Las casas iceberg de Londres

Supongamos que tienes una casa y quieres ampliarla, pero las regulaciones te impiden ampliarla en el jardín o añadirle más pisos. ¿Qué opción te queda? La única opción es añadir sótanos.

Es habitual en las grandes ciudades que las casas de lujo sean áticos donde la gente con dinero vive por encima del ruido urbano, con vistas hacia el horizonte. Londres es distinto. El verdadero lujo en Londres es una casa con jardín. Nada de vistas espectaculares, a no ser que por vista espectacular entiendas un césped bien cortado y un cerezo en flor.

Las casas con jardín en Londres son de hecho muy abundantes. Pero claro, tratándose de una ciudad, sus dimensiones tienden a ser reducidas. Así que la gente con dinero, los que se pueden permitir lujos, están encantados de tener su casa con jardín y a la vez estar cerca del centro. Y ya puestos, también quieren tener salas multimedia ideales, baños de infarto, gimnasios, y hasta piscinas.

Es habitual hacer una pequeña extensión de la casa en el jardín, y también convertir el espacio bajo el típico techo inclinado en una habitación extra. Pero una vez hecho eso las opciones son limitadas. Las regulaciones en Londres limitan añadir nuevos pisos para habilitar todos esos lujos, especialmente en las calles de interés histórico, donde precisamente están esas casas. Así que si no se puede construir hacia arriba, lo único que queda es construir hacia abajo.

Hace ya un tiempo que la moda en la zona Oeste de Londres es construir sótanos. Y no sólo uno: a veces son más. Por eso se le ha llamado “casas iceberg“, porque hay más bajo la superficie que sobre ella.

Hurgando en el sótano

Hace un tres o cuatro años las quejas se multiplicaron y los casos llegaron a la televisión, ya que los vecinos se quejaban de los camiones llegando para las obras, o de los efectos de convertir el subsuelo en hormigón, ya que el agua de la lluvia no tiene donde escapar, provocando inundaciones.

Desde entonces los barrios han puesto algunas limitaciones, y el tema sigue apareciendo aquí y allá en los medios pero como todo la presión mediática se ha reducido. Pero la actividad de las excavadoras continua, y las casas iceberg se han convertido ya en un elemento más del folklore londinense.

Cómo cruzar la calle en Londres

Cruzar la calle es algo muy sencillo. Eso es lo que dice el sentido común. Pero en Londres las cosas a veces no son tan sencillas como uno piensa.

Para cruzar la calle, lo único que tienes que hacer es llegar a la esquina y cruzar por el paso especialmente señalizado. Si es que hay uno. En Londres hay muchas esquinas que simplemente no tienen paso de peatones. Así que o te vas andando a buscar el paso más cercano o, teniendo en cuenta que en esta ciudad los coches tienen prioridad, cruzas cuando puedes y te juegas la vida (y esto no es una exageración).

Cross

Para muestra esta fotografía que muestra una isleta para peatones. ¿Significa que puedes cruzar la calle por ahí? Si, puedes cruzar la calle, pero si viene un vehículo no tiene ninguna obligación de parar o de respetar tu integridad física. Para lo que al vehículo respecta tu estás en medio de la calle, y lo haces por tu cuenta y riesgo.

Antes de seguir hay que recordar que en Londres los coches circulan por la parte izquierda de la calzada, y eso añade una complicación al cruce. Por eso el ayuntamiento ha tenido a bien poner un recordatorio para los despistados. La otra complicación es que la mayoría de calles en Londres son de doble sentido.

Look Right

El mejor y más sencillo de los pasos de peatones es el típico paso de zebra.

pedestrian

El paso de zebra viene acompañado por una lámapra a cada lado de la calle que produce luz intermitentemente. Cuando te acercas los coches se detienen de inmediato. No es que los conductores aquí sean extremadamente educados, es la ley: no detenerse si un peatón está cruzando un paso con lámparas es multa. De hecho no hace falta ni que estés cruzando. Con que parezca remotamente que vas a cruzar tienen que parar. Supongo que ya te estás imaginando la de posibilidades que eso ofrece si estás en plan graciosillo. Pero si intentas cruzar en cualquier otro sitio, como la isleta de arriba, te van a pasar por encima. No lo dudes.

