El ladrón sólo llama una vez

Hoy he sabido que a una compañera de trabajo le entraron a robar en casa, en West London. Bueno, no entraron exactamente. Y el ladrón mostró unas maneras algo infrecuentes.

El ladrón no aprovechó el fin de semana, ni tampoco la noche. Como es lógico, lo hizo a plena luz del día de un viernes, cuando es seguro que no hay nadie en casa, y tampoco en los alrededores.

Lo curioso del caso es que ni entró por la chimenea (como otros acostumbran a hacer en Navidad), ni por una ventana, ni se descolgó desde el techo. Entró por la puerta. Pero este ladrón tiene buenas maneras, así que antes de entrar tocó el timbre. Al ver que nadie venía a abrirle decidió forzar la puerta.

El caso es que mi compañera estaba llamando por teléfono, así que terminó la llamada y se dirigió a la puerta cuando vio a un hombre intentando forzar la cerradura. Afortunadamente pudo cerrar la puerta con llave desde dentro e inmediatamente llamar a la policía. Más tarde supo que el ladrón había robado al vecino, que evidentemente no estaba en casa cuando le tocó el timbre.

Aparte del susto, no hubo pérdidas materiales ni físicas. La pregunta es: ¿qué hacer al ver alguien de pinta sospechosa (o no) en la puerta? Si no atendemos, pueden asumir que no hay nadie y entrar. Si abrimos, el remedio puede ser peor. Cuando llame el timbre habrá que mirar quien es, y en caso de no querer abrir tendremos que gritar algo así como “ya pertenecemos a la Iglesia de la Cienciología” o “no compramos enciclopedias, aquí leemos la Wikipedia“.

Hay que tomárselo a risa… eso o ir al frenopático de cabeza.

Alquilar piso en Londres: advertencia

Si estás buscando piso en Londres o en cualquier otro lugar del Reino Unido o conoces a alguien, por favor lee la lista que escribo más abajo. He tenido ya muchas sorpresas y conozco a gente con otras más. Es suficiente con que uno se equivoque una vez. Espero que mi experiencia y la de mis amigos sirva para que otros puedan evitar evitar muchos problemas y errores tontos, que al final se convierten en muy serios (y si no te vas a mudar a Londres, seguro que te vas a sorprender con más de uno de los puntos).

Cuando vayas a visitar los pisos o casas, asegúrate de los siguiente:

  • Asumiendo que no vas a encontrar pisos con aislamiento térmico a no ser que tu presupuesto sea muy alto, repasa que las ventanas cierran medianamente bien, sobretodo las de tu habitación. En un piso que visité, con la ventana cerrada podía deslizar mi dedo meñique entre las dos hojas de la ventana. El invierno en Londres es largo, frío y muy ventoso.
  • Ligado con el punto anterior, asegúrate de que la casa tiene calefacción, que tu habitación tiene radiador (nada de radiadores eléctricos móviles) y que funciona correctamente (lo que no sucede siempre).
  • Comprueba que la cocina tiene una pequeña ventana que sea ventilación para el gas en caso de escape pero que no sea una invitación para ladrones. Las concentraciones de gas por la noche pueden ser mortales, y hay muchas cocinas en UK que no tienen la ventilación mínima.

Una vez hayas encontrado el lugar que se ajusta a tus necesidades/posibilidades, y antes de pagar ningún depósito asegúrate de lo siguiente:

