El Shard reflejado en la niebla

Falta muy poco para que el Shard, el edificio más alto de Europa, que se alza más de 300 metros por encima del Támesis, sea inaugurado. Las gruas han desaparecido y el exterior está ya terminado. Incluso antes de su inauguración es ya un símbolo de Londres. Y no es de extrañar. Es tan alto que su cabeza está casi siempre entre las nubes. Por la mañana el sol refleja en su cara Este. A veces, la combinación de sol y niebla crea imágenes espectaculares como estas.

Shard-001

Shard-002

Shard-003

Shard-004

MCM Comicon Londres 2012

Pocas ocasiones son tan importantes para el amante de los cómics y los videojuegos como cuando se viste de sus personaje favorito para reunirse con otros expertos en una convención. Es lo que popularmente se llama “Comicon”. Este fin de semana se celebró una en Londres, y allí estaba yo, cámara en mano, para captar el ambiente en primera persona.

Una de las principales características de Londres es la mezcla cultural. Se pueden encontrar los personajes más extraños, y nadie se para a mirar inquisitivamente o a apuntar con el dedo. Es algo de lo que hablamos a menudo en este blog. Mucha gente se siente atraída por ese aire de libertad individual. Este es el perfecto caldo de cultivo para organizar un “Comicon”, una convención de cómics. No vayamos a confundir esto con una feria o “exhibition”. La “exhibition” es donde una serie de empresas van a mostrar sus productos. La convención es donde los expertos o los “fans” van a reunirse.

MCM-Comicon_2012_London

Vista de la entrada, en un glorioso día de sol.

 

Uno de los puntos principales de estas “conventions” es que algunos de los asistentes se visten de su personaje favorito. Es lo que llaman “Cosplay”. En la parada de metro vi a una chica perfectamente caracterizada de un personaje de Anime. Lo sentí por ella porque en el tren se sentiría fuera de lugar. Cual fue mi sorpresa al entrar en el vagón y ver que los que iban vestidos en “Cosplay” ganaban por mayoría.

MCM-Comicon_2012_London-001

MCM-Comicon_2012_London-032

A Batman también le pesan los años

 

MCM-Comicon_2012_London-028

Incluso los más duros tiene derecho a un café.

 

Y eso era sólo el principio. Al llegar a Excel London, donde se celebraba el “Comicon” casi no había nadie vistiendo “normal”. Era como una inmensa fiesta de disfraces, pero con unos disfraces cuidados hasta el último detalle. Y además andaban por todas partes metidos totalmente en el personaje.

MCM-Comicon_2012_London-021

Este tipo medía por lo menos dos metros.

 

MCM-Comicon_2012_London-024

No falta ni un detalle

 

Mi zona favorita era donde los autores noveles y dibujantes mostraban al mundo sus talentos y sus mejores obras. El arte en cada uno de esos artistas era simplemente espectacular. Por cinco libras te hacían un retrato, pero uno de esos retratos de carboncillo que ves en la calle o una caricatura. Era un personaje de cómic a todo color, totalmente original. Daba ganas de contratarlos a todos para empezar una editorial. Pero me cuentan que el mundo del cómic no da para mucho. La mayoría de ellos eran estudiantes o lo compaginaban a duras penas con su “trabajo de día”. Superhéroes a su manera.

MCM-Comicon_2012_London-011

Impresionante lo que estos artistas pueden dibujar

 

MCM-Comicon_2012_London-010

Nuevos autores promocionando sus obras.

 

Admirando las caracterizaciones había algo que no podía evitar pensar: la mayoría de la gente en el Comicón no eran amantes de los gimnasios. La impresión es que su vida se desarrollaba en gran parte entre cuatro paredes.

MCM-Comicon_2012_London-006

Ni un sólo error. Tremendo.

 

MCM-Comicon_2012_London-013

De estos me llevé unos cuantos

Pero Comicón es su oportunidad para salir y mostrar orgullosamente su pasión. Lo que en otro ambiente sería objeto de burlas y bromas allí era objeto de admiración. En Comicón ser apasionado de los cómics y los videojuegos es “normal”.

