Lo que debes saber si quieres tener un teléfono móvil de contrato en UK (y III)

Bien. Todo lo que empieza tiene un fin. Y este culebrón ha llegado a su final. Mi odisea para obtener un simple teléfono móvil de contrato en UK y pagar 25 miserables libras ha pasado por visitas a las tiendas, correos electrónicos, cartas, llamadas telefónicas, listas negras, venta de información personal, y ahora llega a su fin. Veamos lo que hemos aprendido en el camino.

Si no sabes de la historia, por favor échale un vistazo a los antecedentes:

Cómo tener un teléfono móvil de contrato en UK

Tener un móvil de contrato en UK no es fácil

En resumen, los antecedentes son que gracias a un bonito anuncio en la prensa decidí solicitar online un teléfono móvil de contrato. Dos días después recibí un correo electrónico en el que se me informaba que a causa de mi “credit status” no me iban a dar el contrato. Hice algo de investigación y descubrí que hay una compañía que tiene información personal sobre ti como domicilio, otros domicilios, impagados, números rojos y otros. Las compañías le pagan para hacer chequeos de los potenciales clientes. Una lista negra, vamos. Y de mi dijeron que no era de fiar.

Al cabo de un tiempo vi de nuevo una oferta pero esta vez fui a la tienda. El resultado fue el mismo. Esta vez decidí comprar el informe de mi “credit status” yo mismo y para mi sorpresa, la página web me dijo que no podían confirmar mi identidad. Es decir, que como no sabían nada de mi, pues me negaban todo crédito.

Les envié unas facturas para demostrar que vivo donde vivo y que yo soy yo (recordemos que en UK no hay DNI, con lo cual demostrar tu identidad es algo complicado) y después de que me confirmaran que yo existo me fui de nuevo a la tienda para conseguir mi contrato. El problema fue el mismo, denegación de crédito, con lo que escribí un muy cabreado correo electrónico. Inmediatamente me contestaron y me dijeron que podría tener el contrato si pagaba un depósito. Al responder que cuáles eran los términos del depósito recibí una llamada para decirme que de hecho NO podían darme el contrato ni siquiera con el depósito.

Le dije al pobre que tenía al otro lado de la linea que yo jamás había dejado de pagar nada, que me sentía insultado por sus insinuaciones de que no era un buen pagador, y le pregunté cómo podía demostrar que yo era de fiar para conseguir el contrato. El tipo me respondió que podría enviar el informe de la empresa de listas negras junto con las facturas que he pagado y los movimientos bancarios.

Así lo hice. Tras algo de problema para conseguir el dichoso informe adjunté un pantallazo de mis facturas online (yo me he pasado a las facturas electrónicas) y algún extracto bancario en un bonito sobre adjuntando una carta en la que les dejaba a la altura del betún.

Hoy les he llamado porque después de más de un mes y medio todavía no había escuchado nada de ellos. El muchacho en el teléfono me dijo que no han recibido nada. Le dije que eso es imposible. Él me confirmó que no hay ningún archivo reportando la llegada de dicha carta. Casi dando rienda suelta a mi ira le dije que esto era inadmisible, que yo solo quiero un contrato. Él me contó que es surafricano, y que está en mi misma situación.

Y qué puedes hacer? Gritarle? Si el pobre hombre está ahí precisamente para aumentar la burocracia, para hacer todo más complejo y para que no le puedas gritar a nadie que tenga algo de responsabilidad. Así que nos pegamos unas risas y yo me quedé sin el contrato.

Mi única pregunta es, dónde está mi carta? Estoy pensando si escribir otra carta, esta vez sin las limitaciones de nadar y guardar la ropa porque ya se que NO me van a dar un contrato, y porque no lo quiero. O estás dentro del sistema o no obtienes nada. Te marean como una perdiz para nada, porque una cosa está clara, si tu “credit rating” no está dentro de lo que ellos quieren (incluso si simplemente no saben nada de ti), no hay nada que hacer. Te quedas sin crédito. Y si eso es con un simple contrato de teléfono, qué será con una hipoteca?

Comportamientos incívicos

Mira la siguiente fotografía.

Como ves, los dos automóviles están bloqueando completamente la acera, hasta el punto que para poder pasar los transeúntes deben salir de la acera y pasar por la calzada.