  • Exige un contrato a máquina, firmado por ambas partes,en el que aparezca el nombre del propietario y la dirección de la casa y que va a quedar en tu poder. En UK no hay un modelo de contrato, así que el propietario usa su propio modelo. Eso es legal (y un problema para ti).
  • Asegúrate que el contrato deja muy claro qué parte de la casa estás arrendando para ti y qué derecho a uso tienes de las zonas comunes. Se puede incluso pedir que se incluya el número de personas que van a compartir la casa. En muchos casos se alquila una habitación pero el contrato no lo especifica, con lo que parece que sea la casa entera.
  • Asegúrate que queda claramente escrito cual es el precio y la frecuencia con la que se va a pagar.
  • Negocia a cargo de quien van las facturas de Gas, Teléfono, Internet, Electricidad, y Agua, y asegúrate que el contrato recoge explícitamente quien paga qué. En caso de que el propietario se haga cargo de ellas, comprueba que están a su nombre y las está pagando. Si no es así y el contrato no es lo suficientemente claro tu eres el responsable del pago, y las compañías puede que no te corten el suministro, pero puede que te cargen la factura a ti, y entonces tendrás un problema muy gordo, como puedes leer en este link.
  • Asegúrate de a cargo de quien va el Council Tax y la TV License, y que queda reflejado en el contrato.

Asegurarte de todo puede ser algo embarazoso, o incluso hacerte desestimar un piso que podría estar bien, pero te evitará problemas y situaciones difíciles porque una vez te has trasladado, el propietario se va a olvidar de ti. Y los problemas como radiadores que no funcionan, habitaciones heladas, escapes de gas, impuestos impagados o compañías de suministros que te amenazan con llevarte a los tribunales son reales y muy serios.

Qué tiempo hace en Londres en Verano?

Este verano va a durar un día. El resto va a ser lluvia.

De hecho, llueve cada día desde el día 21. Y estamos a día 3. No significa que no ha parado de llover. Está saliendo el sol de vez en cuando. Luego llueve, luego sol de nuevo, mucho viento… La temperatura está bajando hasta 10 grados a primera hora de la mañana. La gente va por ahí con chaqueta.

Pero volvamos al tema con el que empezaba. Si, el verano todavía no ha empezado, a 3 de Julio. Empezará el día 15 de Julio. Y ese será también el último día. Así de mal están las cosas según esta noticia en la que se cita la oficina meteorológica oficial. Qué te parece. Este año no me voy a quemar. Sabes la de dinero que me voy a ahorrar en protector solar? Y en ropa! Nada de zapatillas para el verano. Nada de comprar lo último en pantalones de verano. Y no voy a utilizar aire acondicionado, ni ventiladores. Con lo malo que es todo ese despilfarro de energía para el cambio climático. Lo ves, si todo son ventajas!

La no-privacidad de datos personales en UK

Hace un par de meses me cambié de piso. Puesto que las cartas siguen llegando allí a mi nombre, ayer fui a ver a uno de mis antiguos compañeros de piso para recoger el correo por segunda vez. Aparte de la publicidad del supermercado, para la que todavía no he cambiado mi dirección había cinco otras cartas a mi nombre. La pregunta es cómo han conseguido mi nombre y mi dirección si yo jamás he contactado con ellas?

Una es de una empresa de la que jamás he escuchado, que quiere darme un crédito de entre 50 y 500 libras. Otras dos son de tarjetas de crédito de bancos con los que yo nunca he tenido contacto. No se por qué me ofrecen tarjetas de crédito si en el caso que decida solicitarlas no me las van a conceder por tener un mal “credit rating”.

La cuarta es de una de estas agencias inmobiliarias cuyo negocio se basa en hinchar los precios de los pisos a fin de sacara una buena tajada a costa del Mercado. Me cuentan que tienen unos clientes, una pareja, que desea alquilar en la zona, que hace poco les quitaron casi de las manos una casa muy similar a la mía, y que si me pongo en contacto sus clientes van a estar muy interesados.

Bueno, no sé de dónde sacan esta gente mis datos privados, pero parece ser que esos datos les llevan a creer no sólo que la casa es de mi propiedad, sino que la estoy arrendando. Eso explicaría el por qué me están dando tantas tarjetas de crédito: creen que nado en la abundancia. Bueno, eso no pasa de ser simplemente gracioso. Sólo me sabe mal por los pobres arbolitos que están usando para enviarme este correo no deseado. Eso a no ser que la administración tributaria de UK, el Inland Revenue, tenga acceso a los mismos datos, llegue a las mismas conclusiones y me venga a buscar esperando los impuestos de los alquileres.

