Odio, miedo, desconfianza: así es el mundo

Tres acontecimientos han llenado las portadas de la prensa inglesa recientemente. Por orden de cercanía: estado de pre-guerra en las dos Coreas, doble atentado en Suecia y manifestaciones estudiantiles violentas en Londres. Pensarás que son acontecimientos independientes, pero son parte del gran orden de las cosas. El que nos garantiza la felicidad.

Unas maniobras innecesarias en la frontera entre las dos Coreas acabaron con un ataque de Corea del Norte quienes “respondían” a una provocación. El Ministro de Defensa de Corea del Sur dimitió tras las críticas recibidas por haber sido blando en su respuesta.

Un fanático intentó una masacre en Suecia en nombre de un Dios al que dice servir y unos creyentes a los que dice representar.

Unos descontrolados que decían manifestarse en contra de la subida de las tasas universitarias británicas emboscaron el coche del Príncipe Carlos y agredieron a su esposa.

Algo inesperado sucedió hacia el final del siglo pasado. La “Nueva Economía” prometía crecimiento ilimitado en cada rincón del mundo y el antiguo enemigo comunista se convertía a la “libertad”. La gente estaba confundida con las nuevas oportunidades que se abrían.

Afortunadamente esos tiempos ya pasaron. Los acontecimientos relatados lo confirman.

Familias coreanas han perdido la esperanza de reunirse con sus familiares que quedaron al otro lado de una estúpida frontera tras la guerra. Millones de personas tienen miedo por saber si un exaltado va a decidir que deben morir. Y otras tienen miedo por las posibles represalias generadas por unos actos terroristas que no sólo no apoyan sino que rechazan. El debate por el precio de la educación y lo que aporta a la economía y la cultura del país está acabado.

Lo que se lleva es discutir de qué lado estamos en la guerra de Corea, de anular la amenaza islamista, de criticar a los estudiantes por su falta de valores democráticos. El odio que genera guerras estúpidas nos corroe, el miedo a lo desconocido nos paraliza, la desconfianza en las nuevas generaciones nos desconcierta.

Es un descanso saber que nunca tendremos la necesidad de pensar independientemente, de ver a los demás como individuos y no parte de un grupo manchado en tópicos. Es un descanso saber que en este bendito mundo siempre habrá un “nosotros” y un “ellos”. Es un descanso saber que otros van a secuestrar nuestro derecho a vivir entre seres humanos y nos condenan a vivir entre miedos y desconfianzas.

Gracias.

Gracias a todos esos que crean cortinas de humo porque hacen mi mundo un poquito más mezquino.

Y ahora, si me disculpas, debo irme a hacer mis “dos minutos de odio“.

Mensaje a los justicieros del mundo

Interrumpimos esta bonita lista de fotografías con Paz, Amor y buenos deseos navideños para agradecer al ejercito de Hamas, al ejército  israelí y a los Talibanes por devolvernos a la realidad y recordarnos que aunque las gentes de tradición cristiana estén de fiestas, la lucha contra los malos no conoce fechas del calendario.

Quiero aprovechar para mandar un saludo a todos esos hombres y mujeres que deciden por nosotros quienes son buenos (y pueden seguir con sus miserables vidas) y quienes son malos (y deben morir). Tu pensarás que ejercitos, guerrillas, terroristas y otros individuos que llevan a cabo actos de violencia podrían estar equivocados, pero no! Ellos son seres con una capacidad superior que les permite decidir sobre la vida y la muerte de otros seres humanos. A todos ellos va dedicado este mensaje:

Señoras y señores con poder para administrar violencia, por favor sigan impartiendo su justicia. Gracias a ustedes, este mundo es cada vez un mundo mejor. Ah! Y no hagan ustedes caso a esos revientafiestas que les sugieren solucionar sus rencillas personales al parchís: son sólo pobres ciudadanos con el único objetivo de vivir y ser felices, ajenos a la Misión que ustedes deben llevar a cabo.

Aunque debo decir que a veces dudo, y me dan ganas de mandarlos a ustedes a tomar po (pasaje censurado por ser fechas de paz y amor).

Ha hecho usted su testamento?