Otro tipo es el semáforo de toda la vida, con el señor rojo y el señor verde.

Green Man

Como decía más arriba la mayoría de calles son de doble sentido, y si la calle es lo suficientemente importante como para tener un semáforo, seguro que es de doble sentido. Aquí el semáforo no se pone verde para los peatones mientras los vehículos circulan en paralelo. Los peatones cruzan sólo cuando todo el tráfico está detenido. Así que tienes que esperar a que circulen los que van a través, los que van en paralelo, los que giran a la derecha, los que giran a la izquierda, y luego les toca a los peatones. Pero sólo por unos segundos. En Londres el semáforo de peatones dura tan poco, que si no empiezas a cruzar justo cuando se pone verde, no vas a tener tiempo de llegar al otro lado.

La novedad estos días es que se están instalando contadores por toda la ciudad, de manera que sabes exáctamente cuanto tiempo te queda para cruzar.

Countdown

Para hacerlo todo más complicado en todos los semáforos hay un botón. Los que somos de fuera pensamos que esos botones no hacen nada, porque lo aprietas y aún así tienes que esperar. Pero la verdad es que si no lo aprietas el semáforo va a saltarse el turno de los peatones, y te vas a quedar ahí con cara de “la verdad es que no tengo tanta prisa”.

Wait

Hay otro tipo de semáforo, el llamado “pelícano”. ¿Qué hace el semáforo pelícano? Pues en cuanto lo aprietas, de inmediato se pone rojo para los vehículos. Pero te va a costar encontrar alguno. De estos hay muy pocos.

Existe un proyecto innovador para poner cámaras en los semáforos de peatones. En este caso no es “para nuestra seguridad” como las innumerables CCTV. Se trata de cámaras que van a contar cuánta gente hay esperando en el semáforo, y en base a eso va a calcular la duración del semáforo de peatones para que todos puedan cruzar.

Aunque conociendo cómo se las juegan los semáforos de Londres, mucho me temo las cámaras lo que van a hacer va a ser esperar a que haya un numero suficiente de gente esperando para ponerse verde, por mucho que aprietes el botón. Así que si estas sólo esperando más vale que te muevas rápido para que la cámara piense que hay muchos. O si no se te va a hacer de noche esperando a que aparezca el señor verde.

Vivienda turística en Londres, la moda del consumo colaborativo

La tecnología ha dado nuevas oportunidades a los turistas para disfrutar de sus viajes. Y Londres está a punto de ponerse a la cabeza del la revolución del consumo colaborativo en el sector del alojamiento.

En inglés lo llaman “Sharing Economy”, que se traduce algo así como “Consumo Colaborativo” (tengo mis dudas sobre la traducción, pero si lo dice la Wikipedia será verdad) y es el tema de moda en los negocios. Significa que ahora gracias a las nuevas tecnologías un individuo como tu y como yo puede compartir su casa, su coche o su tiempo a cambio de una donación.

Probablemente el ejemplo más conocido es Uber, una plataforma digital que pone en contacto gente que quiere ir de un sitio a otro de la ciudad con gente que está dispuesta a usar su coche para llevarlos.

Si hablamos de innovación y del uso de nuevas tecnologías, el sector del turismo siempre ha estado a la cabeza. Los inicios del comercio electrónico fueron billetes de avión. Mi primera compra online fue efectivamente un viaje de Easyjet. Precisamente Easyjet fue una de las pioneras del “low cost”, un modelo que nació en el sector de viajes y se ha expandido a todos los sectores, incluso la banca. Ese fue el inicio del “independent travel” o “turismo independiente”, en que en vez de ir a una agencia de viajes y comprar uno de los paquetes en oferta, diseñas tu propio viaje contratando aviones, alojamiento, excursiones, comida, etc., normalmente utilizando Internet.

La evolución del “turismo independiente” es el  “Social Travel” (a saber cómo deben traducir esto los expertos). Porque una parte de los turistas no se conforman con viajar a un país y seguir las rutas turísticas como unos lemmings cualquiera. Lo que quieren es experimentar la cultura local como los nativos.