Lo que me cabrea especialmente es que mis datos privados son míos. Soy de los que leen las cláusulas de privacidad en los contratos, y que siempre marca la casilla “no quiero que compartan mis datos con otras empresas”. Es simplemente que quiero que la gente que yo autorizo, y sólo esta gente, tenga mis datos. En UK parece que cualquiera puede tener acceso a esos datos, sin mi consentimiento, y sin mi conocimiento.

Lo que ya no me hace tanta gracia es la carta de Thames Water, la compañía del agua, a la que yo nunca he contactado, que obviamente ha conseguido mis datos sin mi consentimiento y cuya segunda carta me preocupa por razones que van más allá que los arbolitos o mi paranoia con mis datos personales. Hoy tengo que hacer algunas averiguaciones, y la cosa pinta mala.

Cómo se interpreta la fecha de caducidad?

Cuándo caduca algo? O dicho de otra manera, cual es el último día que puedes usar algo que tiene fecha de caducidad. La pregunta parece tonta: pues caduca en la fecha que dice el producto. No es tan sencillo. Entender lo que la fecha de caducidad significa no es tan fácil.

Cuándo caduca un yogur? El día que pone en la tapa. Pero cuándo es el último día que puedes comértelo? La tapa siempre dice “Consumir preferentemente antes de”. Eso significa que si en la tapa del yogur dice “13/06/2007”, el último día que puedo comérmelo (si nos ponemos escrupulosos) es el día 12.

Pero es siempre así? Mi pase del metro caduca el día 8. El último día que puedo usarlo es el día 8. Y el antivirus? Si la licencia caduca el día 20, el último día en que tu ordenador está protegido es el día 20.

El otro día quise utilizar mi firma electrónica. O si nos ponemos puntillosos, el certificado para cifrar digitalmente transmisiones de datos emitido por la Fábrica de Moneda y Timbre. Gracias a él se pueden realizar gestiones online sin tener que desplazarse, por ejemplo los impuestos. Pero claro, algo que utilizas tan raramente, es comprensible que te olvides de él. Y así ocurrió que cuando fui a utilizarlo vi que caducaba el día 3 de Junio, y eran las 11 de la noche hora española del 3 de Junio.

Sorprendido por mi suerte, me dispuse a buscar la página de renovaciones y renovarlo. Una hora debería ser suficiente. El buscador me dio de inmediato la página que buscaba, leí rápidamente las instrucciones y pinché en “Solicitar Renovación”. Todo iba muy bien hasta que el navegador mostró la página de “No se puede encontrar servidor”. Rápidamente reinicié el proceso, y el resultado fue el mismo. Quise entrar en el portal de Hacienda para solicitar cualquier servicio con el certificado, y el resultado fue el mismo. Todavía era día 3, pero el certificado estaba ya caducado.

Escribí un correo electrónico a la Fábrica de Moneda y Timbre en el que después de una exposición detallada hacía una simple pregunta:

“Significa eso que si el certificado caduca el día 3, el día 3 ya está caducado?”

La respuesta fue escueta y clara:

“Si, significa que si la fecha de caducidad es el día 3 de Junio, ese día ya está caducado”

Pues está muy clarito. Si el certificado caduca el día 3, el día 3 ya está caducado. Como el yogur.

May Day

Ayer tuve fiesta. Y tu dirás “vaya con estos ingleses, la semana pasada puente y ahora de nuevo fiesta”. El tema es que la semana pasada no fue fiesta. Si, si que celebran el día del trabajador, pero lo celebraron ayer. Bueno no era el día del trabajador, era fiesta porque los bancos cierran. Bueno, a ver, vamos por partes.