Ahora dame una razón, sólo una por la que no debería posar la parte afilada de mis llaves sobre la carrocería de los dos automóviles y desplazarla suavemente y transversalmente de lado a lado.

Y no me vale que “el BMW serie 3 es un clásico”.

Teléfono rojo. Volamos hacia Iran.

En la sección de opinión de ayer del Financial Times había un artículo de dos “expertos” en diplomacia internacional, peces gordos del pensamiento político USA y quienes han aconsejado a la administración Bush en el pasado. Estos señores hablan sobre la situación de Iran, las alternativas y dicen que Europa tiene la decisión en sus manos. Pero su artículo me hace pensar que si estos son “expertos”, entonces tenemos muchas razones para preocuparnos.

El artículo dice que hay que parar los pies a Irán en su carrera por obtener la bomba nuclear. Ese es el problema, y la solución que plantean es aplicar sanciones económicas al gobierno iraní.

El tema está en que parece que Europa no ve esa solución con muy buenos ojos. Será porque los dirigentes recuerdan cuando a la República de Weimar, la Alemania derrotada en la Primera Guerra Mundial, se le impusieron sanciones económicas. Esto facilitó que un país hambriento y humillado escuchara con atención los gritos de “Nadie puede decirle a Alemania lo que puede o no puede hacer” que Hitler perpetraba desde su estrado, lo que engendró la Segunda Guerra Mundial.

O quizás los europeos piensan en Cuba, un antiguo aliado quien ha sufrido castigos económicos por décadas y cuyo resultado ha sido el enroque político, no una milagrosa apertura, que los políticos del país entenderían como “arrodillarse”.

Los autores del artículo dicen que si Europa no acepta las sanciones, entonces USA tendrá que intervenir militarmente. Iran parece que ya utiliza el discurso de “nadie nos va a decir lo que debemos hacer”, y le falta bien poco para enrocarse. Son estas las dos únicas soluciones que estos señores aportan?

Claro, yo estoy en la posición fácil. Es muy fácil criticar y quejarse. Lo difícil es aportar soluciones. A mi me hubiese encantado estar en la diplomacia internacional, solucionando este tipo de problemas, pero mi nivel intelectual, rendimiento académico y capacidades de negociación me lo impidieron. Esa gente está ahí porque son los mejores, los más brillantes. Y sólo se les ocurre matarlos de hambre o matarlos a bombas?

Virgencita virgencita, que me quede como estoy.

Tener un móvil de contrato en UK no es fácil (II)

Este post es la segunda parte de una serie de posts que van a acabar con mi paciencia. Por favor, lee el primero para entrar en antecedentes aquí.

En el capítulo anterior, dos compañías de teléfono móvil me rechazaron como cliente ya que mi los datos de mi crédito son muy malos. Luego una máquina me dijo que yo no existía, y luego tuve que enviar algunas de mis facturas a una empresa para que se pueda enriquecer vendiendo mi información privada.

La empresa en cuestión me envió un correo electrónico diciéndome que no podían proceder con mi solicitud porque una de las facturas tenía más de 8 semanas de antiguedad, que es uno de los requeisitos. Claro, como que es triemstral y no tengo nada más reciente!

Acabé enviando el informe de movimientos de mi cuenta bancaria, y me respondieron que ya habían verificado correctamente mis datos. Así que una vez más me dirigí contento y feliz a la tienda de los teléfonos armado con mi cuenta del banco, y un par de facturas para probar que vivo donde digo que vivo. El dependiente me pidió si podía hacer un chequeo de mi crédito. “Claro”, dije yo con la seguridad del que ya sabe del tema y está seguro de lo que va a pasar. Entonces la pantalla de su ordenador se quedó en blanco, y apareció un mensaje que decía “Crédito denegado”.

Que? Otra vez? Pero esta vez qué pasa? El chico no sabía qué decirme, sólo se disculpaba (creo que tomó esa decisión tras ver mi cara). Así que me marché de la tienda seriamente cabreado y redactando mentalmente un bonito email de “ya me tienen ustedes hasta los mismísimos…”.

En el email que envié destacaba en más de dos ocasiones que me sentía insultado (es expresión es muy común por aquí) y otras lindeces que se me ocurrieron.

El mismo día me respondieron diciéndome que eso del crédito es una práctica común, y que en casos como el mío ahora ofrecían la posibilidad de pagar un depósito como garantía. Mi respuesta fue que su sistema da resultados equivocados y perjudica a sus clientes, y que la solución del depósito no era satisfactoria en absoluto.