El papel de la “Economía colaborativa” es importante para el “Social Travel”. Pongamos que vas a ir a Londres de vacaciones. En vez de ir a un hotel puedes utilizar plataformas de alojamiento online como la europea Wimdu para vivir en una casa o apartamento local. Y además te ahorras algo de dinero porque esta oferta es más barata que un hotel.

Y ahí está el problema. Porque los profesionales y las autoridades ven como se les escapan ingresos. De nuevo Uber me viene a la cabeza, con taxistas en todo el mundo presionando a los gobiernos para que prohíban la aplicación.

En Londres los taxistas bloquearon todo el centro de Londres como protesta. En el caso del alojamiento hay quien dice que las viviendas particulares no cumplen con las regulaciones turísticas, que pueden hacer subir los precios de la vivienda en la ciudad, que los huéspedes hacen mucho ruido. Los malpensados dicen que las autoridades no ven esta práctica con buenos ojos porque no pueden cobrar los impuestos al turismo, y los hoteles porque se les escapa el monopolio. Así que por una razón u otra la mayoría de grandes destinos turísticos están haciendo leyes en contra. Pero no en Londres.

El parlamento británico  está apunto de aprobar una ley que no sólo dará un marco legal para aquellos que decidan ofrecer compartir su casa con los turistas, sino que animará a los ciudadanos a que lo hagan. Así que en Londres tienes garantizado tu alojamiento al estilo “Social Travel”. Y si quieres aprender cómo ser un londinense, nada como las secciones Que Hacer en Londres y Cultura Inglesa para que tu inmersión cultural sea total.

¿Hay demasiados rascacielos en Londres?

Uno de los nuevos temas de conversación en Londres son los rascacielos. Hay quienes opinan que se están construyendo demasiados. Y que además son feos. ¿Tienen razón?

En Marzo de 2013 el crítico de arquitectura del Financial Times publicó un artículo en el que criticaba los nuevos rascacielos de Londres. Decía que muchos de los nuevos rascacielos están diseñados por los despachos de arquitectos famosos (Foster, Rogers, Piano…), sin dar oportunidades a los nuevos talentos. Y que muchos otros simplemente no están a la altura de la calidad de edificios de su entorno.

Uno de los ejemplos son los dos rascacielos en construcción en la orilla sur del puente de Embankment, de los que ya hablé aquí. Su conclusión era que los nuevos rascacielos están dañando el “skyline” de Londres, robándole su personalidad.

Hace unos días alguien descubrió que en estos momentos hay 230 “torres” de entre 20 y 60 pisos en construcción o con permiso de construcción, unas torres que van a cambiar el perfil de Londres para siempre. Si viajas a Londres verás que la ciudad está llena de grúas de construcción. Rápidamente más de 80 personas influyentes se han reunido quejándose que los ciudadanos no han sido consultados sobre sobre algo que puede cambiar la personalidad de la ciudad.

Pero esta afición a los edificios altos es nueva en Londres. De hecho en los años 80 se construyeron bastantes torres, muchas ellas de vivienda de protección social, como la que ves abajo. Podríamos decir los londinenses no quedaron impresionados con los resultados.

Las autoridades, como si de un péndulo se tratara, se fueran al extremo opuesto, y por muchos años rechazaron casi todas las propuestas de torres.

Tower 42

El cambio de siglo significó un cambio en la actitud de las autoridades. Por muchos años la torre Natwest, que ahora se llama “Tower 42” era el único rascacielos en la City. En 2003 concluyó la construcción de 30 St Mary Axe, conocido como el “Gherkin” (pepinillo). En los últimos 10 años la City se ha llenado de rascacielos, y ahora parece que el resto de Londres va a seguir el ejemplo, algo que está tocando algunas sensibilidades.

Shard

¿Cómo escoger cuáles son buenos y cuáles no. Hay quien opina que el Shard es bellísimo, mientras que otros no pueden mirarlo sin hacer una mueca de disgusto. ¿Y cómo sabemos que un edificio que hoy nos parece feo, dentro de 20 años no va a ser considerado una obra maestra, como pasó con el edificio Lloyds?

