Las cosas claras y el chocolate espeso

Chocolate suizo, chocolate belga… Hay muchos países que parecen tener su chocolate. ¿Pero el “chocolate español” no existe? Y no será porque España no tenga una especialidad, probablemente la mejor de todas.

Esta semana es la semana del chocolate en Londres, y como amante del chocolate que soy he decidido publicar un artículo que ya hace mucho tiempo que tenía en la recámara esperando una buena excusa. Pues bien, ya la tengo.

Como quizás sepas, el chocolate es de origen americano. Cuando los colonos castellanos llegaron a América descubrieron que usaban el cacao como moneda y que lo bebían, aunque tenía un sabor amargo. Sólo los realmente ricos lo bebían, porque era como beber dinero. El “chocolate” es de hecho una palabra de origen azteca, que significa “bebida amarga”.

Los colonos se lo llevaron a la corte española donde decidieron añadirle azúcar y lo popularizaron por toda Europa.

El chocolate alemán es famoso por la mezcla de chocolate con leche.

Los belgas inventaron el “praline”, consistente en hacer exteriores de chocolate y llenarlos de más chocolate u otros sabores. Las tiendas de la Grand-Place en Bruselas elevan el chocolate a la categoría de joyería comestible.

Los Alpes traen de inmediato a la memoria el chocolate suizo, con su fondant que como su nombre indica, se funde en la boca.

110826-257

Viena es también famosa por el chocolate, ya que la corte del imperio austriaco estaba allí, y el chocolate era muy querido por la corte.

Los franceses perfeccionaron el arte de hacer pasteles con chocolate.

El chocolate inglés es también muy famoso. Aquí se inventó la tableta de chocolate. Las “chocolate shops” eran lo más para la clase alta londinense. De hecho beber chocolate se popularizó porque había un grupo de gente que por razones religiosas no podía beber ni té ni café, así que escogieron el chocolate como su bebida para socializar. Y hablando de socializar, uno de los clubs más prestigiosos de Londres, el White´s Chocolate House, era un lugar para ir a tomar chocolate. Los ingleses convirtieron el chocolate en una industria también en la ficción en “Charlie y la fábrica de chocolate”.

Y eso por no nombrar el chocolate USA, que despierta pasiones de quienes lo aman y quienes lo odian.

Parece que todos los países tienen su chocolate, pero España lo trajo de América, le puso azúcar, lo popularizó por las cortes europeas y ya nunca más fue conocida por el chocolate. Cuando le hablo a alguien en Londres del chocolate español nadie sabe de lo que estoy hablando.

De hecho el chocolate protagonizó una de las mayores desilusiones que he tenido en Londres. Como contaba aquí en un artículo de 2006, la primera vez que me dispuse a tomar un chocolate caliente en Londres, al poner la cuchara en la taza me di cuenta que era líquido. Aquello no era un chocolate caliente. Era leche chocolateada a lo sumo.

Y es que ya lo dice uno de los dichos más populares: “las cosas claras y el chocolate espeso”. Un chocolate líquido no es un chocolate. Esto es un chocolate caliente.

El chocolate especialidad en España es ese chocolate con consistencia, que cuando tomas una cucharada ni siquiera gotea. Por qué ese chocolate no es conocido como el “chocolate español” es un misterio para mi. Y una frustración, porque no hay en Londres lugar donde encontrarlo. Hay un par de negocios de street food que dan chocolate con churros, pero el chocolate es más bien escaso.

Ando esperando el día que alguien abra una chocolatería en Londres, no una chocolate shop o un café con chocolate italiano. Pero por el momento no hay suerte. ¿Alguien se anima a popularizar el chocolate español?

 

Que es un “pop up”

A los londinenses les encanta salir a comprar y a divertirse, y les encanta lo nuevo y lo original. Los “pop-up” tienen todo esto y mucho más, por eso son de lo más trendy en Londres.

Lo que convierte a Londres en una de las mejores ciudades del mundo es su escena cultural y de ocio. Y los londinenses no esperan menos que lo mejor. Aquí sirve el “más de lo mismo” porque los londinenses son exigentes.

Los que vivimos en Londres tenemos unos cuantos lugares favoritos que podemos recomendar y estamos seguros que quedaremos bien. No es que tenga un gran mérito: hablando con los amigos, en el trabajo, probando sitios te vas enterando de algunos y con el tiempo, aunque no lo intentes, acabas conociendo algunos de los mejores.

