Made in USA

El nacionalismo es el recurso más efectivo de los capitalistas para exprimir a los consumidores y sacar el ansiado margen. Ahora todos van cantando las excelencias de invertir en su país de origen, señal que la vaca del outsourcing ya no da más leche y confían que tu les vas a sacar del agujero.

Hace unos años todo CEO que se preciara se pagaba un fantástico viaje a China a costa de sus inversores y empleados para ir a buscar fábricas que pudieran fabricar lo mismo que hacían ellos pero a mucho menor precio. La mano de obra era tan barata, y el gobierno chino daba tantísimas facilidades que fabricar cualquier cosa, desde juguetes a ropa, salía muchísimo más barato en China, a pesar de tener que viajar medio mundo.

Los productores, tanto grandes como pequeños, pusieron de moda la palabra “outsourcing”, para decir de forma “business” que los trabajadores que habían ayudado a levantar la compañía eran despedidos y la producción se iba a China. El secreto de los bajos costes laborales en china era una economía en vías de desarrollo, unos trabajadores sin apenas derechos y unas condiciones de trabajo que podrían denominarse precarias, en el mejor de los casos.

Como siempre ocurre, la los salarios aumentaron el nivel de vida, los trabajadores empezaron a exigir derechos, vivienda, ropa de marca, bolsos, relojes. En resumen, la fuerza laboral barata promocionó a clase media: buenas noticias para la Economía china, malas noticias para los costes laborales. Los trabajadores chinos ya no están dispuestos a trabajar en según qué condiciones, hasta el punto que algunos han decidido volver a sus regiones de origen. Los avispados CEO que hicieron “outsourcing” con casi toda su producción pensaban que en un país con 1.200 millones de habitantes la mano de obra barata nunca se acabaría. Pero como pasa en la mayoría de países, sólo una parte se desarrolla. El resto se queda atrás. China ha llegado a su máximo de industrialización. Incluso las compañías chinas están haciendo outsourcing hacia el Sur-Este asiático.

A las compañías USA ahora no les sale a cuenta producir en China y repatriar los productos. Además la crisis ha golpeado sus mercados originales con tanta fuerza que los trabajadores están dispuestos a cualquier cosa a cambio de un empleo. Así que la nueva tendencia se llama “re-sourcing”, y consiste en repatriar parte de la producción que hace años se llevaron a China. Esto es una decisión exclusivamente económica, basada en costes y tiene como objetivo mejorar los márgenes.

Pero decir eso sería demasiada honestidad. A fin de disfrazar su monumental error de estrategia y encima conseguir rebajar los costes todavía más, lo mejor es utilizar el nacionalismo diciendo que viendo las dificultades provocadas por la crisis y que los productos hechos en USA son mejores han decidido abrir fábricas en USA de nuevo. Así es como ha surgido el “Made in USA”, como respuesta al “Made in China”. Los trabajadores americanos, llenos de fervor nacionalista, han decidido olvidar como esas compañías les traicionaron hace años y ahora quieren ayudarles a demostrar que los trabajadores americanos son mucho mejore que los chinos, y que pueden cobrar incluso menos que ellos. Y los consumidores americanos están dispuestos a comprar esos productos “Made in USA” no porque su calidad, no por su precio, sino porque son del país.

Y así es como los Capitalistas una vez más utilizan el nacionalismo para aprovecharse de la fuerza laboral. Porque saben que cuando la estrategia sale mal, este es un truco que siempre resulta.

¿Los españoles son pasivos?

LinkedIn, la red social para hacer networking publicaba ayer un artículo en su blog sobre cuáles son las palabras más usadas en los perfiles según paises. Y los resultados eran bastante interesantes.

Uno de los usos más populares de LinkedIn es encontrar trabajo. De hecho esa es precisamente la gracia del Networking (si quieres saber qué es Networking, visita el enlace). Los usuarios ponen su CVen su perfil y una pequeña descripción de ellos mismos. Por eso es muy fácil para LinkedIn hacer un sumario de las palabras que más se repiten en los perfiles, e incluso mostrarlo por países.

En Estados Unidos, la palabra más usada es “Experiencia Extensa”, al igual que en Canadá y Australia. Se nota que estos tres países tienen economías similares.

Si nos vamos a Europa, la palabra más popular es “Innovador”. Es la palabra más frecuente en Alemania, Francia, Holanda e Italia. El artículo muestra datos de dos países más en Europa, y sus palabras más frecuentes son distintas. Por un lado está el Reino Unido, donde la palabra es “Motivado”. El otro país es España, y la palabra es “Dinámico”.