Lloyd's

Durante muchos años Londres ha criticado a París por su conservacionismo arquitectónico. Se dice que Londres es innovador, y eso se refleja en su arquitectura cambiante y arriesgada. ¿Se va a volver Londres contra su su propia esencia?

¿Y tu que opinas? ¿Hay demasiados rascacielos en Londres?

Cuánto cuesta una casa en Londres

El precio medio de una vivienda en Londres es 450.000 libras. ¿Te parece mucho dinero? De hecho es mucho dinero. Pero claro, eso es de media, y ya sabemos que las estadísticas pueden conducir a error. Entremos en detalles.

El pasado mes de Diciembre de 2013 el precio medio de la vivienda en el Reino Unido llegó a la simbólica cifra de 250.000 libras, según la Oficina Nacional de Estadísticas. Un cuarto de millón. La prensa lo recogió con algunos artículos.

Lo que esa cifra esconde es que el precio medio de una vivienda en Londres es 450.000 libras. Casi medio millón. Si habías escuchado alguna vez que en Londres todo es más caro, aquí tienes la prueba. De hecho hace unos días estaba viendo un programa de TV en el que mostraban una casa adosada de tres habitaciones en Belfast por menos de 200.000 libras. Por ese precio en Londres te puedes comprar una vivienda donde para ir de la cocina al baño no hace falta más que dar media vuelta. Es lo que tienen los precios medios. Veamos por ejemplo los precios medios por región.

Como puedes ver en el gráfico los precios en Londres son estratosféricos comparados con el resto del país. Aquí puedes ver cómo se han disparado en cuestión de unos pocos años.

 

Y si la cosa sigue así (y nada indica que vaya a cambiar) en unos pocos meses el precio medio de la vivienda en Londres será medio millón de Libras.

Todo eso son precios medios, y evidentemente las grandes mansiones en Chelsea suben el precio medio. Pero yo te puedo asegurar que por menos de 300.000 libras no vas a encontrar una vivienda de dos habitaciones. Aquí tienes los precios medios por tipo de vivienda en Londres (este gráfico no es de Diciembre 2012 sino del año entero, por eso el promedio está por debajo de 450.000 libras).

El precio de la vivienda es uno de los temas estrella en Londres últimamente, y el gobierno, siempre atento a las necesidades del ciudadano, ha puesto una solución: hipotecas parcialmente garantizadas.

Significa que si encuentras una casa que te gusta pero no puedes permitirte el 20% de entrada que el banco te pide para concederte una hipoteca, el gobierno te la garantiza, con lo que sólo hace falta que aportes un 5%. Así ahora todo el mundo puede ofrecer más dinero.

Inexplicablemente la solución no ha funcionado y los precios siguen disparados.

Así que hay un montón de gente dando su opinión de por qué los precios están tan altos.

Unos dicen que es porque millonarios extranjeros están comprando vivienda en Londres, presionando los precios al alza. El alcalde de Londres se ha sumado a este grupo, curiosamente anunciándolo en un discurso en el MIPIM de Cannes, la feria de inversión inmobiliaria más importante del mundo donde ha ido a promocionar Londres como destino de inversión inmobiliaria.

Como no podría ser de otra manera, un determinado grupo de gente, los de siempre, le han echado la culpa a la inmigración, porque parece que echarle la culpa a los que vienen “a quitarnos el trabajo” siempre tiene buena audiencia. Su solución es, evidentemente, echar a los extranjeros.

Otros dicen que Londres es una ciudad poco densa. En los suburbios la mayoría de casas son como mucho de tres pisos. Dicen que hay que construir unos cuantos pisos más para aumentar la densidad, como en las ciudades del continente.

El partido laborista ha propuesto construir ciudades-jardín en los alrededores de Londres. Y también las infraestructuras que necesitarían. Es una buena idea, teniendo en cuenta que nos sobra el dinero.