Acabo de recibir una llamada a mi teléfono móvil. La mujer al otro lado de la línea se ha identificado como Melanie, y me ha preguntado si ya había hecho mi testamento. Al contestarle yo que no, la muchacha me ha ofrecido muy amablemente los servicios de su empresa para hacerme el testamento. Tan amablemente como he podido he interrumpido su ofrecimiento diciéndole que no estaba interesado en hacer un testamento en estos momentos al mismo tiempo que me preparaba algunas respuestas mentalemente en antelación a su contra-ataque. Para mi sorpresa, Melanie me ha dado las gracias y ha colgado.

Así que me llaman en plena mañana, interrumpen mi trabajo, y cuando les digo que no me interesa simplemente acaban la conversación, sin preguntas del tipo “está usted seguro?” o “estamos en condiciones de ofrecerle una oportunidad tan atractiva que le va a ser imposible rechazar”. Por lo menos si hubiera hecho eso me hubiera dado tiempo de salir de mi perplejidad y preguntarle de dónde coño (disculpas por mi vocabulario) han sacado mi nombre y mi número personal, lo que me hubiera permitido descargar mi ira sobre una jovencita que no tiene ninguna culpa ni responsabilidad, que no hubiera solucionado mi problema y que probablemente odia a los empleadores que le ha dado un trabajo precario y mal pagado tanto como les odio yo por traficar con mi información privada.

¡Chivatos!

La Sociedad de la Vigilancia tiene los brazos largos. Si crees que porque los ingleses no tienen DNI son más libres o pueden volar por debajo de los radares, estás muy equivocado. Un paso en falso y te han pillado.

Un día hablé sobre la tasa que hay que pagar para ver la TV en UK. La pregunta es siempre ¿cómo se enteran de que tengo una TV? Mi respuesta es que tienen derecho a entrar en las casas a comprobar que no tengas ningún aparato receptor. Una de las leyendas urbanas es que van en furgonetas que son capaces de localizar aparatos receptores, y si la vivienda no tiene licencia registrada entran como los Hombres de Harrelson (S.W.A.T.). La leyenda urbana es sólo la parte de los Hombres de Harrelson.

Ayer quedé con uno de mis antiguos compañeros de piso, quien me trajo el correo que todavía llega a mi nombre al piso antiguo. Entre un puñado de cartas que tratan de venderme tarjetas de crédito, créditos baratos, revistas de compra por correo y premios enviados por compañías que no tengo ni idea cómo han logrado mis datos personales, había una carta de la “TV License“. Estas cartas son marrones, feas, pequeñitas. Es evidente que su contenido va a ser desagradable.

En su interior había un papel que empezaba literalmente:

“Estimado Sr. Sirventés

Hemos sido recientemente informados de que usted adquirió equipo receptor de televisión en Junio de 2007 en Tesco. Sin embargo, no tenemos archivos de ninguna Licencia a su nombre en la dirección mencionada más arriba.

Usar equipo de TV para ver o grabar programas de televisión sin una licencia válida va contra la Ley.”

Es cierto, en Junio compré un aparato descodificador de TV digital terrestre. Pero cómo se han enterado. Sin duda aquel día pagué con tarjeta, porque recuerdo que llegué a casa cargado como un camello en la Ruta de la Seda. Pero para aquel entonces, la tarjeta ya estaba domiciliada en la nueva dirección. No puede ser el banco el que se chivó. Entonces recordé que entre las cartas atrasadas había también una de la tarjeta de fidelización de Tesco. Sin duda con lo que compré, le di a la cajera la tarjeta para que mi cuenta de puntos aumentara… Que chivatos!

Así que lo que ocurrió es que al pagar le dí la tarjeta de cliente a la cajera, lo que registró todas las compras a mi nombre, entre ellas el descodificador. El ordenador, al verlo envió mi nombre y dirección a los de la Licencia. Su ordenador hizo una rápida comprobación viendo que no hay ninguna licencia de TV asociada con esa dirección (lógico, porque al mudarme me la llevé conmigo, y mis ex-compañeros de piso ven la TV “ilegalmente”). Entonces emitió la cartita, el becario la puso en un sobre y un cartero, aprovechando los pocos días que no están de huelga, la llevó a mi antigua morada.