Todos los cursos, workshops, libros, webinars, blogposts y demás historias sobre cómo escribir un perfil ganador sugieren que pongas características que te hagan destacar, que te separen del resto. Asumiendo que los usuarios de LinkedIn lo hacen (son social networkers, así que se saben todos los trucos de memoria), que conclusiones podemos sacar de loas palabras mencionadas?

Es muy habitual leer en la prensa que el problema de Europa es que es demasiado conservadora, que no se arriesga, por lo tanto no innova y su productividad se resiente. Esa sería la explicación por la que la palabra más frecuente en Europa es “inovador”. La gente quiere mostrar que van a aportar innovación a su empleador, algo de lo que Europa carece.

Si seguimos este método, ¿qué es lo que nos dice que los británicos digan que están “motivados”? ¿Y qué es lo que nos dice sobre España que los españoles digan que son “dinámicos”?

Por qué cobran tanto los deportistas?

Hay quien se queja de que los deportistas ganan demasiado dinero. Pero hay razones fundamentales que justifican los sueldos, que en muchos casos millonarios.

Por un lado tenemos las razones económicas. El deporte, al igual que todo, es un negocio, y si un empleador le paga a su empleado una cantidad de dinero es porque le sale a cuenta, es decir, que el empleado produce ese dinero y más (claro, siempre se puede argumentar que hay equipos con pérdidas, pero esos son la excepción).

Además de eso, los jugadores de mayor nivel, como es el caso del golfista Tiger Woods, obtienen inmensas cantidades de dinero gracias a contratos de publicidad. Una vez más, los que pagan deben responder ante sus accionistas, con lo que si invierten ese dinero en deporte, es porque les produce un beneficio superior al coste.

Otro tipo de razones en las que estoy más interesado son las compensatorias, y no me refiero a lo que vale su trabajo.

Todo el mundo recomienda que los niños practiquen deportes. Muchos destacan, pero la mayoría no pasan de ser promesas. Llegar y mantenerse al nivel que les permiten ganar esas inaceptables sumas de dinero requieren grandes dosis de esfuerzo y dedicación, renunciar a muchas cosas que los demás consideramos imprescindibles. Un día llegan a ser estrellas. El público los admira y se identifica con ellos. Las marcas quieren asociarse con ese éxito, y les pagan grandes contratos publicitarios. La grandeza de esos deportistas va más allá del deporte. Asociamos con ellos las virtudes que nosotros no somos capaces de cumplir.  Su aura sobrehumana crece, y con ella sus contratos publicitarios.

Un día descubrimos un desliz, una muestra de que a pesar de su grandeza deportiva, ellos son también humanos, con sus debilidades y sus miserias, y nos horrorizamos ante el pensamiento de que no son perfectos. Como con Tiger Woods, quien al parecer tenía un elenco de amantes, o como John Terry, capitán del Chelsea FC y de la selección inglesa de fútbol, quien se puso demasiado cariñoso con la ex-novia de un compañero de equipo.

De repente, sus talentos deportivos son secundarios, comparados con el horror de la traición. La traición de la admiración que procesamos por ellos. Ya dicen que la linea que separa el Amor del Odio es muy fina. Y también dicen aquello de “más dura será la caida”. Los periódicos cuentan regalan todo lujo de detalles que nosotros devoramos con morbosa felicidad. Los aficionados les giran la espalda, los equipos no quieren vincular su marca con ellos. Las marcas que les pagaban los contratos publicitarios no quieren manchar su imagen con la mala reputación de ese indeseable. El deportista pierde todos sus contratos, su vida profesional, para la que había hecho tantos esfuerzos se ve truncada antes de tiempo, y allá donde vaya, para siempre, le acompañará el estigma de su vergüenza, y nosotros, los que los elevamos al Olimpo de los Dioses, disfrutaremos de su ocaso.

No crees que hay que pagarles por tanta diversión como nos ofrecen?

Palabras útiles en inglés (de negocios): Efficiency

Alguna vez te han acusado de practicar la “Ley del Mínimo Esfuerzo”? Alguna vez te han dicho que un poco de esfuerzo no hizo daño a nadie? Hay una palabra que te va a ir de perlas para contrarrestar estos ataques malintencionados. Y encima te va a hacer parecer un businesman (o busineswoman, que también se puede usar). Efficiency.