Los capitalistas más recalcitrantes han encontrado a su culpable en la regulación. Porque Londres está rodeado de el “green belt”, el cinturón verde. Se trata de una zona no urbanizable para evitar que Londres se expanda como una mancha de aceite. Y ellos precisamente proponen abolir la green belt, para que Londres pueda expandirse.

Y todos tienen razón. Algunos más que otros. Pero ¿nos vamos a poner de acuerdo en quien? Y de mientras los precios siguen subiendo. ¿Alguien ha dicho medio millón?

 

 

Resumen de 2013 en Londres

Pues se acabó 2013. Así como quien no quiere la cosa nos hemos plantado en 2014. Y la pregunta es, ¿qué nos ha dejado 2013 en Londres?

SG1S5710

En el tema político la cosa ha estado calentita con el tema de la independencia. Que si el gobierno quiere hacer un referendum para salir de la UE, que si los escoceses van a hacer uno para salir del Reino Unido pero quieren quedarse en la UE. Y aquí nadie se aclara si lo de la UE es bueno o no.

Tristemente el tema de la inmigración se ha metido en la agenda política, y en el Reino Unido, que acostumbraba a ser uno de los países más abiertos a la inmigración, parece que a los inmigrantes ya no nos quieren.

Pero claro, en el tema político nada puede superar este año a la muerte de Margaret Thatcher, una bruja para unos, una luchadora por la libertad para otros, la encarnación del Mal, la salvadora del Reino Unido. Hay opiniones para todos los gustos, pero lo que es innegable es que no ha dejado a nadie indiferente.

En el tema económico los banqueros han recibido críticas una vez más. En este caso la Unión Europea quería limitarlos, y el gobierno británico se quedó solo defendiéndolos. Y un símbolo del Reino Unido ha sido privatizado: el Royal Mail, el servicio público de correos, que ahora es privado.

Una de las personalidades mundiales de este año ha sido el nuevo Papa Francisco, pero la Iglesia Anglicna también tiene su nuevo “papa”, es decir que este año hemos tenido nuevo Arzobispo de Canterbury.

Y ya que estamos de religión, un evento que es casi un milagro es que un británico ganara Wimbledon después de 77 años. Andy Murray ganó el torneo de tenis más famoso del mundo.

La familia Real británica sigue con su protagonismo. Si el año pasado fueron las celebraciones de los 60 años de la Reina en el trono, y el anterior la boda de los prínicpes, este año ha sido el nacimiento del nacimiento del primer bisnieto de la Reina, nada menos que un varón, que no podía llamarse de otra manera que George.

En lo que respecta a Londres el metro, popularmente llamado “tube” cumplió 150 años, que se dice pronto. Y otro símbolo, la Battersea Power Station, va a dejar de ser una ruina para convertirse en un gran proyecto inmobiliario.

Y termino este repaso del año con dos artículos con fotos de Londres. Uno con la nevada de Enero, y otra con fotos típicas de Londres difuminados por la niebla.

Te deseo lo mejor para este nuevo año 2014.

Londres quiere un jardín puente sobre el Támesis

El nuevo proyecto en boca de todos en Londres es un puente-jardín, al estilo de la High Way de Nueva York. ¿Idea genial o idea absurda?

El alcalde de Londres Boris Johnson está promocionando una nueva idea: un puente sobre el río Támesis que sea un jardín. O un jardín que sea un puente, como quieras verlo. Y se ha buscado para diseñarlo nada menos que al diseñador del pebetero olímpico.

El puente en cuestión iría desde el Southbank hasta Temple, y estaría entre los puentes de Waterloo y Blackfriars. Pero no sería un puente como los demás. Un puente sirve para ir de un lado a otro. Es un lugar de paso. Este puente sería un destino. Dicen los promotores que estaría diseñado para hacer que la gente se parara a charlar.

La inspiración para el puente es la High Way de Nueva York. La High Way es una vía de tren en desuso que ha sido reconvertida en un jardín elevado y que ha recibido todo tipo de elogios.