MCM-Comicon_2012_London-004

Vista general.

 

MCM-Comicon_2012_London-003

¿Un soldado imperial y un Jedi hablando? Y Picachu parece estar metido en la pomada.

 

MCM-Comicon_2012_London-014

Había tanto que ver que casi llegaba a la saturación.

 

Uno no puede más que plantearse “qué es normal”. Sin duda en aquel ambiente un tipo en traje y corbata sería totalmente “anormal”. Aunque dudo que los que iban vestidos en cosplay lo miraran con ojos burlones o juzgándolo. Como es de esperar en un lugar con tantísima gente, me topé algunas veces con gente. Lo que me sorprendió es que su “sorry” no era como el de la City, era un “sorry” sincero. Les sabía mal haberme dado un golpe y querían disculparse. De verdad. Y cuando me paraba para dejar pasar a alguien, sus “thank yous” se notaban dichos con toda la intención.

MCM-Comicon_2012_London-027

Creo que me ha visto. Mejor me voy antes de que la cosa se ponga fea.

 

MCM-Comicon_2012_London-002

No importa lo que buscaras, seguro que estaba en algún sitio.

 

MCM-Comicon_2012_London-026

Estas dos muchachas parecían tener mucho éxito entre los expertos.

 

¿Será que tanto tiempo sintiéndose “anormal” les hace desarrollar un respeto especial por los otros? ¿Con qué derecho decide alguien lo que es “normal” y juzga en base a ello? ¿Y tu, eres normal?

MCM-Comicon_2012_London-030

Una caracterización así no se consigue en 20 minutos.

 

Si quieres ver más, algunas fotos se han quedado en el tintero. Aquí las tienes todas: Fotos MCM Comicon London 2012

Irse a la Cochinchina, la actitud ideal para los negocios

Para decir que algo está muy lejos se dice popularmente que está “en la Cochinchina”. Cuando me planteé este viaje quería irme lejos de la rutina diaria, así que la Cochinchina me pareció un buen destino. Es así como acabé en Saigón, la capital económica de Vietnam, la que en un tiempo fue capital de la región colonial francesa de la Cochinchina.

Saigon-004

Saigon-015

No voy a entrar en detalles históricos de las guerras con americanos o franceses. Para eso ya están los libros de historia. Sólo diré que Vietnam del Sur ya no existe. El 30 de Abril de 1975 las últimas tropas americanas abandonaron Saigón, entregándola a la guerrilla norvietnamita.

Saigon-002

Saigon-008

Lo que me interesa es contar las sensaciones que da Saigón, una ciudad brutal, dividida en barrios numerados como París, con grandes avenidas y tremendos contrastes. Saigón no tiene el encanto de Hanoi, con sus detalles, su barrio de estilo colonial. En las calles apenas se encuentran lugares para posar el objetivo de la cámara. No hay concesiones. Incluso el rio es simplemente un lugar industrial.

Saigon-003

Los restos del gobierno sur vietnamita todavía se pueden ver aquí y allá, como el palacio del Parlamento, un lugar casi fantasmagórico, atrapado en el tiempo.

Saigon-023

Saigon

Saigon-001

Resulta curioso ver la propaganda comunista, que parece mucho más presente que en Hanoi, como para recordar quien es el jefe. De hecho, tras la victoria vietnamita en la guerra y la reunificación la ciudad adoptó el nombre del líder revolucionario, pasando a llamase “Cuidad Ho Chi Minh”. Aunque ese nombre no tiene gran uso popular. El nombre oficial es de hecho Thang Pho Ho Chi Minh, pero es muy largo así que la gente se refiere a ella como HCMC o simplemente Saigón. Esa es la historia que me contaron repetidamente y no tengo razón para creer que no sea cierta.

Saigon-011

Saigon-016

La parafernalia comunista contrasta con el devenir diario de la población. Todo el mundo sabe que para hacer negocios hay que ir a Saigón. Se nota por todas partes. Los rascacielos empiezan a aparecer, siempre acompañados de tiendas de lujo, lugares para que aquellos que están amasando fortunas puedan gastarlas alegremente. La ciudad huele a dinero.