Cuando estaba en la escuela había una profesora que se empeñaba en hacernos escribir frases del tipo “Escribe un ejemplo de complemento directo”. Nosotros escribíamos “Juan compra caramelos”. La profesora siempre acababa espetándonos “La Ley del Mínimo Esfuerzo”. Lo decía porque no podía negar que el ejemplo era correcto, pero ella deseaba que la frase tuviera algo más que lo mínimo imprescindible. Yo, que siempre he querido caer bien a los profesores me esforzaba mucho más: “Juan compra muchos caramelos”.

Pase toda mi infancia con sentimiento de culpabilidad por el hecho de conseguir el resultado buscado con el mínimo esfuerzo posible, a fin de reducir el tiempo dedicado a los ejercicios y poder ir a jugar, a ver la TV o charlar con el compañero. Eso fue hasta que un día un profesor universitario abrió las puertas del saber.

Mientras nos explicaba los fundamentos de la Economía, nos definió un término originalmente en inglés, que cambió mi forma de ver el Mundo. Eficiencia (Efficiency): Conseguir el máximo resultado utilizando los mínimos recursos posibles. Y qué es eso sinó la famosa “Ley del Mínimo Esfuerzo”? Ah! pero hay una gran diferencia. Mientras que la Ley es un término peyorativo, “Eficiencia” tiene ese halo de invencibilidad que tienen las palabras que se repiten hasta la saciedad en la literatura de negocios. Si lees cualquier libro de negocios que se precie, al estilo de “Lo que todo manager debe saber”, “El código del emprendedor” o “la mente de los grandes empresarios” por decir unos nombres al azar, verás que “Eficiencia está en todas partes”. Incluso hay multitud de libros en los que la palabra está hasta en el título, lo que lo hace un libro interesantísimo automáticamente.

Los múltiples usos de la palabra son evidentes. Si alguien te espeta lo de la famosa Ley, o que eres incapaz de hacer más de lo que se te pide, o simplemente te atizan con que eres un gandul, puedes responder con gran aire de dignidad que no eres un gandul, sino que eres “eficiente”. “I am being efficient”. Y el que se atreva a contradecirte, simplemente estará poniendo en evidencia su escaso conocimiento de business.

La próxima semana, Palabras útiles en inglés de negocios: Action.

Más frases, palabras y expresiones informales para el día a día en inglés pinchando en el link.

Yahoo vs Microsoft y la Condesa Descalza

Yahoo! ha recibido una oferta de compra por parte de Microsoft. Todo el mundo apostaba a que la oferta sería aceptada, hasta que Yahoo! la rechazó. Al parecer no todo es dinero en el mundo de los negocios.

Microsoft es un fracaso en Internet. Al principio lo rechazaron como una cosa pasajera; desde entonces van a contrapié. El único éxito incuestionable es Hotmail (acierto en la adquisición e implementación). Del resto de intentos, ninguno ha llegado a justificar el dinero invertido, y eso les preocupa porque ya se han dado cuenta que Internet es fundamental en el mundo de los ordenadores, y que Google está amenazando con hacer la competencia al procesador de textos, la hoja de cálculo e incluso el mismísimo sistema operativo, pero todo gratis, online. Los de Microsoft ya hace tiempo que se han dado cuenta de que hay que hacer algo.

Por otro lado Yahoo! es uno de los pioneros en Internet, uno de los primeros que consiguieron tener beneficios, y tiene un número de visitas que Microsoft no puede ni soñar. Pero a Yahoo! siempre se le ha reprochado que le falta estrategia empresarial, que trata de jugar en todos los frentes sin ser campeón en ninguno, al contrario que Google, que tiene una estrategia consistente y exitosa. Recientemente Jerry Yang, uno de los fundadores, fue contratado para dar una nueva dirección a la empresa. Uno de sus primeros anuncios fue que iban a despedir a 1000 trabajadores. Todos los medios reflejaron la noticia no como un signo de que en Yahoo se han puesto manos al trabajo, sino un indicio de que las cosas van mal.