Para una ciudad original e innovadora como Londres, ir copiando ideas de otros no parece la mejor política. De hecho algunas gentes en Londres hace ya tiempo que andan buscando crear la High Way de Londres. Y la verdad es que no faltan opciones porque hay multitud de pasos elevados abandonados, y muchas otras obras de infraestructura que están esperando a que alguien les de un nuevo uso. El viaducto en Shoreditch parecía que tenía las mejores posibilidades. Y al final ha sido un puente de nueva construcción. La esencia de la High Way es precisamente recuperar para la vida ciudadana un espacio abandonado, no crear uno nuevo desde cero. Pero ahí está la clave, Londres no puede simplemente copiar.

El puente costará la nada despreciable cantidad de £150 millones de libras. La semana pasada en su presupuesto de Otoño el Chancelor George Osborne dijo que el Estado colaborará con £30 millones de libras para su construcción. Seguro que la gente en el Norte y el Oeste de Inglaterra estarán encantados de colaborar con gasto público a que Londres tenga un puente-jardín. Y los londinenses estarán contentos de que el alcalde le pida 30 millones de libras al gobierno para construir un puente que no es un puente teniendo en cuenta que este mismo año el alcalde ha ordenado el cierre de parques de bomberos, comisarias de policía y todas las taquillas del metro, para reducir costes.

Lo cierto es que el puente, si se construye, quedará de lo más bonito. Eso si, espero que los árboles sean bien altos y que construyan buenos parapetos contra el viento porque en Invierno, en pleno corredor del Támesis lo último que se te ocurre es pararte a charlar.

¿Crees que es genial o absurdo? ¿Crees que es demasiado caro, o que las ventajas compensan? ¿Crees que es una burda copia o una demostración de originalidad? La autoridad del transporte de Londres ha abierto una consulta hasta el 20 de Diciembre de 2013, así que si vives en Londres y quieres opinar sobre el proyecto, puedes hacerlo aquí.

Y tanto si vives en Londres como si vienes de turismo o simplemente te encanta esta ciudad, también puedes opinar dejando un comentario en este mismísimo blog (ya se lo haré llegar a Boris). Un puente jardín sobre el Támesis: ¿genial o absurdo?

El nuevo aeropuerto de Londres (posiblemente)

Al parecer Londres necesita más pistas de aterrizaje. Lo que no está tan claro es dónde construirlas. ¿Expandir Heathrow o abandonar Heathrow?

Londres tiene cinco aeropuertos, sumando un total de seis pistas. Heathrow es el principal con dos pistas, y está siendo usado al máximo de su capacidad, con aviones aterrizando cada tres minutos. El segundo es Gatwick con una pista, y muy poca capacidad sobrante. El City Airport tiene una pista más corta que sólo permite aviones pequeños. En el Norte están Stansted y Luton, que no son muy adecuados para llegar al centro de Londres por estar lejos y tener conexiones de transporte público lentas.

Las noticias llevan ya un tiempo diciendo que el Reino Unido está perdiendo dinero porque no puede añadir nuevos vuelos a los países emergentes. El gobierno tomó este problema muy seriamente y pasó a la acción encargando en Septiembre de 2012 una comisión independiente para que a finales del verano de 2015 ofreciera una solución no vinculante. Esto no hubiera sido necesario si el proyecto de construir una nueva pista en el aeropuerto de Heathrow hubiese seguido adelante, pero esa era una decisión del gobierno laborista, y cuando el nuevo gobierno de coalición Conservador-Liberal llegó al parlamento eliminó el proyecto.

¿Qué tiene de malo construir más pistas en Heathrow?

Ir de paseo por Richmond o Windsor, poblaciones al Oeste de Londres, es una delicia. Y digo pasear porque con los precios actuales vivir es casi imposible. Por eso sorprende que en ese paisaje idílico de casitas inglesas con su jardín y sus árboles de repente te sorprenda un enorme avión volando tan bajo que casi puedes ver el color de los ojos del piloto. Durante muchos años las poblaciones cercanas a Heathrow se han quejado del ruido. De hecho hay incluso estudios que afirman que puede provocar enfermedades de corazón. La expansión de Heathrow parece tener dos enemigos: el partido Liberal y el alcalde de Londres Boris Johnson.