Saigon-009

Saigon-014

Todo eso es a pesar de no ser la capital, a pesar de tener un régimen socialista, a pesar de la corrupción.

Saigon-012

Saigon-013

Saigón describe a la perfección la actitud para los negocios. Bajo la atenta mirada de las banderas comunistas, la gente hace sus negocios, se enriquece trabaja a pesar de que las condiciones no son ni mucho menos las óptimas. Un bofetada en la cara para la vieja Europa atrapada, acomodada en sus privilegios, que sucumbe bajo el peso de sus lastres económicos. En la búsqueda de inspiración en los negocios, Saigón luce contra todas las expectativas.

Aquí puedes ver la introducción al viaje con todos los artículos publicados: Vietnam, el viaje místico.

El siguiente artículo será sobre el Delta del Mekong, y la humildad en la escasez de recursos.

Vietnam I: El milagro de Singapur

De camino a Vietnam decidí detenerme unos días en Singapur, el centro financiero y de negocios del Sur-Este asiático, el lugar al que todos los banqueros de la City han considerado más o menos seriamente mudarse en algún momento. ¿Qué tiene Singapur que todo el mundo habla de ella?

Singapore

Singapore-001

Singapore-002

La primera sensación que da Singapur con su bahía repleta de rascacielos, con todas las entidades financieras que puedas imaginar, con paisaje hecho con tiralíneas, es que es Canary Wharf (la nueva zona de la City de Londres) a lo grande. Singapur es como poner Londres en un lugar con buen tiempo y buena comida, porque además todo el mundo habla inglés.

Singapore-003

Singapore-004

Singapore-005

Además de las aristas cortantes de la modernidad también hay lugar en Singapur para su legado colonial.

Singapore-006

Singapore-007

Singapore-008

Singapore-009

Singapur nunca fue una gran colonia, más bien un pequeño reducto inglés, y la verdad es que a excepción de un par de edificios y el puente, los amantes de la Historia tienen poco que hacer.

Singapore-010

Singapore-011

La ciudad es una mezcla cultural entre expatriados de todo el mundo, chinos que son los que parecen manejar el cotarro, indios que viene a hacer negocios y Malayos que son los vecinos y la principal fuerza laboral. Adentrándonos en el interior de la ciudad encontramos calles con algo menos de diseño y algo más de personalidad.

Singapore-012

Singapore-013

Singapore-014

Singapore-015

Eso si, siempre a la vista de los omnipresentes rascacielos porque, en algún lugar hay que meter a tanta gente que quiere venirse a Singapur.

Singapore-016

Singapore-017

Singapore-018

Aún en las partes más asiáticas, hay una sensación de orden, de limpieza, de civismo. Nada de lo que cabría esperar en una ciudad asiática. A veces da la sensación de estar andando por alguna población suiza. Y es que en Singapur todo está prohibido. Es una broma recurrente entre los locales el hacer burla de las innumerables prohibiciones: no tirar basura, no cruzar la calle por el lugar equivocado, no dar comida a las palomas, no subirse a las barandillas, no comer durians (una fruta con un olor especialmente intenso).

Singapore-019

Singapore-020

Singapore-021

Singapore-022

Singapore-023

En el metro hay incluso normas sobre cómo esperar el tren, para permitir a los viajeros salir primero. No como en Londres que cuando se abren las puertas empieza una melé de rugby, los de dentro para salir, los de fuera para entrar antes que ellos salgan.

Singapore-024

Singapore-025

A pesar de eso no hay policía en las calles. La única vez que vi agentes de policía fue en el vestíbulo del metro, tres de ellos charlando como si lo de hacer de policías no fuera con ellos. Me pregunto cómo lo harán para conseguir ese nivel de civismo.

Singapore-029

Singapore-030

Otra cosa que es difícil de comprender es cómo puede el Estado pagar tanta infrastructura.  Aquí parece que saben mucho de economía. Pongamos por ejemplo esta lista de precios del autobús. Si vas en autobús con aire acondicionado pagas más. Tiene sentido, ¿no es cierto? Singapur es también el primer lugar donde he visto dos precios distintos para refresco con o sin hielo. ¿Cual es el más caro? El que no lleva hielo. Porque no cobran por demanda (aprovechándose de la necesidad de la gente) sino por el coste del material vendido. Mucho más justo.