El mérito está en conocer los buenos sitios antes de que se hagan famosos. Ahí es donde demuestras tu conocimiento de Londres. No hay nada que que haga sentir mejor a un londinense que descubrir una nueva tienda, un nuevo restaurante, un nueva sala de arte, pero sobretodo que sea distinto, original, de calidad y evidentemente que le sea útil para ir de compras o divertirse.

Entonces imagínate lo que puede significar conocer un lugar que ni siquiera existe.

Street food pop-up market I

Un pop-up es un lugar que aparece de la nada. Eso es lo que significa “pop-up”. Utilizan lugares improvisados, tiendas vacías, o los espacios “pop-up”, que son espacios vacíos que puedes alquilar por unos días. Y puede ser absolutamente cualquier cosa: un restaurante, un café, un pub, un mercado, un cine, una tienda… lo que te imagines.

El otro ingrediente es que es temporal. Pueden durar un mes, una semana o a veces abren sólo por un día. Lo utilizan para liquidar stock, presentar nuevos productos, probar nuevos conceptos, generar interés sobre algo, o simplemente una celebración.

Street food pop-up market II

Tu dirás que esto es simplemente un lugar temporal, como los ha habido siempre. Cierto. Pero es que el “pop-up” no es sólo un espacio temporal. Es todo un concepto. Es la esencia de lo innovador, lo original, “el cutting edge” (“cutting edge” es otra forma de decir que algo es muy original e innovador).

Street food pop-up market III

Así que ahí llega un pop-up. Puede ser de una marca muy conocida, o un chef famoso,  y ahí está durante unos días, quizás unas semanas, y luego desaparece. Si no te enteras a tiempo, te lo pierdes.

¿Qué puede ser más excitante que eso? Un lugar nuevo, experimental, temporal, y exclusivo, porque a menudo los pop-ups llegan sin apenas publicidad. Si te enteras es porque estás bien conectado. Y si no, tendrás que esperar a que te lo cuenten.

Street food pop-up market IV

Nota: las fotos del post son de un mercado “street food pop-up” de comida asiática. Street food y pop-up. No se puede ser más trendy que eso.

Palabras útiles en inglés: “Gelato”

Si te enseñaron que en inglés “helado” se dice “ice cream” te enseñaron correctamente. Pero si es esa la única forma que conoces vas a necesitar ayuda cuando vayas a los sitios más trendy de Londres.

En Londres sabes que ha llegado el buen tiempo cuando escuchas la camioneta de los helados con su música machacona, la “ice cream van”. Se la puede encontrar cerca de los parques, lugares transitados o circulando por vecindarios de calles desiertas. Vende los helados típicos y utiliza la música como reclamo, como el pregonero utilizaba la trompeta. Esos son los “ice creams”, y se asocian con verano, niños, industrial, barato.

1-SG1S5095

Pero los mayores no toman “ice cream”, y menos en el ambiente distinguido de la City o el Oeste de Londres. Ellos lo que toman es “gelato”, en un ejemplo más de la capacidad de Londres para reinventar lo que ya existe y convertirlo en algo distinto.

“Gelato” es el nombre que se le da en italiano. Dice la tradición que el helado se inventó en Sicilia, Italia, donde utilizaron las nieves perpetuas del Etna mezclándolas con frutas. Y los italianos todavía conservan la reputación de crear los mejores helados. Así que al llamarlo “gelato” lo estamos asociando con esa tradición artesana.

1-SG1S4667

Los sabores no son simplemente “chocolate”, o “fresa”, son complejas descripciones con nombres rimbombantes dignas cualquier restaurante pretencioso. Los ingredientes son exquisitos, exóticos, naturales, “organic”. Esto no es un dulce para niños, es un “gelato”, una exquisita experiencia para adultos que, evidentemente es más caro que un simple “ice cream”.

No cometas el error de pedir uno. La gente con estilo de Londres toma “gelato”.

Street Food: la nueva moda en Londres

La “Street Food” está revolucionando la gastronomía londinense. Un Mundo Perplejo, comprometido con traerte las tendencias más calientes de Londres, ha salido a la calle para presentarte la moda que está sacudiendo los círculos más trendy de la ciudad.