Y aquí es donde Microsoft, que estaba esperando entre bastidores la ocasión propicia, ha saltado al escenario con una oferta para comprar Yahoo! a un precio 65% más elevado que lo que vale la compañía en Bolsa. Yahoo!, en vez de hacer una sonrisita y meterse el dinero en el bolsillo, ha rechazado la oferta. Las razones parecen ser que Yang tiene muchas esperanzas puestas en un nuevo proyecto de publicidad que ofrecería anuncios relacionados con los intereses de la persona visitando una página web; como hace Google pero mejor. Además están preparando otro proyecto para fusionar el correo electrónico con redes sociales y ponerlo todo en el teléfono móvil. Sin mencionar que su portal es el más visitado y que algunos de sus productos como Flickr, delicious o Answers son referencias en Internet. Todo parece indicar que en Yahoo! tienen la sensación de que es Microsoft quien necesita la adquisición, no ellos. Y aparte de eso, a pesar de que han tenido algunos acuerdos, Microsoft no les cae muy bien.

Pero Microsoft no va a aceptar un no como respuesta. Parece ser que están tramando un plan para cambiar la cúpula directiva de Yahoo! y poner una nueva que apruebe la venta. El fin de la historia sólo puede ser que Microsft se salga con la suya. Nada ni nadie puede ponerse entre ellos y sus planes. Y eso es precisamente lo que les ha ganado esa imagen de prepotencia. Es lo que genera el rechazo a sus productos en Internet. Y en el fondo, es lo que ha hecho que Yahoo!, al recibir una oferta de ellos, no haya ni considerado decir que si.

Me recuerda un poco a la película “La Condesa Descalza” donde un millonario hombre de negocios sin escrúpulos trata de utilizar a la bellísima Ava Gardner para que le de el glamour que a él le falta. Ella accede a que la gente le vea con él, pero sólo como amigos. Cuando el millonario le pide que además le de amor, ella le rechaza, con lo que él responde obligándola a que le ame. El dinero puede comprar todo, excepto el amor. Curiosamente Microsoft sigue sin entenderlo, cosa que le asegura seguir siendo visto como “el malo” en todos los negocios que intente. Ya ves, que el mundo de los negocios no es tan frío como parece.

Sólo espero que si Yahoo! se decana por alguna alternativa, primero se aseguren de que esa alternativa no ha estado en la guerra (guiño para los que hayan visto la película, y si no eres uno de ellos, ya tardas).

Palabras útiles en inglés: "Benchmark"

Si eres de los que todavía va por ahí utilizando la palabra “comparar”, necesitas este post, sin duda.

La situación es muy común: estás en el trabajo, en la universidad, en el curso de lo que sea y tienes unos resultados. Cómo vas a saber si esos resultados son buenos o malos. Con tu bien aprendida teoría de negocios sueltas algo del tipo “debemos comparar estos resultados con los de la competencia a fin de situar nuestro rendimiento en el contexto del negocio”. Ah no! Eso es para otros, no para ti. Tu estás intentando demostrar que controlas la situación, y con semejante frase lo único que controlas es la risa.

Lo que debes decir es “ahora debemos hacer el benchmarking”. Eso si es una frase.

Frases del tipo “vistos estos resultados, con quien nos comparamos a fin de tener un referente sobre nuestro rendimiento” son un pasaporte a la habitación de los insípidos. Pero si dices algo del tipo “cual es nuestro benchmark?”, ah amigo mío, eso ya es otro cantar. Esa frase tiene porte, tiene clase, estás demostrando un sabio uso del vocabulario de negocios. Tras eso ya lo has dicho todo. Tu aura de invencibilidad se ha incrementado. Ahora es el turno de los demás de ponerse al nivel.

Más frases, palabras y expresiones informales para el día a día en inglés pinchando en el link.

Su llamada es importante para nosotros

Una de las cosas que haces cuando te mudas es hacer un montón de llamadas telefónicas: para dar de alta el teléfono, para poner la luz a tu nombre, el agua, para decirle a todo el mundo que te envía facturas que te has mudado… Internet ha solucionado algunos de estos casos, pero todavía hay muchos en los que sabes que vas a poder disfrutar de una larga espera amenizada por alguna de las inolvidables melodias con la calidad de sonido de esos transistores con los que el abuelo acostumbraba a escuchar el fútbol de los domingos. Pues bien, algún desalmado ha decidido que eso no es un placer, y que se puede evitar.

Lo primero que escuchas después de marcar el número es: “Todos nuestros operadores están ocupados en estos momentos”. La voz te dice que tu llamada ha sido puesta en la cola y que será atendida a la mayor brevedad y te conectan una música. Esto lo hacen a propósito. Si hay algún operador libre te dejan con la música unos segunodos a fin de relajarte del duro día. Como los “minutos musicales” que poníanen la TV hace años.