Resulta que los ingleses sólo hacen fiesta los Lunes. Todas las fiestas son en Lunes, a excepción de Navidad, San Esteban, Año nuevo y el Viernes Santo. Lo que nos lleva a que aquí no hay puentes. No hay casi fiestas que deban celebrarse en un día concreto, al estilo del día de la Constitución. Ni siquiera tienen día Nacional. Será por no herir sensibilidades. Hasta el punto eso tiene sentido que San George es día normal y cuando se cumplía el 200 aniversario de la batalla de Trafalgar, decidieron no celebrarlo para no herir los sentimientos de los Españoles y Franceses (si ya te digo yo que estos ingleses son gente maja).

Como no tienen días fijos, pasan todas las fiestas a Lunes, como el día del trabajador, que en vez de ser el día 1 de Mayo, se hace fiesta el primer Lunes de Mayo. Y de hecho no le llaman “Día del Trabajador”, sino “Día de Mayo (May Day)”. Supongo que también por lo de las sensibilidades.

No sólo eso. A estos días de fiesta no les llaman tal cual, se les llama “Bank Holiday”. Por lo que me he podido enterar, esto es porque en el pasado los bancos cerraban unos días concretos al año, aparte de los Domingos. Así que el resto de comercios también cerraban esos días. Si no hay dinero no hay negocio, y si no hay negocio, para qué tener abierto.

En resumen, que no hay puente ni nada. Se hacen las fiestas en Lunes, se tiene un fin de semana largo y se acabó.

Pero claro, habrás observado que he dicho que se celebra Navidad, San Esteban y Año Nuevo. No, no pasan Año Nuevo al primer Lunes del año. Se celebra el día 1. Pero como aquí la gente no tiene un mes de vacaciones, sino 20 o 25 días sueltos o los que sean, la mayoría aprovechan estas fiestas para cogerse toda la semana de vacaciones. Quien no quiere coger esos días de vacaciones no tiene puente, aunque Navidad caiga en Martes. La cosa tiene mucho sentido, porque si el trabajador no quiere cogerse vacaciones, no va a ser la empresa quien le obligue a no ir a trabajar decretando un puente, no?

El gran error de la dieta inglesa

La dieta inglesa es reconocida mundialmente como mala. Validar semejante afirmación y explicar su origen es uno de los objetivos de mi investigación en tierras inglesas. Mi búsqueda había sido en vano hasta ayer, cuando di con un notable descubrimiento por casualidad, como tantos otros descubrimientos importantes en la Historia.

El desayuno tradicional inglés es bacon, salchichas, revoltijo y té. No se si es por la mala prensa que este tipo de comida intensiva en grasa tiene (aumentado por las recientes noticias sobre el bacon) o por el creciente estrés diario, pero ese desayuno tradicional ha sido substituido por… nada. Ni siquiera un triste croisant. La gente sale de casa con el estómago vacío, se precipitan hacia la primera tienda que pueden para tomar un café y a trabajar.

La cena, a eso de las 7, y es una comida en condiciones, aunque el gran espacio dedicado en los supermercados a comida de microondas es bastante preocupante.

Por lo menos temporalmente, he dejado atrás el sandwich en el “lunch time” y ahora voy a una especie de “buffet” donde pago por lo que cojo. Rápidamente me gané la fama de comer mucho porque cada día llegaba a la mesa con primer y segundo plato o segundo plato y ensalada, mientras que los demás con un plato mixto tienen suficiente. Ayer me sentí especialmente hambriento, así que fui a por primer plato, segundo plato y postre. Al llegar a la mesa todos los ojos se clavaron en mi. La pregunta inmediata fue “cuánto te ha costado”. Puesto que eso es cosa mía y de nadie más, evité la respuesta. Pero ante su insistencia tuve que revelar que me había costado 6 libras (9 euros).