Sbk_Street_Food-011

Escribía en Octubre de 2006 que en Londres se enorgullecían de que la gastronomía inglesa es la mejor del mundo. No hablaba de la comida típicamente inglesa, sino de los restaurantes, que gracias a la mezcla cultural de Londres eran los mejores y más variados del mundo.

Esta euforia está desapareciendo desde hace un tiempo. En el más reciente ranking mundial sólo 3 restaurantes británicos estaban en el top 50. Pero eso no importa, porque con el actual entorno económico lo que se lleva ya no son las estrellas Michelin ni los restaurantes pretenciosos sino comida de calidad, auténtica y a precios asequibles a pié de calle: el “Street Food”.

Sbk_Street_Food-018

Sbk_Street_Food-005

Para los ingleses comida de calle son salchichas de origen dudoso sobre una plancha grasienta y tiene muy mala fama (con razón). Ahora gracias a una serie de jóvenes emprendedores y como siempre en temas de comida, la aportación de extranjeros, está surgiendo un nuevo modelo de “street food”. Nuevos cocineros han sacado su cocina a la calle para ofrecer recetas simples, con ingredientes de calidad y cocinadas al momento, delante de ti. Y teniendo en cuenta que lo ofrecen en mercados de calle se ahorran en alquileres depravados, costes fijos de tener un restaurante y personal, con lo que pueden ofrecer precios asequibles para todos.

Sbk_Street_Food-024

Sbk_Street_Food-019

No sólo eso, los menús son muy variados ya que la diversidad cultural londinense hace que haya oferta de comida de todo el mundo, con lo que puedes hacer un viaje culinario en tan sólo unos metros. Y luego puedes disfrutar de tu comida en el espacio comunal, compartiendo con otra gente y recuperando el sentimiento de comunidad.

Sbk_Street_Food-012

Si eres de origen latino probablemente eso no te suene a novedad. Es como la fiesta de tu pueblo o tu barrio con puestos de comida ambulante con mesas compartidas en el que acabas sentado junto a extraños comiendo comida recién hecha. Pero no te dejes llevar por las apariencias.

Sbk_Street_Food-004

Sbk_Street_Food-014

Este es un movimiento completamente nuevo y distinto. Se engloba en la concienciación general en UK de que hay que volver al “real food”, comida hecha con ingredientes básicos, naturales, de temporada, producidos localmente. Los cocineros no son simplemente ambulantes: se plantean su trabajo como si estuvieran en un restaurante. Los controles sanitarios y de higiene son altísimos. Cada uno de ellos desarrolla su propio márketing incluyendo como no Social Media, desarrollando un branding que los diferencia de los demás y los hace reconocibles. Incluso hay ya premios al mejor Street Food, con lo que ellos también pueden ser “Award Winning“. Esta camioneta por ejemplo fue la ganadora de los premios en 2011 en la categoría de mejor segundo plato.

Sbk_Street_Food-016

Como ves, Londres ha conseguido de nuevo tomar algo que ya existe en muchas otras partes, reinventarlo, ponerle una nueva etiqueta y venderlo al mundo como última tendencia imprescindible para todos aquellos que están a la última. Esto no es comida ambulante, es “Quality Street Food” ¿No es fantástico?

Sbk_Street_Food-015

Sbk_Street_Food-003

Este fin de semana se celebraba en el siempre trendy Southbank el World Street Food Festival, un festival par a promocionar las bondades del Street Food y su gran variedad, al que pertenecen las fotografías del artículo. Había comida italiana, polaca, malaya, japonesa, y española entre otras. La promoción del festival decía que habían reunido los proveedores de “street food” de Londres. Repito que esto no se trata de comida barata, es algo completamente nuevo y de calidad.

Sbk_Street_Food-008

Sbk_Street_Food-023

Mi menú empezó con “Takoyaki”, unos dumplings de pulpo japoneses. Luego le siguió “Bibimbap”, que es arroz con bistec y verduras coreano, y Linguini fresco con champiñones. Y de postre chocolate con churros.

Sbk_Street_Food-013

Sbk_Street_Food-007

Sbk_Street_Food-020

Sbk_Street_Food-021

Evidentemente Un Mundo Perplejo va a seguir la pista del “Street Food” y próximamente te va a ir trayendo los mejores lugares en Londres para saborear esta nueva “trend” a la que tienes que estar al día si quieres estar al tanto de todo lo que ocurre en Londres.

Palabras útiles en inglés: “Take Away”

Take away es algo imprescindible en la City. Saber usar la palabra es importante, lógicamente, pero más importante es saber por qué “take away” es fundamental en el estilo de vida londinense.