Singapore-026

Acertado también es el sistema económico.  El impuesto sobre la renta es extremadamente bajo, así que casi todo lo que ganas te va a tu bolsillo. El gobierno se asegura de que haya un excelente servicio de transporte público y un mercado desarrollado de alquiler. Así que el que quiera comprar piso o coche, que pague por lo que es, un lujo. Ese sistema ventajoso de impuestos atrae negocio y trabajadores, lo que aumenta la recaudación a pesar de los tipos bajos.

Singapore-027

¿Un milagro? La verdad es que tiene truco.

Singapur es una ciudad Estado. Todo lo que recauda se queda en Singapur. No tiene un país entero en el que redistribuir su riqueza. Por eso se puede permitir impuestos bajos. Es un poco de competencia desleal respecto a los otros países como UK en el que Londres tiene que pagar impuestos que acaban en Gales. Además, ni siquiera es un sistema sostenible, ya que teniendo unos recursos y espacio limitado significa que no pueden seguir creciendo infinitamente. Tarde o temprano llegarán al límite de población, tendrán que empezar a subir impuestos y el milagro se desvanecerá. Por eso están construyendo rascacielos de viviendas a ritmo desesperado.

Singapore-028

Y así es como se explica el milagro de Singapur. Bueno, excepto lo del civismo de la gente, que sigue siendo un misterio.

Aquí puedes ver la introducción al viaje con todos los artículos publicados: Vietnam, el viaje místico.

O ves directamente al siguiente artículo: Saigón, irse a la Cochinchina.

 

Comprar arte en Londres

En Londres se mueve mucho dinero. Y allí donde hay dinero hay arte. Porque a la gente con dinero le interesa asociarse con artistas que les den un cierto toque intelectual. Una buena forma de iniciarse es en las ferias de arte asequible, como la que he visitado este fin de semana.

El gran capital y el arte han estado asociados durante siglos, especialmente el mundo de las finanzas como quedó impecablemente representado en la película “Wall Street”. Por un lado es una buena forma de inversión, por otra es una forma de compensar esa imagen de los financieros como brutos materialistas incapaces de ir más allá de contar dinero. Por eso tratan de asociarse con el Arte, la Belleza, la Emoción, de darse un cierto aire de sofisticación, de estilo. Quieren dejarse ver con esos bohemios inconformistas que son la antítesis de lo que ellos representan. Es una asociación en la que ambos ganan.

SG1S9922

En las casas de los peces gordos de la City de Londres cuelgan millones de libras en pinturas, en muchos casos sobrevaloradas, al igual que los egos de sus coleccionistas. Y tu te estarás preguntando, ¿cómo empezar una colección privada propia?

SG1S9867

Desde los años 80, precisamente en el boom de Wall Street, surgieron las ferias de arte asequible, que más tarde también han recibido el nombre menos glamuroso de “supermercados de arte”. La idea es poner al alcance de los coleccionistas obras de jóvenes promesas y artistas ya conocidos a un precio que permita al coleccionista novato adquirir sus primeras piezas originales de arte. Este fin de semana se celebraba en Londres una de ellas,  la “Battersea Affordable Art Fair” y Un Mundo Perplejo no desaprovechó la oportunidad de investigar para contarte la experiencia.

SG1S9838

SG1S9892

La feria tiene escultura y fotografía, pero lo más abundante es la pintura. La mayoría de las obras eran agradables a la vista, poca cosa provocadora o transgresora. Al fin y al cabo esto es una feria de arte para que la gente compre, así que los artistas son, como decirlo… comerciales.

SG1S9904

SG1S9908

Con tanta abundancia de artistas había una desmesurada presencia de los productos electrónicos de la manzana, que como todo el mundo sabe, son imprescindibles cuando uno quiere dar una imagen alternativa y distinguida.

