londres me he dado cuenta que sólo utilizo una marcha de las tres que tiene. Salvo honrosas excepciones, la gran mayoría de cuestas en la ciudad se pueden subir sin pedalear con sólo que lleves un poco de impulso.

Así que al no necesitar piñones y platos todo es mucho más simple. Esa es la clave de este tipo de bicicleta: su simplicidad. No dan concesiones. Son bicicletas sin complicaciones, y las puedes dejar en cualquier sitio, hasta colgando de una farola.

SG1S5916

Pero no reside ahí todo su atractivo. La “fixie” es un “fashion statement”, una demostración de individualidad. Porque al estar construidas con pocas piezas, todas intercambiables, son fáciles de personalizar. Puedes escoger el cuadro, el manillar, los frenos, las llantas, los pneumáticos, el sillín, los guardabarros. Incluso hay compañías que se dedican a hacer bicicletas por encargo, con distintas opciones y colores.

SG1S5893

Con semejante variedad puedes convertir tu bicicleta en una extensión de tí misma/o. No habrá ninguna bicicleta igual a la tuya en todo Londres. En cuanto a fashion statement” se trata, la bicicleta de piñón fijo está ahí con las gafas de sol, las fundas del iPhone y las camisetas con mensajes escritos.

SG1S6810

Si vas paseando por Londres no pierdas detalle del desfile de moda que rueda a tu alrededor. Y si te consideras trendy, ya estás tardando en tener una.

Metro de Londres: un paseo fotográfico en su 150 aniversario

Tal día como hoy, hace 150 años se abría al público el primer metro del mundo, el de Londres. 150 años en los que se ha convertido en parte imprescindible de la vida londinense.

Londres tiene una relación de amor-odio con el “tube”. Sus continuas averías lo hacen insufrible, pero es parte de la vida cotidiana. Se aprende a quererlo.

Al llegar a Londres el primer reto es conseguir llegar a los sitios usando su entramado sistema de líneas. Usarlo es empezar a ser londinense, a tener algo en común con todos esos otros ciudadanos, y un fantástico tema de conversación cuando apenas acabas de instalarte.

Cuántas veces se nos han pegado las sábanas por la mañana y hemos tenido que salir corriendo de casa. Pero al llegar a la oficina, la solución es fácil: “se ha averiado el tube”. Es la excusa más creíble que existe. Hace unos años hice una recopilación de todas las razones por las cuales el servicio de metro de Londres se puede interrumpir, y todas verídicas.

Desgraciadamente hace seis años les prohibieron a los conductores del tube que se apoderaran del micrófono, algo que hacía el tiempo en el vagón mucho más ameno.

Pero por mucho que se averíe, por mucho que te deje a mitad de camino, o que tardes el doble en llegar de lo previsto, el “tube” tiene un encanto que hace que los londinenses lo critiquen a menudo, pero no permitan que ningún extranjero diga la más mínima palabra negativa.

De hecho, el primer post de Un Mundo Perplejo, hace ya casi siete años, fue sobre el “tube”, idicando ya que este sería un blog de lo más londinense: Por la derecha o por la izquierda.

Para celebrar humildemente desde mi posición de bloguero este 150 aniversario, en los próximos meses iré publicando posts contando los detalles de lo que significa utilizar el “tube” más antiguo del mundo. Y quizás aprendas algunos trucos.

Hoy te invito a dar un pequeño recorrido por lo más característico del “tube”.

03_Transport-7

03_Transport-6

SG1S1906

SG1S2763

SG1S5426

SG1S1900

SG1S4247

SG1S5434

SG1S9758

PS: Muchos celebraron el 150 anivesario ayer porque fue el primer trayecto del tren. Yo lo hago hoy porque el 10 de Enero de 1863 el servicio se abrió al público y el primer “commuter” se subió al suburbano. Así que hoy se celebran 150 años de servicio del metro de Londres.

El fin del “bendy bus” se acerca

¿Quien dice que los políticos nunca cumplen sus promesas? El alcalde de Londres Boris Johnson prometió en campaña quitar los autobuses acordeón de las calles de Londres y la promesa está muy cerca de cumplirse.

73 Bendy front

Esta foto fue tomada ayer por la noche delante de la estación de metro de Warren Street. Hoy esta imagen es ya historia. Los autobuses que sirven la ruta 73 son desde hoy “double deckers” y no “bendys“.