Automáticamente los ingleses en la mesa se sorprendieron con exclamaciones del tipo “seis libras para comer!”. A mi, que nueve euros por una comida completa me parece más que razonable, su reacción me dejó pensando. Aunque no por mucho rato, ya que acto seguido llegó un bombardeo de recriminaciones semi-graciosas sobre gastarse tanto dinero en la comida. Un poco harto de la conversación y sintiendo que me estaban poniendo contra la pared decidí contraatacar con un “Prefiero gastarme seis libras en comida que 20 en alcohol en un pub, por lo menos me alimenta”. Parece que la frase despertó algo de sentido común en ellos porque la conversación se cortó en seco.

Pero esos comentarios sobre gastarse tanto dinero en la comida junto con otro comentario que ya he escuchado algunas veces sobre “tu aprovechas toda la hora de la comida para comer” me han hecho darme cuenta del error.

Para ellos la hora de la comida es una pausa que hay que aprovechar para comer, pero también charlar por teléfono, leer un libro, ir de compras, tomar la(s) cerveza(s) del mediodía, e incluso ir al gimnasio. En España también, pero son dos horas. El “lunch” se convierte en un “tentenpié” deprisa y corriendo donde cualquier cosa vale. En España la gente se queja de comer en la empresa porque es caro. Aquí lo hacen barato comiendo menos. O quizás es al revés, que es barato porque comen menos. Sea como sea, los dietistas dicen que es importante comer en condiciones y reposado para tener una buena alimentación y digestión. Algunos pubs y restaurantes de comida rápida están utilizando esta idea es su márketing.

Qué te parece? Comes también a la carrera, en 20 minutos? Lo hacen los de tu alrededor? Es algo “normal” para ti comer como yo, o tu tienes más bien un “lunch time”? Y en el resto de Europa, es lo mismo?

Frases útiles en inglés: "Cooking on gas"

Las peculiaridades del Reino Unido se extienden también a las facturas de lo que los contables llaman “suministros”, o sea agua, luz, gas etc. Para muestra un botón. Es una de las cosas que más me preocupan de la nueva casa, porque antes lo pagaba todo el casero. Así que hay que controlar muy mucho el uso. Ahora va y resulta que al investigar sobre la factura del gas he descubierto que la peculiaridad británica en este caso es de lo más útil.

Siempre que pienso en la factura del gas me viene a la cabeza la frase “Cooking on gas”. La traducción literal es “Cocinar con gas”, pero como es habitual, la traducción no da idea de lo que significa.

Normalente se usa para decir que algo va a buen ritmo, o que va a tener éxito. Su origen parece ser bastante antiguo, y se refiere a cocinar con gas en vez de con otro tipo de combustible, como carbón o madera. Enlos años 50, cuando el Reino Unido estaba en pleno proceso de cambiar las cocinas eléctricas por cocinas de gas a algún publicitario con chispa se le ocurrió utilizar la frase para transmitir la idea de que cocinando con gas es más rápido. No es difícil entenderlo. Imagina cómo debetardar la tetera para calentar el agua del té sobre un fogón eléctrico. Además, la figura del butanero nunca ha sido muy bien vista en UK.

Así que la gran mayoría de casas se pasaron al gas, al igual que la mía. Y ahora me encuentro que al querer hacer la lectura del contador, hay un contador suplementario adosado con una tarjetita. Es literalmente una tarjetade esas monedero que nunca tuvieron éxito es España. Y funciona igual que una tarjeta prepago: vas a una tienda, le pones 20 libras, vuelves a casa, introduces la tarjeta y ya tienes saldo. Y además puedes ver en todo momento cual es tu saldo.

Como ves es muy útil para controlar tu gasto. Si el 12 de Febrero has gastado todo el presupuesto de gas para el mes pues nada, te agarras la manta y apagas la calefacción. Con este sistema, mi presupuesto para gas cocina con gas.

Y qué le regalo yo a este?

Estamos en Marzo y parece que le veda de los cumpleaños se ha abierto. Qué pasa con Marzo y Abril? O es que nadie nace durante Enero y Febrero? Evidentemente los cumpleaños vienen acompañados de las fiestas de cumpleaños, que por una parte son geniales, pero por otra parte te meten en la típica situación de “Y ahora qué demonios le regalo a este que sea baratito pero que quede bien?”.