“Take away” se puede traducir como “llevarse”. En el caso de hoy el “take away” lo utilizamos respecto a comida, es decir que “take away food” se traduce como “comida para llevar”. No hay complicaciones hasta ahí, todo muy sencillo.

Cuando vas a un restaurante puede ser que te hagan la pregunta de “eat in or take away”. Significa “va a comer en el restaurante o desea llevarse la comida”? Si, ya se que a un restaurante se va a comer, no a llevarse comida, pero cada vez más en Londres los restaurantes cocinan comida para llevar. Hay otros que ni siquiera tienen mesas, son los “take away restaurants”. Ojo, no confundir con fast food, que también pueden ser “take away”, pero no todos los “take away” son “fast food”.

Chinese Take Away

Tener un “take away” cerca de casa es importantísimo, y de hecho es uno de los factores decisivos al escoger el lugar. ¿Por qué tanta obsesión? Londres es una ciudad que se mueve a velocidad vertiginosa. Nadie tiene tiempo de cocinar, y si tienes tiempo es que tu vida social no es precisamente activa… o que en el trabajo no das golpe. La gente cool trabaja hasta tarde, va al teatro, a fiestas, inauguraciones, exhibiciones de arte. ¿Cómo vas a tener tiempo de cocinar con tanta actividad? Por eso es importante tener “take away” cerca de casa, y a poder ser muchos, para poder tener variedad.

Y su importancia no acaba ahí. Es también importante en la forma de trabajar, porque para que tus compañeros de trabajo vean lo atareadísimo que estás y la cantidad de responsabilidad que te da tu jefe, es importante comer frente al ordenador. Ni siquiera puedes permitirte ir 15 minutos al restaurante de la oficina o a la calle. Tienes que ir a buscar tu “take away” y comértelo mientras sigues tecleando esos trascendentales correos electrónicos, con ese suculento olor a comida que invade toda la oficina.

El uso final de “take away” es cuando estás comiendo en el restaurante. Supongamos que ya has comido suficiente, pero todavía hay comida en la mesa. Evidentemente vas a pagar por toda la comida, incluso la que no hayas comido, así que al terminar le pides al camarero que te ponga los restos para “take away”. Podrá parecer barato, pero es mucho más habitual de lo que te puedas imaginar. Hay quien a eso le llama “dog’s bag”, es decir, la bolsa del perro, pero no dejes que el nombre ligeramente despectivo te engañe: es una práctica generalizada también entre la gente cool, porque está bien ir a un bar de moda y pagar 10 libras por una bebida, pero si vas al restaurante no vas a dejar ni las migas.

Consumir preferentemente antes de

Cuando llegué a Londres descubrí que la nevera no se llena sola, y que hay que ir a comprar. Los ingleses, que parece que ya lo sabían, llenan los productos que compras en el supermercado de cartelitos informándote de qué lleva el producto, cómo cocinarlo y uno muy útil sobre hasta qué fecha puedes consumirlo. Es el “use by“. Ahora quieren quitar ese cartelito de la mayoría de productos. Huelo a peligro.

No se si tu tienes el mismo problema que yo tenía cuando estudiaba inglés, pero lo de “by” no lo entendía demasiado. Si la profesora te decía que tenias que entregar los deberes “by Tuesday” ¿quería decir que lo entregaras el Martes, o que el Martes ya no podías entregarlo? Con el tiempo aprendí que el “by” significa la fecha límite. Así que si te dicen “by Tuesday” significa que el Martes ya es tarde, hay que entregarlo el Lunes como muy tarde.

En Londres eso es extremadamente útil para leer los cartelitos de caducidad de los alimentos, concretamente el “use by”. Significa que tienes que consumir el producto antes de la fecha indicada. Dada mi escasa experiencia con comestibles antes de mi llegada a Londres, yo seguía al pie de la letra las instrucciones de los envoltorios: lo almaceno tal como dice, lo cocino por el tiempo exacto que dice, y si me doy cuenta que ha pasado la fecha de “use by” lo tiro a la basura, sin más preguntas.

Ultimamente están saliendo unas noticias que dicen que esa fecha es sólo indicativa. Dicen que el producto está en condiciones de ser consumido incluso pasada la fecha. Es más, investigaciones revelan que los hogares británicos podrían estar tirando a la basura 5,1 toneladas de comida en perfecto estado, lo que vendría a ser unas 680 libras al año por hogar.