SG1S9900

SG1S9889

Como en todo feria en Londres, el centro del recinto albergaba un “wine bar”, en el que la gente podía tomarse un “break” y hacer networking con otros visitantes degustando una copa de vino selecto.

SG1S9898

Uno de mis objetivos era investigar sobre los precios. Los organizadores decían que había obras de 40 a 40.000 libras, aunque la mayoría de obras que llamaron mi atención estaban entre las 100 y 1.000 libras para los formatos pequeños, y entre 800 y 4.000 libras para los formatos más grandes, que nunca superaban los dos metros de largo. Unos precios ciertamente asequibles en comparación con los precios que se escuchan por obras de arte.

SG1S9852

SG1S9843

Aunque había una buena representación de pedantes pseudointelectuales de los que andan con la suficiencia de saber que ellos son únicos capaces de apreciar lo que les rodea el ambiente era bastante familiar y había un taller de arte. Allí los niños podían iniciarse en el mundo del arte, mientras que sus padres vigilaban atentamente que esos conocimientos sirvieran para aprender a valorar el arte, pero que a la hora de escoger una profesión escogerían una respetable y rendible, como la de banquero.

SG1S9846

Te preguntarás si me limité a observar como buen científico sin querer entrometerse, o si decidí como en tantas otras ocasiones por la ciencia experimental, comprando una de esas obras de arte para mi incipiente colección.

SG1S9850

La verdad es que me sentí atraído por estas obras de clara inspiración pop, que transmitían un intenso sentimiento vital a la par que un cierto desencanto por la vida moderna y su materialismo implícito que nos arrastra sin remisión a la satisfacción de nuestros impulsos más inmediatos a costa de la espiritualidad. Pero estoy apunto de meterme en un proyecto de reforma en casa del que te voy a contar dentro de poco en la “Operación Madriguera” y preferí esperar a su finalización. Quizás el año que viene.

Londres: niebla en la mañana

Si la nieve tiene un toque encantador (aquí puedes ver las fotos de la más reciente nevada en Londres), la niebla es irreal, como si todo lo que ves estuviera apunto de esfumarse en un gran truco de magia, como si andaras en un sueño.

London_fog_march-003

Los londinenses están acostumbrados a ella. Casi ni la ven. A menudo hablas de la niebla y entonces levantan la vista como si no se hubieran percatado que estaba ahí. Pero para nosotros los extranjeros, siempre es motivo de conversación. Le da a Londres un aire misterioso, ese aire de las novelas, de los pasos que resuenan en la lejanía, pertenecientes a un policía, quizás a un banquero con bombín y bastón, o un extraño embotado en una chaqueta oscura.

London_fog_march-002

La niebla es menos habitual en Londres de lo que el tópico dice. Ya sabemos que el tópico tiene de hecho su origen en el “smog”, la mezcla del humo de la revolución industrial y las calefacciones (smoke) y la niebla (fog). Pero precisamente, la niebla era un componente, y se deja ver muy a menudo en Londres.

London_fog_march-005

Muchas mañanas amanecen con una bruma que cubre las partes más bajas de la ciudad, las que rodean al río. En muchos casos la visibilidad es limitada en London Bridge y en Angel luce el sol. Por eso alguien que vive lejos del río te dirá que la niebla de Londres es un mito falso, pero para quien viva cerca de él es algo habitual. Y es que Londres emana del río Támesis al igual que su famosa niebla.

London_fog_march-004

London_fog_march-006

Andar en medio de la niebla es una experiencia extraña. No sientes frío, pero en cierto momento te das cuenta que las manos duelen. La humedad se mete en los huesos y sólo puedes pensar en un té caliente.

London_fog_march-007

La niebla ahoga los sonidos. La gente se dirige rápidamente a sus puestos de trabajo, cabeza baja, todavía adormecidos. Los edificios se difuminan en un cielo indeterminado, como si el paisaje estuviera todavía por terminar. Todo tiene un aspecto blando, etéreo. Las distancias son extrañas. Sientes que puedes soplar y los rascacielos desparecerán de la vista.