Una de las principales promesas electorales de Boris fue quitar los autobuses acordeón, popularmente llamados “bendys“, de las calles de Londres. Y fue una propuesta muy popular entre conductores y otros no-usuarios del autobús ya que decían que causa problemas de tráfico y la gente lo usa sin pagar. Aunque la verdadadera razón es que los londinenses están dispuestos a sufrir los autobuses de dos pisos, los llamados “double decker” para poder mantener uno de los símbolos de Londres, como ya comenté aquí.

De hecho Boris, consiciente que el diseño del double decker es totalmente impráctico prometió también crear un nuevo “double decker“, del que ya hay prototipos.

Así que Boris se comprometió con lo que se ha dado a llamar la “debendification”, la eliminación de los “bendys“. A partir de hoy la ruta 73 está servida por “double deckers“. Ya sólo quedan cuatro rutas con bendys: la 207, la 29, la 436 y la 453. Todas ellas van a ser “debendificadas” antes de fin de año, con lo que el 1 de Enero de 2012 no habrá ni un solo “bendy” en las calles de Londres. Autobuses que están en perfectas condiciones para el uso serán reemplazados por otros nuevo, los “rompetobillos”, mucho más difíciles de usar para gente con movilidad reducida.

73 Bendy back

¿Y la “debendificación” para qué? Para que Londres siga siendo reconocido en todo el mundo por su tradicional autobús rojo de dos pisos, el “double decker“.

Innovador plano del metro de Londres

El mapa del metro de Londres tiene 60 años y se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad. Ahora hay una propuesta de un nuevo mapa para ayudar a los usuarios a saber exactamente dónde están las estaciones. ¿Buena idea?

London Tube

El “London Underground”, también llamado “Tube” empezó como lineas privadas independientes. Los primeros planos eran caóticos con líneas ondulantes entrecruzadas y en la zona central era una madeja de hilos. En 1931 Harry Beck, quien trabajaba para el Underground creando circuitos de señalización decidió crear un nuevo plano en su tiempo libre, como proyecto personal, inspirándose en los circuitos que él diseñaba cada día. Así nació el plano del metro de Londres que se empezó a usar en 1933.

Después de 60 años el plano se ha convertido en un símbolo de Londres, ha recibido múltiples premios de diseño, es el modelo de plano de la mayoría de metros del mundo y sigue tan fresco como el primer día. Incluso con la llegada de nuevas líneas el estilo y principios del plano han permanecido. En este enlace puedes ver la evolución de los planos.

Zona central del "Tube Map"

Es obligación de todo turista conocer el “Tube Map” y comprar camisetas, pósters, tazas, paraguas y todo tipo de merchandising en él. Y también tener el mapa de bolsillo para consultarlo. De hecho hay tantas líneas y combinaciones que es imprescindible incluso para los que llevamos muchos años en la ciudad. Pero cuidado: el plano es de hecho una simplificación. Es imprescindible para todo londinense que se precie aprender a interpretarlo, ya que las líneas de Embankment a Hammersmith no están sobre una línea recta, Victoria está mucho más al sur de Westminter, y Farringdon y King’s Cross están mucho más lejos de lo que el plano muestra. Creer que el plano es fiel al mapa de Londres es un error de principiante!

Ahora el diseñador Mark Noad propone una nueva versión en la que el plano, siguiendo los principios del original, pone las paradas donde realmente corresponden y permite tener una idea exacta de cómo de lejos están las unas de las otras sin tener que hacer malabarismos con otros mapas (puedes seguir su twitter @londontubemap1)

Propuesta de nuevo plano, publicado con permiso del autor

El diseñador no pretende que su plano substituya al clásico, sino que lo complemente. ¿A tí que te parece? ¿Mejor, peor, te da igual porque el metro no te gusta?

Nota: buscando planos oficiales me he dado cuenta que ahora la Northern Line ya no corta la Central Line en Totenham Court Road, sino que la estación está al Oeste de la intersección. Eso es porque el andén de la Northern Line está cerrado por obras hasta finales de 2011 y para evitar confusión han decidido modificar el plano y quitar la parada Totenham Court Road de la Norhtern Line. Puedes verlo en el plano de más arriba.

Nuevos autobuses para Londres (con dos pisos, claro)

Uno de los íconos de Londres son los autobuses rojos de dos pisos. El problema es que su diseño es menos que ideal. Ayer el alcalde de Londres presentó el diseño de los nuevos autobuses londinenses para el Siglo XXI. Buenas noticias para nostálgicos y turistas!