Al día siguiente me llamaron por teléfono repitiendo que ellos no me estaban llamando mal pagador, y yo le respondí que eso era exactamente lo que estaban haciendo. Y también me informaron de que NO me podían ofrecer la opción del depósito. La razón es que no había estado todavía 6 meses en los ficheros de la mencionada empresa que se enriquece con mis datos personales. Tras una larga discusión el tipo del teléfono me aceptó que les enviara mis datos personales como cuenta corriente y datos laborales para demostrar que me puedo permitir pagar 20 libras al mes. Ese debería haber sido el principio.

Pero puesto que ellos no pueden hacer otro chequeo hasta dentro de 6 meses, me pidió que les adjuntara yo el informe de esa empresa de listas negras. Con el de 2 libras había suficiente.

Así que me conecté on-line y solicité el “informe estatutario” que me corresponde por ley y que tardaría un máximo de una semana en llegar. Al cabo de una semana (que sospechoso) me llega una carta, y para mi sorpresa, el informe no está en el sobre. El texto de la carta dice

“Equifax pone extrema atención en la seguridad de la información y tomamos muy seriamente la obligación de proteger sus datos y asegurarnos que no le enviamos su “archivo de crédito” a nadie má que a usted.

Para ayudarnos a hacer esto, complete por favor el formulario adjunto y devuélvanoslo incluyendo dos documentos que utilizaremos para verificar su solicitud”

Pero si ya se lo envié! Y que se toman muy en serio mi privacidad? Encima cahondeo! Lo que se toman muy en serio es sacarme de mis casillas para que me harte y compre el informe de 16,99 libras que puedo ver on-line y no el que me garantiza la Ley.

Así que tras enviarles dos facturas para demostrarles que vivo en mi casa, ahora les voy a enviar las mismas dos facturas para demostrarles que soy yo el que está pidiendo el informe.

Monumento a la estupidez

Han habido dos noticias hoy, las dos relacionadas con muerte. Una en Irak, la otra en Madrid.

Tengo una sugerencia: declarar el dia 30 de Diciembre “Día Internacional de la Demagogia”.

Se les enviaría un tríptico a todos los políticos del mundo con el título “Cómo cagarla con estilo”. Y se darían conferencias sobre oratoria, cortinas de humo y colocación de banderas.

Sólo una semana para Navidad

He recibido un correo-e (ya veis a que tonterias nos llevan las traducciones literales) de Tesco, el supermercado. El título “Apresúrate, sólo queda una semana para Navidad”.

Y en el correo me detallan todas las cosas que puedo comprar “to make sure you enjoy your Christmas”. Me sugieren flores y “rellenos de calcetines”, o sea cosas pequeñitas para poner en esos entrañables calcetines rojos que se cuelgan junto a la chimenea, como iPods o cámaras digitales.

Que majos. Cómo se preocupan por mi bienestar. Imaginad que Navidad tan terrible si al levantarme no tengo mi nuevo iPod en el calcetín rojo. Me dan ganas de salir corriendo hacia la tienda.

Lo que no dicen es cómo se supone que voy a pagarlo. La verdad es que no necesito nada de lo que me sugieren. Pero tengo que apurarme, porque la Navidad está al caer, y ellos están preocupados de que si no tengo todas las cositas que ellos venden me voy a sentir muy desdichado. Que majos.

Cómo tener un teléfono móvil de contrato en UK

Mirando la publicidad de un periódico me enteré de una buena oferta de contrato de teléfono móvil  que incluía el teléfono gratis, así que decidí jubilar mi tarjeta pre-pago y pasarme al lado lujoso de la vida. Pero al pensar que eso sería tan fácil como poner los datos de mi tarjeta de crédito y esperar a que el paquete llegara a casa, estaba muy, pero que muy equivocado.

Y lo digo porque en el momento de introducir los datos de mi tarjeta de crédito, la página web me pidió permiso para hacer un chequeo de mis posibilidades de crédito. Pensé que si lo que quieren es comprobar si la tarjeta es falsa, no hace falta que me pidan permiso. Así que le dí al OK y la página me dijo que recibiría un email con los resultados. Pero esto no era inmediato? Habrá que esperar.