Para evitar este inaceptable despilfarro están considerando mantener el cartelito de “use by” sólo para cosas que realmente se estropean rápido, como las gambas o los yogures. Para el resto de productos utilizarían el “Best Before“, que significa “Mejor antes de “, algo más similar a lo que dicen por ejemplo en España, el famoso “Consumir preferentemente antes de”. La razón del cambio es que de este modo el consumidor sabrá que la fecha es sólo una recomendación, con lo que es posible consumirlo después de la fecha.

Puesto que soy un ciudadano responsable, estoy encantado con la nueva medida, pero no puedo evitar preocuparme. Recordemos que este es un país en el que las bolsas de fruta llevan el cartelito “lavar antes de usar”, porque la gente (y lo he visto repetidamente con mis propios ojos) se las come directamente de la bolsa.

Por eso, como soporte del nuevo cartelito, yo haría una campaña de educación ciudadana, del estilo del “five a day” que diría algo así:

Si la fecha “best before” ha pasado, antes de consumir tu producto sigue estos dos sencillos pasos:

  • Observar: si el producto tiene una pelusilla blanca, un color verdoso o lo cubre un velo sospechoso no lo uses
  • Oler: Si al abrirlo emite un olor repulsivo no lo uses

Si tu producto supera las dos pruebas, consúmelo sin miedo, y con la satisfacción que estás ayudando al país a ahorrar comida.

Aparte de esto, les daría una formación extra a las enfermeras de urgencias para tratar enfermos con síntomas de intoxicación por alimentos en mal estado.

Cómo librarse de los gordos

El 25% de la población británica es obesa, y eso es un problema. Por su salud? No! Son un problema porque salen muy caros. Cómo de caros? 4.000 millones de libras.

Según una encuesta de la OCDE, el Reino Unido es el país europeo donde hay más gente obesa, nada menos que una de cada cuatro personas. Siguéndole de cerca están Irlanda y Malta, y el número 1 en el mundo es USA con casi la mitad de su población adulta. Parece que los británicos han esparcido un legado de obesidad allí donde han estado… (para hacerte una idea de qué es ser obeso clica aquí).

¿Eso le preocupa al nuevo gobierno de derechas británico? En absoluto. Su filosofía política es que cada ciudadano hace con su vida lo que quiere.

Dice la Organización Mundial de la Salud que la obesidad, y en menor medida el sobrepeso, generan enfermedades cardíacas, de circulación, de los huesos y diabetes. La obesidad ocupa camas de hospital, incrementa la demanda de medicamentos subvencionados y en general incrementa el gasto médico.

En el mundo ideal de los Conservadores cada ciudadano se pagaría su propia factura médica. Pero el nuevo gobierno británico tiene que cargar con un país donde los ciudadanos creen que la sanidad debe ser pagada por las arcas públicas. En los nuevos presupuestos el gobierno ha recortado en todo excepto en Sanidad y Educación (y no ha sido por falta de ganas).

Si la “epidemia”, tal como la llaman, sigue avanzando, el gobierno no sólo no va a poder recortar el presupuesto sanitario sino que se va a ver en la obligación de aumentarlo. A ellos no les importa si la población es obesa, pero si les va a costar dinero, entonces ya es otro cantar! Además, la obesidad significa bajas por enfermedad y menos productividad. En los tiempos que corren, el gobierno necesita que toda la población trabaje al 100%.

Conclusión: el gobierno está preocupadísimo con el tema de la obesidad.

Un informe reciente de la prestigiosa consultora McKinsey afirma que la mejor manera de reducir la obesidad no son programas individuales para fomentar las frutas y verduras (como la famosa campaña del gobierno de “five a day”), ejercicio o educación dietética sino todas las medidas juntas. Y la forma más efectiva es que sean las comunidades como barrios o pueblos las que se organicen.

Y precisamente esa es la vía escogida en el Reino Unido. El gobierno va a dar 4.000 millones de libras a las autoridades locales para que hagan iniciativas encaminadas a mejorar la salud de los ciudadanos.