Expandir Heathrow parece la opción más lógica, pero no parece ser la opción más probable en estos momentos.

Otra opción es expandir Gatwick con una pista y quizás otra en Stansted. Esta opción también sería fácil porque aprovecharía las infrastructuras existentes. Pero tampoco parece una buena opción en estos momentos, porque lo que necesita Londres es un “Hub Airport”.

¿Qué es un “Hub Airport”?

Cuando tomas un vuelo de larga distancia, a no ser que estés cerca de un gran aeropuerto, es posible que tengas que hacer escala. O a veces es mejor hacer escala porque el precio sale más económico. Así que te importa poco si vas a hacer escala en Nueva York, Amsterdam, Paris o Singapur. Pero para los aeropuertos, convertirse en el lugar de escala significa mucho dinero. Esos aeropuertos son “hub”, algo así como nudos viarios. Londres quiere ser “hub” y para eso no se puede tener tres aeropuertos. Se necesita uno sólo con muchas pistas.

Boris’ Island

Si lo que hace falta es un aeropuerto “hub”, pero Heathrow está descartado, la única opción que queda es construir uno. Eso es lo que cree el alcalde Boris: un aeropuerto de seis pistas completamente nuevo en una isla artificial construida en el estuario del Támesis. Este aeropuerto costaría solamente 42.000 millones de libras y necesitaría además carreteras, ferrocarriles, puentes y toda la infraestructura. La prensa ya ha llamado a este proyecto “Boris’ Island”, la isla de Boris.

Con semejante “hub airport” Heathrow sería innecesario, por lo que sería desmantelado, solucionando los problemas de ruido en Londres y en su lugar se construiría un nuevo barrio residencial con nada menos que 300.000 viviendas.

De este modo Londres tendría un ultramodernos “hub airport”, Londres ganaría un montón de viviendas, su venta financiaría la construcción del nuevo aeropuerto, y el desmantelamiento de Heathrow solucionaría el problema de ruido. Negocio redondo.

Ahora sólo nos queda esperar a 2015 para ver qué recomienda la comisión. Pero claro, teniendo en cuenta que eso será después de las elecciones, y que todos los sondeos apuntan que los laboristas ganarán, igual tiran a la basura los resultados de la comisión y siguen adelante con el proyecto que el actual gobierno interrumpió.

¿Cual es la mejor solución?

Los futuros gigantes del sur del Támesis

Desde hace unos años la construcción de rascacielos se está poniendo de moda en la City de Londres. Y ahora parece que la moda se está extendiendo al sur de río donde están construyendo algo así como las “los guardianes de cristal”.

La razón por la que la City está llenita de rascacielos mientras que al otro lado del río son escasos no es solamente económica. La orilla sur del río Támesis a su paso por Londres es una zona de marismas con un lecho de barro y fácilmente inundable. Construir una torre que mereciera el título de “rascacielos” presentaba algún que otro problema de estabilidad.

Hasta ahora, porque aparte del Shard, dos nuevos rascacielos han sido aprobados. En este caso están flanqueando la parte sur del puente de Blackfriars.

El solar del lado Oeste ya ha sido vaciado y el trabajo de construcción ha empezado. Al lado Este, el proyecto que ha sido recientemente aprobado, hay una serie de edificios que podríamos llamar “de poco interés visual”.

Estos edificios van a acabar hecho añicos para dejar paso a la resplandeciente torre de cristal que van a construir en su lugar.

La torre de la derecha al Oeste de Blackfriars Bridge tendrá 50 pisos y llegará a los 170 metros de altura. La del Oeste se quedará en los 48 pisos. Este es el aspecto que van a tener.

Visto así, parece que las torres guarden el acceso al sur del río. Pero aunque esa va a ser la imagen más conocida, probablemente la imagen más impresionante sea viniendo del sur, llegando al puente. Los visitantes de la City se van a encontrar con dos gigantes de cristal (uno de ellos con barriguita cervecera) vigilando sus pasos. Será una versión moderna de las torres que flanqueaban la entrada a London Bridge, desde la que los amables soldados tiraban flechas o aceite caliente a aquellos visitantes que no les daban buenas vibraciones.