Los autobuses de dos pisos londinenses tienen un espacio limitadísimo en el piso inferior donde se acumula la gente con mobilidad limitada, coches de niño, maletas y bolsas de la compra. Los demás tienen la obligación de ir al piso superior donde las inercias y la brusquedad de los conductores aliñado con los múltiples baches de las calles son la perfecta receta para el mareo, eso sin contar que en verano se convierte en un horno que te cuece a fuego lento. Y qué decir de intentar salir, porque las escaleras son un quiebratobillos y la ausencia de flujo de gente en el interior hace cada parada eterna. Para más datos, lee este artículo.

Doubledecker at London Bridge

El autobús de dos pisos está basado en el modelo original, el “Routemaster”, que recorrió las calles de Londres desde 1956 hasta 2005, cuando el alcalde Ken Livingstone los retiró de la circulación. Hoy todavía cubren las rutas 9 y 15, algo así como un museo rodante.

SG1S1813

SG1S2753

Como alternativa, el alcalde introdujo los “bendy buses” (ver foto inferior), amplios, de fácil acceso incluso para personas con movilidad limitada y muy confortables en ruta por su bajo centro de gravedad. Pero los automobilistas los odian ya que supuestamente causan atascos.

SG1S9673

El candidato conservador a las elecciones de Londres en 2008 Boris Johnson convirtió eliminar los “bendy” y crear un nuevo “Routemaster” en uno de los pilares de su programa electoral. Como ganó las elecciones, se puso manos a la obra. Los “bendy” están desapareciendo lentamente, como en la ruta 521, y Boris sigue con su promesa al presentar el nuevo “Routemaster”. Para hacerte una idea del nuevo diseño, échale un vistazo a los 20 segundos de vídeo que sigue.

Por si tienes paciencia y un poco de dominio de inglés puedes ver el siguiente vídeo o leer la nota de prensa.

Además de conservar el piso superior, los nuevos autobuses serán ecológicos y más espaciosos. Evidentemente conservarán el piso superior donde, parece ser, la primera fila de asientos no va a estar pegada al parabrisas, lo que seguramente va a ahorrar daños personales e incluso vidas cuando la inevitable rama de árbol se incruste en el frontal del piso superior (desgraciadamente han habido muertes por esta razón). La novedad principal es lo que llaman “hop-on hop-off platform”, que es un espacio abierto en la parte trasera que permite entrar y salir rápidamente. Esta era una de las características del antiguo modelo. Me pregunto cómo van a evitar que los pasajeros se “olviden” de pagar al entrar lejos del conductor, porque esa es la segunda crítica principal que se le hace al “bendy”. A no ser que pongan a un cobrador, como en el “Routemaster”. Y cómo van a evitar que la gente suba y baje fuera de las paradas designadas o incluso en marcha?

SG1S9711

En cualquier caso, esta noticia es motivo de alegría para todos. Londres tendrá un autobús digno del Siglo XXI, sin perder la tradición y la identidad, tan importantes para la cultura británica. Hay quien se queja de que el proyecto haya costado 8,7 millones de libras, o que los nuevos modelos vayan a costar 300.000 libras, mucho más de los 190.000 libras que cuesta producir uno de los actuales. Pero eso son minucias. Lo importante es que en 2012 Londres va a tener sus nuevos autobuses, modernos y a la vez anclados en la tradición.

Vacaciones prorrogadas

De niños dedicábamos el último pensamiento del día justo antes de cerrar los ojos a desear que algo ocurriera durante la noche y al día siguiente no tuvieramos que ir a la escuela. Con aquella ingenuidad infantil, las razones favoritas eran grandes desastres naturales, como terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones, grandes nevadas… Qué nos está pasando que las mayores nevadas de los últimos tiempos están ocurriendo ahora y lo que a la gente le preocupa es ir a trabajar?

Europa está viviendo uno de los peores inviernos que se recuerdan, y no ha hecho más que empezar. Es una cuestión general, y la nieve está llegando incluso al Mediterráneo. Hoy era el primer día de escuela en España después de las vacaciones navideñas y estoy convencido que muy pocos niños se han quejado al saber que muchísimas escuelas estaban cerradas (si acaso se habrán quejado de que la suya esté abierta).

La situación no parece ser la misma entre los adultos. Estamos viendo estos días cómo todas las aerolíneas sin excepción están cancelando vuelos por causa del mal tiempo. Y qué es lo que los noticieros nos muestran? Gente indignada porque no pueden volver a trabajar después de haber venido a España a pasar sus vacaciones. Dicen que es increible que hayan cancelado sus vuelos por causa del mal tiempo, a pesar de que paises como el Reino Unido están completamente cubiertos por más de un metro de nieve (una foto aérea vale más que mil palabras).