Según ellos, ahora tengo una serie de opciones, entre las cuales destacan pagar de inmediato, llamarles y decirles que si que tengo una licencia y darles el número (tras lo cual van a venir a comprobar que la licencia se corresponde con la realidad del número de TV que tengo) o chivarme de para quien era el descodificador. Evidentemente yo voy a escoger la última opción que ofrecen, que es “Si usted no reside en esta dirección, no necesita hacer nada”. No tengo la mínima intención de darles ningún dato más.

Y todo eso sin que en este país haya DNI o empadronamiento. Ya empiezo a entender al perra que llevan los ingleses en contra del proyecto de DNI. A saber de lo que serían capaces si hubiera uno!

Sociedad de la Vigilancia en UK

No confundir con “Sociedad de la Información”. Traduzco literalmente del Financial Times:

“Información personal y confidencial – reunida desde fuentes tan diversas como el carné de conducir, archivos médicos y tarjetas cliente de supermercado – está siendo compartida sin el conocimiento de la gente, según va a advertir la comisión por la información este martes, en el más reciente intento contra lo que llaman “Sociedad de la Vigilancia” (Surveilance Society).”

“La comisión dice que la creciente complejidad de la red para compartir datos – incluyendo tanto el sector público como privado, y abarcando entidades que van de hospitales a agencias de control de crédito – pueden dificultar que la gente haga valer sus derechos a la hora de averiguar qué información es mantenida sobre ellos.”

En serio? No me diga! Será por eso que estoy recibiendo en casa publicidad no solicitada de tarjetas de crédito y créditos a tipos de interés abusivos, o agencias inmobiliarias con las que yo jamás he tenido contacto. O será por eso que la compañía del agua me cascó un contrato y una factura sin mediar media palabra en base a una información conseguida sin mi consentimiento ni mi conocimiento de la que sacaron conclusiones cuyas consecuencias todavía colean (ver aquí). Y será por eso que me denegaban un teléfono móvil de contrato en base a que no tenían suficiente información sobre mi (ver aquí) y tuve que pagar un depósito, como si fuera un semi-delincuente.

La cuestión es que la protección de datos en UK es precaria, por decirlo de alguna manera.

En España, de donde conozco la Ley más o menos bien, cualquier compañía que va a registrar tus datos debe pedirte permiso (normalmente cuando rellenas datos hay una casilla para decir “no guarden mis datos, no se pongan en contacto conmigo”), y compartir información con terceros está rigurosamente prohibido a no ser que tu lo aceptes. En UK cualquiera puede tener datos sobre ti sin tu consentimiento ni conocimiento y pueden compartirlos a su libre albedrío.

En España las compañías en todas sus comunicaciones contigo deben explicar cómo contactarles para saber qué tipo de información tienen sobre ti, y cómo modificarla o en su caso, borrarla. En UK es problema tuyo saber a quien preguntarle, cosa que deberá hacerse por carta certificada, y probablemente pagando una tasa. En caso que quieras que te eliminen de su base de datos, debes demostrar que el hecho de que te tengan te está produciendo un daño por encima de los límites de la molestia, y la compañía puede negarse a eliminarte, en cuyo caso debes ir al juzgado. Y si en algún momento en el pasado les autorizaste a tenerla, no tienes derecho a queja. Si lo que quieres es que no te manden correo no deseado, puedes pedirlo, y ellos pueden seguir tu solicitud o no. Si se niegan tu única opción es el juzgado. Pero en cualquier caso van a quedarse con tus datos.

Y así es cómo están las cosas, con cámaras en cada esquina, con compañías que pueden compartir tus datos con terceros, teniendo que averiguar a quien mandarle una carta para saber qué información tienen sobre ti, teniendo que pagar por ello, y teniendo que ir al juzgado a reclamar que te quiten de sus bases de datos y eso sólo si demuestras que te está produciendo un daño “beyond annoyance”. Cualquiera puede tener tu información privada, y tu ni te enteras. Y todo ello regulado por una ley llamada sarcásticamente “Protección de Datos”. Esa es la llamada “Sociedad de la Vigilancia” o “Surveilance Society” imperante en UK.

Ah! pero eso si, aquí no tienen DNI, puesto que es una violación de sus derechos básicos… Que descanso!

Información detallada sobre los derechos del ciudadano referente a sus datos privados y cómo actuar en caso de que creas que te están tomando el pelo en la web de la Comisión para la Información.