Al cabo de dos días recibo un escueto email que dice:

“Desgraciadamente, a causa de su “credit status” no nos es posible ofrecerle un teléfono de pago mensual”

A causa de mi qué? Algunas averiguaciones me llevaron a descubrir que cuando preguntan si pueden chequear mi crédito, lo que hacen es contactar con una empresa especializada. Esta empresa tiene datos personales de cada persona, como por ejemplo las casas donde ha vivido, el número de cuentas corrientes, dónde las tiene, si ha estado alguna vez en números rojos, si ha dejado de pagar alguna factura a tiempo en toda su vida, si ha estado en prisión y otro tipo de información. O lo que es lo mismo, una lista negra. Que yo sepa, nunca he dado permiso a nadie para almacenar esos datos. Eso es ilegal en España según la Ley de Protección de Datos.

Pero aún hay más. Esa compañía vende esos datos a otras compañías, que los usan para saber si conceden créditos a sus clientes. Claro, como que te piden permiso para acceder a ellos, se supone que ya es legal… al fin y al cabo te puedes negar (y quedarte sin el crédito). Y qué ocurre si esos datos, que no sabes de donde han sacado, son incorrectos, lo que provoca que te rechacen el crédito? Bueno, la Ley te protege. Por ley, tienes derecho a acceder a la información que de ti venden a otros. Puedes solicitar un “statutory credit report“, previo pago de 2 libras (recuerdo, para saber si están vendiendo información errónea sobre ti). La solicitud será por escrito, tardará una semana en ser procesada, y será una lista incomprensible de datos. Si hay algún dato erróneo, puedes escribir una carta, y tus datos serán corregidos en un plazo máximo de 28 días. Así que el proceso entero puede durar unos 40 días, incluyendo el tiempo que tarden las cartas en llegar.

Pero claro, también puedes solicitar on-line tu “Credit Rating“, al que tendrás acceso de inmediato, tras pagar on-line 16,95 libras, donde se explica cómo interpretan las empresas cada uno de los apartados, donde se te informa de cómo puedes mejorar cómo te ven las empresas, y donde puedes modificar los errores con efecto inmediato.

Pero bueno, de todos modos, no estoy pidiendo una hipoteca, sólo quiero pagar 17 miserables libras al mes. Y qué es eso de un teléfono de pago mensual? O sea que la oferta no era un contrato mensual y teléfono de regalo, sino que estás pagando el teléfono a plazos. Yo sólo quiero un contrato! Démelo más barato y el teléfono me lo compro yo, que soy mayorcito.

Así que pensé “yo me quedo sin contrato, y ellos se quedan sin venta”. Pero hace poco vi otra oferta interesante. Esta vez con otra compañía, y tenía que ir a la tienda en persona. Creí que eso cambiaba las cosas… pero no. De nuevo rechazado por mi mal crédito.

Ya un poco harto decidí gastarme las 16,95 libras para comprar el “Credit Rating” y saber qué mentiras estaban diciendo sobre mi, saberlo de inmediato, y corregirlo de inmediato.

Entré en la página web, puse mis datos, la tarjeta de crédito y voila! El mensaje en la pantalla fué:

Imposible verificar su identidad

Así que era eso! Para ellos no existo. Llamé a uno de mis compañeros de piso para asegurarme de que yo era yo y anoté el número de teléfono al que me hacían llamar. Desgraciadamente debería esperar dos días porque el horario de atención al cliente era de 9 a 5 en días laborables, y aquello era un sábado.

El lunes llamé, y tras esperar unos minutos con música insoportable y una voz de mujer que decía “su llamada es importante para nosotros, no se retire” pude hablar con una señorita que me informó que efectivamente, no tenían datos sobre mi, con lo cual, las compañías de teléfono, en vez de decirme eso, simplemente me trataban como a un mal pagador. La señorita me sugirió que les enviara dos facturas donde apareciera claramente mi nombre y dirección. Por qué no darles simplemente mi carnet de identidad de extranjero? Pues porque aquí o hay de eso, ni tampoco carnet para los locales. Dicen que es invasión de la privacidad. Así que les tuve que enviar dos facturas para demostrarles que soy quien digo ser, y que vivo donde digo vivir. Bueno, por lo menos en mi caso no me puedo quejar de que tienen información sin mi permiso… se la he enviado yo.