Al plantearte la pregunta, lo que quieres es que cuando en el futuro la persona del cumpleaños vea tu regalo diga “Que majo que es Sirventés”. Lo que por todos los medios quieres evitar es que cuando abra el regalo fuerce una mueca que quiere ser una sonrisa y te diga en tono monofónioco “oh, que detalle” mientras piensa “qué demonios quiere que haga con esto?”.

Pero qué? Qué vas a regalarle? Ante este dilema llega raudo un nuevo invento: las tarjetas regalo. Bueno no, no voy a venderte que esas tarjetitas de 10 o 20 o 50 euros para gastar en una tienda deterinada es una novedad. Pero el tema es que recientemente las he visto en el supermercado. Así que tienes un montón de tarjetas de distintas tiendas y distintos precios que puedes meter en un pequeño sobre y entregarlo como regalo.

Quizás coincidas conmigo cuando digo que lo mejor de recibir un regalo es abrirlo. Esas mañanas de Reyes o Navidad con un puñado de regalos y esa cara de ilusión destrozando el papel (o abriéndolo cuidadoso para guardarlo, que hay de todo). O cuando en la fiesta te dan el paquete y no puedes evitar pensar en qué es. Pues la tarjetita regalo se carga todo ese suspense. Si vale, es cierto que te puedes comprar lo que quieras, pero es que es como regalar dinero, y en general eso no gusta. No, es peor que regalar dinero porque saben exactamente en cuanto valoras la invitación y encima no puedes comprar lo que quieres, sino sólo lo que venden en esa tienda.

Al final acaba resultando que la tarjetita en vez de ser la solución perfecta a la falta de ideas es simplemente la demostración de que eres un gandul o que estás dando un regalo puramente de compromiso. Y encima eres un tacaño.

Lavar los platos ¿a la inglesa?

Ando ya tiempo en una investigación de campo pero estoy llegando a un punto muerto. Es sobre la forma que los ingleses tienen de limpiar los platos. Lo que pasa es que cuando creía que tenía una conclusión, me he dado cuenta de que quizás mi muestra de población no es representativa. En palabras no-pedantes: que podría estar generalizando con algo que es propio de un grupo de población. Y lo que es peor, estoy dando por sentado que esto no sucede en España, y podría estar equivocado. Por eso necesito tu ayuda para completar esta trascendente investigación sobre cómo se lavan los platos.

El tema fue traído a mi atención gracias a mi compañero de piso, quien es para mi una fuente inacabable de aprendizaje sobre los jóvenes nativos (dicho con sarcasmo pero sin mala leche). Él tiene una forma peculiar de lavar los platos, que a continuación paso a relatar.

Primero acumula todos los platos, cacharros y cubiertos, algunos de ellos de dos y tres días de antigüedad. Llena el fregadero de agua. Vierte algo de jabón y coloca los utensilios dentro. Al cabo de un rato (pueden ser horas) vuelve. Saca los platos del agua enjabonada, los friega rápidamente con el estropajo (sólo un par de pasadas, y si esto es absolutamente imprescindible) y los coloca en el escurreplatos (lo del escurreplatos tiene tela) . Fin del proceso.

Pero aquí falta un paso. Dónde está el aclarado? En que momento le quita el jabón a los platos y utensilios? Es que nadie le ha informado de que el jabón es tóxico? Pues parece que no. Él no considera necesario aclarar.

Preguntando por ahí la gente lo toma con la mayor naturalidad. Hasta la fecha a la mayoría de gente con quien he hablado le parece el procedimiento habitual…

Y a ti que te parece? Conoces ingleses que lo hagan así? O que hagan aclarado? O en tu entorno normal, en tu país, aclara la gente los platos? Como ves, es una investigación social de alta importancia que requiere de tu colaboración.

Gracias de antemano (yo no era tan educado antes de venir a este país…)