Foto tomada el 7/1/2010, fuente: NASA/GSFC, MODIS Rapid Response.

No es culpa de nadie. Por el momento, la incompetencia de las aerolíneas no provoca nevadas ni cierres de aeropuertos. Simplemente la nevada ha llegado y nos hemos quedado sin poder ir a trabajar.

Yo tenía vuelo ayer al mediodía hacia Londres. Antes de salir de casa comprobé el estado del vuelo y vi que estaba cancelado. Así que dejé mis cosas, cambié el vuelo gratuitamente desde la comodidad de mi habitación utilizando la página web de la aerolínea y me dispuse a disfrutar de mis vacaciones inesperadas y ahorrarme dos días de temperaturas bajo cero. Por la noche, pude ver por TV como entrevistaban a pasajeros que curiosamente iban a ir en el mismo avión que yo, pasajeros del país, y que estaban indignados por no poder volver, hasta el punto que estaban dispuestos a irse en lo que fuera, a la hora que fuera, directos a un caos de nieve, hielo, trenes cancelados, carreteras cortadas…

Las aerolíneas prorrogan las vacaciones y la gente se indigna? Qué nos está pasando? Si es que ya lo dicen, que hacerse mayor es perder el niño que llevamos dentro…

Puntualidad inglesa

Dice el tópico que los mediterráneos y latinoamericanos tenemos la sangre caliente (lo que nos hace interesantes), y que llegamos siempre tarde (lo que nos hace desesperantes). Por eso tenemos mucho que aprender de la puntualidad inglesa.

Cuando a Julio Verne se le ocurrió escribir sobre un tipo que daba la vuelta al mundo en 80 días, creó el personaje de Phileas Fogg (Willy Fog para algunos). Puesto que el viaje debía conectar varios medios de transporte, el personaje debía ser metódico y ridículamente puntual. Por eso Verne lo hizo inglés. Bueno, por eso y porque la mayoría del trayecto iba a transcurrir por tierras del imperio británico, con lo que ser inglés ayudaba. Pero en cualquier resultaba creible que un inglés fuera puntual. “Los imprevistos no existen” dice Fogg.

Dice la leyenda que a Verne se le ocurrió la historia leyendo un artículo sobre la inauguración de un nuevo tramo de tren en India. Precisamente Phileas Fogg comenta esta noticia con sus amigos en el Reform Club, uno de los “Gentlemen Club” más prestigiosos de Londres, incluso hoy. La conversación deriva en una apuesta de dar la vuelta al mundo en 80 días, empezando aquella misma tarde tomando el tren desde Londres hacia Dover.

Trenes. Ahí quería llegar. La fama de puntualidad de los trenes ingleses es también mundialmente conocida. Por eso al comprobar que los trenes por la mañana llegan sistemáticamente tarde, me molesté en buscar en la página web de la compañía ferroviaria si había alguna referencia a la puntualidad. Y la había. Y para colmo decían que tienen un 90% de puntualidad. Cómo pueden decir eso?

La respuesta está en la letra pequeña, la “fine print” como dicen aquí.

“Puntualidad: Porcentaje de trenes en hora punta que llegan a su destino dentro de los cinco minutos de diferencia con el horario previsto”

Traducción: si el tren llega cinco minutos tarde, ha llegado puntual. Esta aparente contradicción puede ser muy útil. De ahora en adelante, cuando llegues cinco minutos tarde y la persona con quien te tienes que encontrar te esté esperando mirando al reloj puedes decir con aire solemne “llego con puntualidad inglesa”. Y si llegas diez minutos tarde, te disculpas diciendo que sólo son cinco minutos fuera de la puntualidad.

Autobús rojo de dos pisos = Londres

El autobús de dos pisos típico de Londres es uno de los diseños más lamentables que he tenido la ocasión de sufrir. No sólo es anti-funcional sino que pone en peligro tu integridad física. Londres lo lleva usando más de 50 años, y parece que así va a seguir, a juzgar por los recientes acontecimientos. Y eso es motivo de alegría.