Pero ahí no se acaba todo. Habrá más. Estoy esperando su respuesta…

Ver segunda parteÂ

Conexiones telefónicas y servicios de atención al cliente

Cuando mi conexión a Internet dejó de funcionar me temí lo peor. Y estaba en lo cierto. Este post tiene teleoperadoras incompetentes, máquinas hablantes, técnicos desaparecidos y usuarios cabreados. Pasen y vean.

Tras estar desde el miércoles sin Internet, el viernes tuve una inspiración. El problema podría venir no del proveedor de Internet, sino de la linea telefónica (saber si hay linea es sencillo si tienes aparato telefónico, que no es mi caso). Me cargué de paciencia y llamé a la línea de “faults”.

Tras la indicarle al teléfono que es lo que quería consultar por medio de 1 y 0, me apareció una señorita con acento del Subcontinente Indio, algo así como Apu, el propietario del Badulaque, pero en femenino. Nuestra conversación fue como sigue (traducción fidedigna):

  • Operadora: Buenas tardes, en qué puedo ayudarle.
  • Yo: Buenas tardes. Mire es que parece que mi linea no funciona correctamente.
  • (Pausa esperando respuesta. Silencio al otro lado)
  • Yo: Resulta que no me puedo conectar a Internet y creo que puede ser causado por un problema en la línea telefónica, aunque no se si…
  • Op: Oh, espere un momento. Número de teléfono.
  • Yo: 020…..
  • Op: Dirección y nombre.
  • Yo: 77……
  • Op: Cual es su problema.
  • Yo: Como le iba diciendo, no tengo Internet y creo que es porque la linea telefónica no funciona.
  • Op: Voy a realizar unos chequeos. Por favor no se retire.
  • Op: (Al cabo de un minuto) En este momento no hay ningún técnico disponible. Un técnico le va a llamar para realizar más chequeos. Desea que el teléfono móbil que está utilizando sea su teléfono de contacto?
  • Yo: Si por favor. O sea que alguien me va a llamar esta tarde?
  • Op: Disculpe?
  • Yo: Que un técnico me va a llamar hoy.
  • Op: Ah si.
  • Yo: O sea que usted no puede decirme que es lo que ocurre con mi linea telefónica.
  • Op: No
  • Yo: Y un técnico me va a llamar hoy para saber qué ocurre?
  • Op: Si, así es.
  • Yo: Ok, gracias.

Sin Internet, un frió de narices en la calle y un viento que tumbaba árboles, se me planteaba una tarde de TV. Peter Schmeichel, el ex-portero danés del Manchester United en el “Mira quien baila” de la BBC bailando samba. Westlife en el “Operación Triunfo” de la ITV. Yo los enviaba a ellos a casa.

A las diez, cinco horas más tarde, el técnico no había llamado todavía, así que tomé el teléfono de nuevo. Esta vez me salió una máquina con voz de señorita. Bien, me dije, ahora sabremos qué pasa. Tras un montón de “marque 1 si quiere…” la máquina con voz de señorita me informó de que efectivamente, había un problema con mi linea, y que estaba cerca de mi casa. Y tanto de le costaba a la operadora decirme eso cinco horas antes? Será que se quería ahorrar mi cabreo. La máquina hablante también me informó de que un técnico pasaría a revisar la averia el día 23 de Noviembre. 6 dias? Me toma el pelo? Así que no se si la operadora era directamente incompetente o se quiso ahorrar mis gritos de indignación.

Yo destacaría tres cosas. La primera que yo tuve que llamarles para informarme de que ellos tienen una avería en su red. Segundo, que o bien el técnico pasó totalmente de mi, o la señorita no se entera que una vez reportada la avería los técnicos no llaman. Y tercero, que me voy a pasar seis días sin Internet, pero la factura de la línea telefónica va a venir puntual y entera. Seguro que estas cosas no pasan en Inglaterra! (Ups, esto ES Inglaterra).

Por aquello de cornudo y apaleado, la página web me informa de que:

La compañía promete a sus clientes que sus técnicos hacen lo que sea necesario para mantener una cita.

Pues es un descanso. Así que si te dicen que van a venir el Jueves, a una hora indeterminada, hacen lo que sea para venir. Que bien! Pero si la cervecita en el Pub se alarga y no es posible llegar, pues qué le vamos a hacer. O quien sabe cuántas cosas pueden impedirle llegar…

Pues eso, que el Jueves voy a saber algo más sobre mi avería, si Dios quiere.