Aunque el gigante Oeste ya está en construcción, el gigante Este no empezará a construirse hasta 2015. Un Mundo Perplejo mantendrá información sobre estos gigantes, por si acaso esto de los rascacielos es tu tema.

Y si tienes curiosidad por ver la construcción, el aspecto que tiene hoy la zona o cualquier otra excusa que se te ocurra para visitar la ciudad de Londres, puedes echarle un vistazo a esta página en la que encontrarás hoteles y otro tipo de alojamiento. Porque Londres tiene muchos puentes, pero con el tiempo que hace aquí, dormir bajo uno de ellos puede que no sea la mejor de las ideas.

Battersea Power Station: un símbolo de Londres

La han llamado la “catedral eléctrica”, la “ruina gloriosa”. Pronto estos apodos van a estar fuera de lugar porque la Battersea Power Station, uno de los símbolos más imponentes de Londres, va a sufrir una transformación completa.

Sunset Battersea I

La Battersea Power Station no está restaurada con la delicadeza del Big Ben. No tiene las formas redondeadas y agradables del London Eye. Tampoco la elegancia de Saint Paul’s ni el reluciente cristal y acero de los rascacielos de la City.

La Battersea Power Plant es un monstruo de ladrillo (el mayor edificio de ladrillo de Europa) coronado por cuatro enormes chimeneas blancas que llegan a los 100 metros de altura. Se diseñó con una función como objetivo: producir energía con la quema de carbón.

Sunset Battersea II

Cuando se inauguró en 1930 tenía una gran sala de turbinas donde se producía la electricidad con una chimenea a cada extremo. En 1950 se duplicó la capacidad con un edificio idéntico adyacente, dándole sus cuatro chimeneas características y su enormidad visual.

Quizás sea su ladrillo típicamente londinense o la torpe elegancia de sus formas lo que le da un atractivo perverso. Uno de sus muchos apodos es la “Catedral Eléctrica”. Y no anda muy desencaminado.

Sunset Battersea III

En 1930 Chelsea ya era el acaudalado barrio que es hoy. Sus habitantes, haciendo uso de sus buenas influencias, hicieron ver al gobierno que semejante monstruo de ladrillo estropearía sus vistas del río. Así que el arquitecto Giles Gilbert Scott, que era algo así como un arquitecto superstar en aquel tiempo por haber diseñado la catedral de Liverpool, fue llamado a consultas y se le encargó embellecer el exterior, hacerlo más “catedralicio”, por así decirlo.

Y parece que el truco funcionó porque la estación eléctrica de Battersea se convirtió en un símbolo de Londres casi de inmediato.

Sunset Battersea IV

El grupo británico Pink Floyd la convirtió en un icono musical al aparecer en la portada de su disco “Animals”, publicado en 1977. Y esta es la más famosa de sus apariciones culturales, pero ni mucho menos la única.

Con semejantes honores, y ya siendo un símbolo de Londres, en 1980 se la declaró edificio protegido. Eso significa que es ilegal derrumbarlo y que cualquier modificación debe respetar su aspecto exterior. En 1983, hace 30 años, el gobierno decidió cerrar la planta.

Sunset Battersea V

¿Qué hacer con ella? No podían tirarla al suelo porque estaba protegida y la presión social sería enorme. Pero su estado de ruina era tan avanzado que nadie quería poner el dinero para renovarla. Y ahí estaba la “glorious ruin”, la ruina gloriosa, siguiendo su lento declive, testimonio de la incapacidad de la iniciativa pública y privada para tomar una decisión.

Sunset Battersea VI

Pero esto se acabó. Tras muchos proyectos frustrados, la empresa malaya cuyo proyecto ganó el concurso para renovar Battersea va a empezar las obras en Octubre de 2013.

Sunset Battersea VII

Battersea volverá a la actividad. El mismo nombre, el mismo aspecto exterior, pero ya no será la misma. Un pedazo de Londres que desaparece para siempre.

Nota: Este artículo iba a aparecer el 8 de Junio de 2013.