El autobús en cuestión, llamado genéricamente “double-decker” (doble piso) no es precisamente el mejor de los diseños. En el piso inferior es imposible quedarse de pié más que en el rinconcito para sillas de ruedas y cochecitos de niños. Si ese espacio está ocupado no hay más remedio que sentarse… si hay sitio. Si llevas paquetes o bolsas sólo hay una alternativa: un pequeño espacio junto a la puerta de entrada. El problema es que si te quedas ahí a vigilar estás literalmente en medio del pasillo de entrada y bloqueas el paso de la gente.

Al tener dos pisos, las inercias son mucho más bruscas. Es decir que cuando acelera o frena, el vaivén es peor que estar en un barco en plena tormenta. Si a eso le añadimos los habituales baches y que los conductores londinenses son famosos por no tratar el pedal del freno con demasiado cariño, tenemos que sentarse en el piso superior después de una copiosa comida o de una sesión en el pub con el estómago vacío se convierte en algo a evitar (te voy a ahorrar los detalles). Y eso sin mencionar que el movimiento va a hacer muy difícil acertar a pisar correctamente en los minúsculos escalones de 20cm. Para subir vas a necesitar agarrarte a las barandillas con las dos manos y que tus piernas no te abandonen en el peor momento.

SG1S9562

Sí aún así decides subir, al llegar arriba ves un pasillo estrecho con asientos a ambos lados, y entonces ya no hay marcha atrás; vas a sentarte donde puedas. Eso si, anda agachado porque si el conductor pasa por uno de los numerosos baches, tu cabeza se puede llevar un buen recuerdo de la experiencia.

08#0412-138

Y llega el momento de bajarse. Estás en el piso superior y ves que se acerca la parada. Una opción es levantarte y agarrarte con las dos manos a lado y lado como quien salta de liana en liana (siempre que vayas con las manos vacías), llegas a las escaleras y te encomiendas a tu santo de preferencia para que las inercias no te jueguen una mala pasada. En cierta ocasión bajé todas las escaleras de golpe, aterrizando afortunadamente sobre otro viajero al final de las escaleras (afortunadamente para mi). No en vano al double-decker le llaman el “rompetobillos”.

Así que la opción corriente es esperarse hasta que el autobús está totalmente detenido y entonces levantarse. Hasta que el último viajero sale de las escaleras, nadie puede subir, y la cola llega normalmente a la calle. Por todo esto para la mayoría de gente subir al piso superior es “si no hay más remedio”. El piso inferior está siempre lleno, lo que a menudo hace que el conductor no abra las puertas a pesar de que hay espacio arriba. Para qué necesitas un segundo piso si la gente no lo utiliza?

Como solución, el alcalde Ken Livingstone introdujo los autobuses largos con “acordeón en el medio” llamados aquí “bendy buses”.

SG1S9673

08#0412-22

Estos autobuses son mucho más suaves en su conducción, accesibles para gente con limitada movilidad, tienen espacio de sobras para ir de pié, y suficiente espacio para colocar tus bolsas o maletas, además de hacer mucho más sencillo entrar y salir con ellas y en general, mucho más sencillo en entrar y salir para todos. Pero los automovilistas los odian porque dicen que generan atascos cuando se quedan atravesados al girar en una de las múltiples calles de doble sentido en Londres.

En las recientes elecciones, el candidato conservador hizo del double-decker una de sus banderas electorales, prometiendo eliminar de Londres los “bendies”. El viernes pasado la comisión electoral le proclamó nuevo alcalde de Londres, venciendo a Ken Livingstone. Después del revuelo en la prensa con el tema de los autobuses, asumo que algo tuvo que ver en los resultados.

SG1S2753

SG1S2757

Pensarás que no tiene ningún sentido que mantengan los “double-deckers” y menos aún que el candidato ganador de las elecciones los pusiera como argumento en su campaña.

070316-24

080212-168

La primera vez que vine a Londres me quedé frotándome los ojos al ver el primer “double-decker”. Era como ver a Dumbo volando o la redacción del “Daily Planet“. Pero a la vez me hubiese sentido decepcionado si no los hubiera encontrado. Como San Francisco sin tranvías o Roma sin atascos. Y ahí está la clave, porque los londinenses lo saben. Los autobuses de dos pisos son parte de la cultura de una ciudad que no cambia sin una buena razón. Igual como lucharon por evitar la desaparición de las cabinas de teléfono rojas. Y si para mantener su identidad y para mantener la ilusión de miles de turistas que sueñan con sacar la foto del autobús en Picadilly o delante del Big Ben tienen que pasar por mil sufrimientos, lo van a hacer con gusto. Larga vida al autobús de dos pisos.

Night bus in London

Old Fleet Street

061001-041