Alquilar piso en Londres: advertencia

Si estás buscando piso en Londres o en cualquier otro lugar del Reino Unido o conoces a alguien, por favor lee la lista que escribo más abajo. He tenido ya muchas sorpresas y conozco a gente con otras más. Es suficiente con que uno se equivoque una vez. Espero que mi experiencia y la de mis amigos sirva para que otros puedan evitar evitar muchos problemas y errores tontos, que al final se convierten en muy serios (y si no te vas a mudar a Londres, seguro que te vas a sorprender con más de uno de los puntos).

Cuando vayas a visitar los pisos o casas, asegúrate de los siguiente:

  • Asumiendo que no vas a encontrar pisos con aislamiento térmico a no ser que tu presupuesto sea muy alto, repasa que las ventanas cierran medianamente bien, sobretodo las de tu habitación. En un piso que visité, con la ventana cerrada podía deslizar mi dedo meñique entre las dos hojas de la ventana. El invierno en Londres es largo, frío y muy ventoso.
  • Ligado con el punto anterior, asegúrate de que la casa tiene calefacción, que tu habitación tiene radiador (nada de radiadores eléctricos móviles) y que funciona correctamente (lo que no sucede siempre).
  • Comprueba que la cocina tiene una pequeña ventana que sea ventilación para el gas en caso de escape pero que no sea una invitación para ladrones. Las concentraciones de gas por la noche pueden ser mortales, y hay muchas cocinas en UK que no tienen la ventilación mínima.

Una vez hayas encontrado el lugar que se ajusta a tus necesidades/posibilidades, y antes de pagar ningún depósito asegúrate de lo siguiente:

  • Exige un contrato a máquina, firmado por ambas partes,en el que aparezca el nombre del propietario y la dirección de la casa y que va a quedar en tu poder. En UK no hay un modelo de contrato, así que el propietario usa su propio modelo. Eso es legal (y un problema para ti).
  • Asegúrate que el contrato deja muy claro qué parte de la casa estás arrendando para ti y qué derecho a uso tienes de las zonas comunes. Se puede incluso pedir que se incluya el número de personas que van a compartir la casa. En muchos casos se alquila una habitación pero el contrato no lo especifica, con lo que parece que sea la casa entera.
  • Asegúrate que queda claramente escrito cual es el precio y la frecuencia con la que se va a pagar.
  • Negocia a cargo de quien van las facturas de Gas, Teléfono, Internet, Electricidad, y Agua, y asegúrate que el contrato recoge explícitamente quien paga qué. En caso de que el propietario se haga cargo de ellas, comprueba que están a su nombre y las está pagando. Si no es así y el contrato no es lo suficientemente claro tu eres el responsable del pago, y las compañías puede que no te corten el suministro, pero puede que te cargen la factura a ti, y entonces tendrás un problema muy gordo, como puedes leer en este link.
  • Asegúrate de a cargo de quien va el Council Tax y la TV License, y que queda reflejado en el contrato.

Asegurarte de todo puede ser algo embarazoso, o incluso hacerte desestimar un piso que podría estar bien, pero te evitará problemas y situaciones difíciles porque una vez te has trasladado, el propietario se va a olvidar de ti. Y los problemas como radiadores que no funcionan, habitaciones heladas, escapes de gas, impuestos impagados o compañías de suministros que te amenazan con llevarte a los tribunales son reales y muy serios.

Paga este servicio que no has solicitado o vas a juicio

Ya he expuesto anteriormente la forma tan curiosa con que se tratan los datos privados en UK. Por un lado, la gente rechaza visceralmente tener una tarjeta de identidad, puesto que consideran una vulneración de sus derechos que el Gobierno tenga un registro central de datos, tal como expliqué en este post. Por otro lado hay unas empresas que se dedican a mantener un registro de datos con información privada de los ciudadanos sin que siquiera tengamos conocimiento de ello. Y para colmo, desde hace un tiempo vengo recibiendo cartas a mi nombre y dirección de empresas con las que nunca he tenido contacto, quienes han conseguido mis datos privados sin mi consentimiento ni conocimiento, y que ni siquiera se molestan en dar una dirección a la que puedo escribirles para que dejen de hacerlo, como puedes ver en este post. Si sigues leyendo descubrirás cómo alguien puede alquilar una casa con un contrato casi sacado de la manga, y cómo puede que acabe pagando 283 libras por los servicios contratados en un contrato que yo nunca solicité ni autoricé, y que se puso a mi nombre gracias a esas empresas que trafican con nuestra información privada. Pasen y vean. El esperpento está apunto de empezar.