4.000 millones de libras! El nuevo gobierno quiere reducir el dinero que se gasta en servicios públicos y aún así va a crear un nuevo programa que cuesta 4.000 millones de libras exclusivamente para reducir la obesidad. Significa que los gastos generados por los nuevos enfermos y la pérdida de productividad son mayores que 4.000 millones de libras. Y este es un problema del que ya hablábamos en el blog hace 4 años y parece que empeora en vez de mejorar. No se si el gobierno estará preocupado por la salud de la gente, pero yo estoy empezando a preocuparme. ¿Crees que se preocupan por el bien de los ciudadanos, por el presupuesto o de quedar bien a costa del dinero de los otros?

PS. Ser obeso no es simplemente estar rellenito. Para hacerte una idea puedes calcular tu masa siguiendo este link. Si todavía no sabes por qué es necesario controlar los azúcares, la sal, y todo eso, échale un vistazo a los datos de la Organización Mundial de la Salud. Da qué pensar.

Gordo y pobre

Ya lo he comentado en otras ocasiones: el la City hay que cuidar la figura porque eso te da un perfil ganador. Ahora resulta que de hecho, el perfil podría acabar demostrando tu posición social. Definitivamente en Londres, estar gordo es de pobres.

Tradicionalmente un niño gordo era un niño sano. El niño está gordo? No! Está fuerte. Cuando había un niño entrado en carnes y de mejillas sonrosadas siempre aparecía la típica señora pellizcando esa mejilla y diciendo “Ay que niño tan rico” (comentario que siempre me hacía pensar en Hansel y Gretel).

Pero las cosas han cambiado. Ahora a los niños gordos se les llama “obesos”, y los gobiernos han declarado la guerra a la obesidad infantil. Una epidemia, dicen que es, como si los niños engordaran por simpatía. Por eso han creado campañas para popularizar la comida sana y la vida activa. Al parecer han tenido éxito ya que un estudio publicado recientemente revela que el crecimiento de la obesidad infantil se ha estancado, e incluso se ha reducido en algunos paises.

El Reino Unido tiene uno de los mayores porcentajes de obesidad infantil del mundo, y por eso es una gran noticia que esté entre los pocos paises en los que la obesidad se ha reducido. Será que las campañas de “Five a day” para incitar a la gente a que coma cinco piezas de fruta o verdura al día han funcionado.

Pero hay algo curioso. Estudios más detallados muestran que el nivel de obesidad infantil se ha reducido en niños de clases acomodadas, pero sigue creciendo en los de clases más humildes.

Significa esto que las campañas tienen efectos en familias ricas donde los niños comen frutas y verduras y hacen ejercicio, mientras que los niños pobres se hartan a pastelitos con grasas saturadas y alitas de pollo con patatas fritas bañadas en ketchup sintético tirados en el sofá jugando a la videoconsola? Nada más lejos de la realidad.

Una vez más, hay que comprender la ideosincracia del país. Esto es parte de la campaña del gobierno. En una cultura eminentemente capitalista como esta, todo el mundo aspira a subir al siguiente escalón social. Asociando la gordura con la pobreza se está transformando la delgadez en un bien aspiracional, es decir, algo que va a dar a quien lo posee la sensación de que pertenece a una clase social más elevada.

Por un lado las familias ricas van a hacer que sus niños coman bien. “Cómete la verdura o te vas a engordar, y qué van a pensar los vecinos”! Las familias pobres van a asegurarse que sus niños no parecen pobres. Porque la gente pobre queda muy bien en las películas y en las novelas de Dickens, pero a la hora de la verdad, lo que se lleva son las marcas, las fiestas caras, los coches deportivos y ahora, los niños delgados.

Que no te tomen el pelo con el horario europeo

Cada cierto tiempo sobrevuela España el rumor de que se va a adoptar el “horario europeo”, lo que aparentemente es bueno para los trabajadores porque en Europa la gente tiene más tiempo libre por la tarde. Pero cuidado, porque lo ellos llaman “horario europeo” podría no ser tal cosa. Vigila que no te den gato por liebre.

Una vez más Lunes. Una vez más esa sensación de que hay menos gente en la calle que un día normal. No es algo evidente, es una sensación que he tenido desde que llegué a Londres. Tras largo tiempo de investigación he descubierto que no son imaginaciones mias, sino que tiene que ver con el “horario europeo“.

El tema del “horario europeo” es recurrente en España, donde la pausa para comer dura dos horas, al contrario que en Europa, que dura una hora o ni siquiera eso. Como ya sabes en Un mundo perplejo defendemos la idea de tomarse la vida con calma. Una parte imprescindible de ello disfrutar de la pausa para comer, porque además es más sano, y en eso ayuda tener dos horas. Pero quien puede discutir con las ventajas de poder salir del trabajo a las 6 de la tarde!