La música dura 20 segundos tras lo que entra en un eterno búcle de repeticiones. A destacar el sonido “retro”, como si fuera salida de un transistor o un viejo gramófono. Entonces puedes jugar a descubrir quien es el compositor, y a menudo acabas tarareándola alegremente. Lo que si que no entiendo es cuando te ponen la música de sus anuncios. Nadie estudia psicología ahí? Si el perro de Pavlov empezaba a salivar al oir la campana, a mi me entran ganas de colgar el teléfono cada vez que escucho la música de nuevo en la TV. Y eso que cuando veo la TV no tengo un teléfono a mano para poder colgar.

En algunos casos interrumpen la audición con una frase del tipo “Su llamada es importante para nosotros”. Ese es un detalle importante, ya que impideque creas que les da completamente igual contestar o no, con lo cual te sientes mucho más querido. Hay quien cree que eso es recochineo. Nada de nada. Yo siempre me siento reconfortado. Y cuanto más a menudo lo dicen, más reconfortado.

Pero he aquí que tratando de dar de alta mi nuevo número de teléfono (paso imprescindible para poder trasladar mi ADSL, que va a tardar entre 7 y 10 días de nada) al llamar me salío como siempre la voz con lo de “Todos nuestros operadores están ocupados”. Peor luego me dijo que podía escojer entre esperar o que me devolvieran la llamada cuando el primer operador quedara libre. Cómo? Por curiosidad seguí las instrucciones, colgué y seguí haciendo mis cosas. Al cabo de un rato sonó el teléfono y al otro lado estaba el operador libre listo para solucionar mi alta y baja.

Hasta la fecha no he experimentado nunca dicho servicio en España. No tengo idea de que nadie corte por lo sano la diversión.

Esta mañana he leido el el periódico gratuito City A.M. una entrevista con un directivo de Netcall, la compañía que da el servicio de devolver la llamada. El servicio se basa en que cuando alguien llama y no hay operadores libres la voz ofrece la opción de devolver la llamada. Si decides aceptar, Netcall se hace cargo de tu llamada, esperan por ti, y cuando el operador está libre le informan de que la llamada ha sido tomada por Netcall. Al mismo tiempo te llaman, te conectan con el operador y listos. Dicen que eso es servicio al cliente.

No hace falta decir que en adelante yo voy a optar por seguir esperando, y no aceptar el servicio. Afortunadamente hay pocas empresas que han contratado el servicio, pero aún así, la entrevista dice que durante el año pasado esperaron a que hubiera un operador libre por un total de 150 años. 150 años en que el público británico no se relajó o se hizo preguntas tan trascendentes como “Quien me regaló ese jarrón?”.

Qué es "Servicio al Cliente" (customer service)?

Servicio al Cliente es uno de esos conceptos que salen en todos los libros de Business con los que los futuros Managers se empapan de palabras anglosajonas que describen conceptos que siempre han existido en los negocios y que tienen una forma simple de ser descritas en castellano, pero que si se dicen en inglés son conceptos revolucionarios que van a sacudir la performance del negocio. Mejor la denominaré “Customer Service“, no sea caso que alguien no se de cuenta de la importancia del tema que estamos tocando. Mostraré su uso con cuatro claros ejemplos que suceden una y otra vez en la ciudad de Londres (London para aquellos que han hecho un MBA).

Ir a la caja en el supermercado Sainsbury’s y que la persona que te atiende te mire a los ojos, sonría y te pregunte cómo estás es “Customer Service

Ir a la caja en el supermercado Tesco y que la persona que te atiende ni te mire y te diga el precio con el mismo tono metálico que las nuevas cajas electrónicas es falta de “Customer Service” (Lack of Customer Service).

Ir a la caja en una de estas pequeñas “tiendas de coveniencia” y que la persona que te atiende ni te mire, no se moleste en interrumpir la conversación que está teniendo con el tipo de al lado o por teléfono, que no te diga el precio sino que señale con un dedo la cantidad en la máquina y que cuando te marches no haya sido capaz ni de mirarte y tengas una fuerte impresión de que le has importunado con tu visita es “mala educación” (Bad Manners).

Ir a la caja en el supermercado Tesco de la zona de negocios de Londres y que la persona que te atiende te mire a los ojos, sonría y te pregunte cómo estás es “falta de respeto” (Cachondeing). Es que los Citymen merecen ser saludados y atendidos y los que compran en Hackney, Totenham, Ealing o Lewisham merecen ser tratados como ganado?