London_fog_march-001

Más allá de las tareas diarias, de los pasos acelerados, de las colas en el metro, de las minucias de la monotonía, Londres despliega cada día sus encantos. Si levantas la vista, si te detienes a mirar, sus escenas te maravillan. Es cierto que el sol es un extraño por estos parajes, pero es injusto decir que los grises son sólo grises. Andar por Londres en una mañana de niebla te demuestra que los grises también pueden ser fantásticos. Menos mal que el trabajo en viernes es menos estricto y por un día, los he podido disfrutar.

Amsterdam: el holandés tranquilo

Holanda es uno de los países europeos más prósperos. Yo esperaba encontrarlos a todos trabajando día y noche, corriendo de un lado para otro. Nada más lejos de la realidad.

Amsterdam-020

Siguiendo con mi falta de planificación me planté en la ciudad sin un triste mapa que me pudiera decir a dónde iba. Compré uno en un kiosco y pagué probablemente más de lo que debía. Pero gracias a él pude ver que mientras andaba sin rumbo había descubierto el barrio de Jordaan, un barrio con aires bohemios que me recordaba muchísimo a Shoreditch en Londres, incluidos restaurantes “cool” y almacenes reconvertidos en viviendas.

Amsterdam-002

Amsterdam-014

Amsterdam-013

Amsterdam-015

El plano mostraba los canales rodeando la zona central de la ciudad. El agua estaba presente en todas partes, algo que ya esperaba debido a su fama. Lo que no esperaba era la sensación de relajación. Esto es una ciudad del Norte de Europa, pero la gente no parecía estar constantemente ocupada. Al contrario, parecía que no les costaba encontrar una razón para disfrutar de un momento de relajación en solitario, en compañía de un buen libro.

Amsterdam-011

Amsterdam

Amsterdam-007

Y qué decir de los bares en la calle. En cada rincón aparecían un puñado de sillas con sus respectivas mesas y un montón de holandeses charlando, riendo, pasándolo bien y disfrutando del placer de pasar el rato. De hecho ni siquiera hacía falta estar en un bar. Cualquier silla era suficiente.

Amsterdam-016

Amsterdam-019

Quizás es que el sol inusual había inyectado una dosis de tranquilidad a aquellas gentes, o quizás eran los canales de aguas tranquilas flanqueados por largas filas de árboles verdes. Lo que era indudable es que si tuviera que decir una sola cosa de Amsterdam, destacaría la tranquilidad que se vive en la ciudad.

Amsterdam-009

Amsterdam-006

Amsterdam-008

Inlcuso en los restaurantes, la sensación de que no había prisa parecía impregnarlo todo. Una de las noches me senté junto a dos señoras españolas. Mientras esperaban el sorbete que habían pedido de postre una de ellas no pudo evitar decir “Pues si que tardan en traer la comida aquí”, a lo que la otra le responde “es que deben estar picando el hielo”. Y para que los españoles creamos que el servicio es demasiado lento…

Amsterdam-012

Amsterdam-001

Lo que no es lento en absoluto son las bicicletas. Las hay a cientos. Que digo, ¡a miles! En todas partes, de todos los colores y van a velocidades imposibles. Los coches no son una molestia ya que circulan muy lentamente, pero las bicicletas salen de cualquier esquina como si les fuera la vida pasar antes de que puedas cruzar la calle.

Amsterdam-021

Amsterdam-022

Puesto que estaba dispuesto a hacer todo lo que hace un buen turista también me pasee por el centro, con sus callejuelas angostas. Me pareció curioso el extraño olor que emanaba de algunos locales, un olor que sólo podría describir como embriagador. También fuimos a visitar el famoso barrio rojo, famoso porque tiene un montón de tiendecitas con luces rojas, de ahí su nombre.

Amsterdam-010

Amsterdam-004

Amsterdam-005

En resumen, una ciudad tranquila, sin prisas, disfrutando de los pequeños momentos. ¿Quizás demasiado tranquila para el ritmo de vida del habitante de la City? Sin duda, un destino perfecto para un “City Break”.