Si trabajas, ya sabes el peligro que esto encierra, y estás estudiando ya te avanzo lo que te va a ocurrir: sabes a qué hora entras a trabajar, pero no sabes a qué hora vas a salir. Así que habrás acelerado tu vida un poquito más, cosa que hasta los londinenses reconocen que es malo, a cambio de algunas tardes más largas.

Pero es que el “horario europeo” es algo más que comer en una hora. También tiene el horario flexible, que significa que si durante unos días has estado saliendo tarde de la oficina para terminar un proyecto, puedes presentarte al día siguiente a las 10 de la mañana y nadie te va a decir nada. O si un día no hay nada que hacer y decides irte a las 4pm es perfectamente aceptable y común.

Y todavía hay más. Aquí, si tienes 2o días laborables de vacaciones, son exactamente eso, días. No hace falta que los hagas todos en Agosto. Puedes tomarlos de uno en uno y cuando quieras, siempre que no afecte a tus proyectos. Y eso la gente lo aprovecha para tomar el Viernes y el Lunes de vacaciones, haciendo su propio “fin de semana largo”. De ahí los famosos “City Breaks“. Aquí nadie espera a que llegue el día de fiesta. Si necesitas unas vacaciones, te las tomas. Ese es el verdadero significado del “horario europeo” y la razón por la que los Lunes hay menos gente por la calle.

Así que la próxima vez que tu jefe o quien sea sugiera adoptar el “horario europeo“, respondes que si apasionadamente, añadiendo que te va a encantar tener horario flexible y vacaciones flexibles. Si te dicen que eso no se va a adoptar, le dices que no hay trato. O se hace el “horario europeo” bien, o no se hace.

Niños gordos: es culpa de los abuelos

Lo dice ni más ni menos que la BBC, basado en un estudio llevado a cabo en Gran Bretaña. Ya era hora que se apuntara con el dedo a los verdaderos culpables de esta catástrofe grasienta.

Ya hace tiempo que en Gran Bretaña andan preocupados porque los niños están gordos. Casi una cuarta parte de los niños británicos tienen sobrepeso. Las autoridades y los grupos de presión ya lo catalogan como una “epidemia”. Dicen que en unos años vamos a tener un país de obesos, y eso va a tener consecuencias en la productividad, en los costes para la salud pública y para el país en general.

El gobierno, preocupado por el tema, creó hace un tiempo la campaña “Five a Day“, con el fin de concienciar a la población sobre la importancia de comer sano y promoviendo que la gente tome cinco piezas de fruta o verdura fresca al día. El chef televisivo Jamie Oliver hace tiempo que encabeza su propia cruzada contra la comida basura y últimamente se está centrando en mostrar cómo alimentar y cómo dar educación alimenticia a los niños, haciendo charlas, visitas a escuelas etc.

Conclusión: la forma de comer británica perjudica la salud, y la llegada del “fast food”, que encaja perfectamente en la cultura británica y los niños adoran es todavía peor.

Y encima dicen que la falta de ejercicio colabora en la invasión de la grasa. O sea que los británicos son unos holgazanes y no saben comer? Hasta ahí podríamos llegar.

Por eso el artículo de la BBC, basado en un estudio científico publicado en la prestigiosa “Revista internacional de obesidad” es precisamente lo que neceistamos: una respuesta simple y clara. La culpa de la obesidad infantil la tienen los abuelos!

El artículo revela que los niños entre nueve meses y tres años que pasan parte del día al cuidado de los abuelos tienen un 15% más de probabilidades de tener sobrepeso que los que van a la guardería. Y los que pasan el día entero al cuidado de los abuelos tienen un abrumador 34% más de probabilidades.

Los números cantan. Tras su imagen cariñosa los abuelos son un peligro para la sociedad británica. Ellos y sólo ellos están conviertiendo este país en una nación de gordos y hay que detenerlos! Habrá que darles educación de cómo tratar a los niños. Pero de mientras, hay que evitar todo contacto abuelo-nieto hasta que las medidas adecuadas sean implementadas. Por el bien de la Nación.

Madres y padres, ya pueden ustedes dormir tranquilos: si su hijo es gordo, culpe a la suegra.