Amsterdam-017

Amsterdam-018

Primera nevada del año

Este año la nieve a tardado un poco en llegar. Y no ha sido gran cosa. Pero ha conseguido lo habitual: unas imágenes preciosas y caos.

SG1S9505

La nieve empezó a caer a eso de las 5 de la tarde. Yo estaba en casa preparando algunas fotos y me enteré por los gritos de alegría de los niños del vecindario. Hacia las diez de la noche los aeropuertos de Luton y Stansted ya estaban cerrados, y Gatwick y Heathrow acumulaban retrasos.

SG1S9506

Por la mañana todo blanco y ni rastro de sal en las calles. Los medios de comunicación reiteraban los avisos de no salir de casa a no ser que fuera estrictamente necesario. Y eso que apenas habían caído 15cm de nieve en las afueras de Londres. Y en el centro ni eso.

SG1S9507

Yo me lancé a la calle con mi cámara. No muy pronto, todo hay que decirlo, porque cuando miras por la ventana y ves todo blanco, quedarse bajo las sábanas es uno de aquellos placeres indescriptibles.

SG1S9509

SG1S9516

Pero finalmente salí. Esta vez a la zona de Tower Bridge, un lugar del que todavía no tengo fotografías bajo la nieve.

SG1S9533

SG1S9611

No pude evitar sacar las clásicas fotografías de parque nevado. Y como no, el muñeco de nieve, esta vez algo robótico.

SG1S9559

SG1S9618

Espero que te hayan gustado, y si tu también sacaste fotos, no dudes en poner el link en los comentarios.

Para ver fotos de otros años, puedes verlas aquí, aquí y también aquí.

El año del Dragón en Chinatown, Londres

Dicen que las celebraciones del año nuevo chino en Londres son las mayores fuera de china, y este año es el año del Dragón, el año más importante en el ciclo chino. Una ocasión así había que aprovecharla y cómo no, recordarla en fotos.

Chinese New Year

Los primeros ciudadanos de origen chino que se instalaron en Londres lo hicieron en la década de 1840. Su primera ubicación fue Limehouse, en pleno East End. Los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial dañaron la zona de tal forma que la comunidad, que era ya numerosa, se mudó al Soho, lugar que hoy es mundialmente conocido como Chinatown.

Chinese lantern

Spells

La verdad es que hacía ya algunos años que no iba a las celebraciones. La razón es muy sencilla: el año nuevo ha caído a finales de Enero o principio de Febrero y por estas fechas en Londres hace mucho frío como para ir andando por la calle sin rumbo fijo. Pero este año es el año del Dragón, el más poderoso de los signos del zodíaco chino, y si es verdad que el mejor lugar para ver celebraciones de año nuevo fuera de China es Londres, habría sido imperdonable perdérselo.

Trafalgar Square

Con la cámara a cuestas y preparado como si fuera a cruzar los Alpes en plena tormenta de nieve me dirigí hacia Trafalgar Square. Como siempre la plaza estaba completamente llena con la gente que quería ver las actuaciones. Más de 100 artistas actuaron durante todo el día. Pero lo que a mi me interesaba no era el gran espectáculo, sino la vidilla en las calles, las decoraciones, la comida y cómo no, los dragones bailarines.

Tough decission

Two dragons

Dragon

Llegué justo a tiempo porque en Gerard Street, la calle principal de Chinatown los dragones estaban haciendo su danza ante las tiendas y restaurantes. Según la tradición, los dragones dan suerte, así que los propietarios de las tiendas quieren que los dragones bailen delante de la suya. No sé hasta que punto los bailes dan suerte, pero me cuentan que en China pagan para que los dragones bailen, y cuanto más pagan, más bailan. Así que el que más dinero tiene va a ser el que tenga más suerte. Tiene sentido.

Gerrard St II

Como puedes comprobar por las fotografías la marea humana era tan espesa que si estabas en medio tenías que quedarte verlo, porque las posibilidades de salir de ahí eran nulas. A mi ya me iba bien, porque hacía más calorcito ahí que en Trafalgar Square.

Whitcomb St II

Whitcomb St I

Intentando volver hacia Leicester Square me metí en una calle donde también estaban bailando los dragones, y ahí el calorcito pasó a ser puro bochorno al ver como la incapacidad de la gente de andar sólo por un lado hacía la circulación imposible. Empujones, quejas, y más empujones. Un gran clásico de las fiestas en Londres: quedarse atrapado durante minutos y más minutos para andar 20 metros, compartiendo esos centímetros cuadrados tan valiosos como buenos hermanos.

Left overs

Y cuando hay fiesta y comida, evidentemente hay desperdicios. Las bolsas de basura en las calles son como los platos cazuelas, sartenes en una cocina: cuantas más hay y más sucias, mejor ha sido la fiesta.

2012Dragon

Feliz Año del Dragón.

Londres apura los últimos rayos de sol

Y cuando ya teníamos asumido que el verano se había acabado nos llega una semana que ni en verano y con su fin de semana incluido.

The Gherkin III

Ya lo conté hace algún tiempo en el “Test de inmersión inglesa“: la prueba fundamental para saber si te has integrado en la cultura inglesa es que si ves que hace sol abandonas todos tus planes y te lanzas a la calle a tomar un baño de vitamina solar. Y si el calor roza los 30 grados y es en Octubre, esa urgencia se torna desesperación. Yo estoy ya muy integrado y no lo he pensado dos veces a la hora de cambiar planes, al igual que muchos otros londinenses que han abarrotado las playas del sur de Inglaterra y los parques de Londres. Aunque esa no ha sido mi opción.

Bank Station

The Royal Exchange

La típica imágen de la City es gris y llena de gente moviéndose arriba y abajo frenéticamente como si fuera un inmenso hormiguero. El fin de semana cambia por completo, y sus calles se quedan desiertas. Si a eso le añadimos un día soleado, tenemos una imagen de lo más inusual.  Y ahí estaba yo para retratarlo.

Old Broad Street

Los rascacielos que normalmente se pierden en las nubes aparecían resplandecientes, como la Tower 42, antiguamente llamada Natwest Tower, y que fue el primer rascacielos de la City.

Tower 42

La nueva Heron Tower es una pared de cristal que parece no acabar nunca, y con el sol incluso reflejaba la iglesia de Saint Botolph, al otro lado de Bishopsgate, justo al lado de la estación de Liverpool Street.

Heron Tower II

Heron Tower

St. Botolph

Mi objetivo no era sólo ese. Como ya decía hace algunos días, Londres está en plena transformación. Hay muchos edificios en construcción lo que significa que se pueden ver ángulos nuevos, y que durarán muy poco. En la esquina de Bishopsgate y London Wall había un par de edificios que han desaparecido por completo, y ahora se puede ver el Gherkin de Norman Foster desde una nueva perspectiva.

Gherkin I

Uno de los edificios estrella es el llamado “Pinacle”, que será el más alto de la City. Por ahora es sólo un gran solar que permite ver edificios que normalmente están tapados por otros, como la Tower 42, el Gherkin y el Lloyd’s building, símbolo del boom de la City en los 80.

Tower 42 II

Gherkin II

Lloyd's shadow

Otro gran solar que ha aparecido recientemente es el que está entre Canon Street y Queen Victoria Street, justo en el pequeño valle formado por el río Walbrook. Este es el único rió que circulaba por dentro de las murallas romanas y en este solar se encuentra el templo a Mithras, que en tiempo romano estaba a la orilla del río y también un pequeño embarcadero romano. El río es famoso porque en unas excavaciones en 1860 se encontraron calaveras humanas procedentes de tiempo romano, y nadie sabe exactamente cómo llegaron ahí.

Canon Street

Todo paseo por la City tiene que pasar por Saint Paul’s, el único lugar abarrotado de gente incluso en fin de semana.

St. Pauls

Y si vas a salir de la City, sin duda vas a pasar por delante de uno de los dragones que guardan las entradas. El de Fleet Street es sin duda el más impresionante de todos.

Fleet street dragon

Si te ha gustado el artículo no olvides votar por el blog en los premios bitácoras. Haz click aquí.