Cierto día recibí una carta con mi nombre y dirección remitida por Thames Water, la compañía del agua. Al abrirla encontré una factura a mi nombre por una cantidad de 580 libras en concepto de consumo de agua desde Abril de 2006 a Marzo de 2008

Hasta hace muy poco no había contadores de agua por estos parajes, y por el momento hay tan pocos que la mayoría de casas siguen con el sistema antiguo de facturación. Para facturar según este sistema hacen una estimación de cuanta agua vas a gastar basado en las dimensiones de la casa, el número de habitaciones, el tamaño del jardín y otras cosas. Entonces te cobran un año entero, por adelantado, y si durante el año no abres un grifo o si montas un parque acuático en el jardín, lo que pagas queda exactamente igual. Ni un penique más, ni un penique menos. Y en mi caso me mandaron no un año, sino dos.

El problema es que yo jamás firmé ningún contrato, jamás tuve el placer de hablar con nadie de Thames Water en persona o por teléfono. Nunca tuve ningún contacto con ellos antes de recibir su bonita factura. Es más, en mi casa, las facturas de suministros excepto Internet las paga el propietario, ya que el precio de mi habitación es “bills included”, o sea que las facturas las paga el propietario.

Tras salir del estado de estupor en el que había entrado me armé con el teléfono y me puse en contacto con el Servicio de Atención al Cliente de Thames Water. La conversación se explica por si misma, así que paso a transcribir una traducción más o menos fiel:

  • Thames Water: Buenas tardes, en qué puedo ayudarle?
  • Yo: He recibido una factura de ustedes, pero no sé por que la he recibido.
  • TW: Puede indicarme el número de la factura por favor.
  • Yo: Si, es el…….
  • TW: Esta factura es por el suministro de agua desde Abril 2006 a Marzo 2008
  • Yo: Si, eso ya lo se, el problema es que yo nunca he firmado ningún contrato con ustedes por el que ustedes deban enviarme esta factura.
  • TW: Sabemos que usted reside en esta dirección, y como no tenemos a nadie registrado en ella, le hemos enviado la factura.
  • YO: Pero yo no he firmado ningún contrato, ustedes jamás me han contactado.
  • TW: Hemos descubierto que usted reside en la propiedad, estamos autorizados a hacerlo, así que le hemos enviado la factura.

La conversación se convirtió en un diálogo para besugos, yo diciéndole que yo no había autorizado dicho contrato, y ella diciendo que como yo vivo ahí esos es suficiente, así que decidí pasar a otro tema que me preocupaba:

  • Yo: Yo nunca les he facilitado mis datos. Cómo los han encontrado?
  • TW: Los hemos conseguido a través de una empresa.
  • Yo: Si, pero qué empresa.
  • TW: Es una empresa de valoración de crédito llamada Experian.
  • Yo: Pero estos son mis datos privados. Ustedes no pueden acceder a ellos sin mi consentimiento. Eso tiene que ser ilegal.
  • TW: Estamos autorizados a hacerlo.

Te ahorro el resto porque de nuevo entramos en un diálogo para besugos que no llegó a ningún sitio. El resumen de la conversación es que ellos estaban suministrando agua a la propiedad pero nadie está pagando por ella. Así que hicieron averiguaciones y consiguieron mi nombre gracias a la compañía Experian. Pusieron mis datos en su base de datos, y sin mediar palabra abrieron una cuenta para mi y emitieron una factura a mi nombre por el periodo que no había sido pagado y por el año siguiente.

He mencionado ahí Experian. Esta es una compañía del mismo gremio que la de infame memoria Equifax, principal responsable de que en este país se me reconozca como un cliente no fiable. Son compañías que se dedican a acumular tus datos privados y hacer informes para empresas a las que les has solicitado un servicio. Para saber más sobre cómo te pueden afectar, échale un vistazo a este post o a este, que es el resumen. Ahora descubro que además de los informes, proporcionan información a otras empresas. Información acumulada sin mi conocimiento, que yo no he autorizado a archivar, y mucho menos a distribuir, y cuyo contenido desconozco. A eso le llaman protección de la privacidad.

La solución al problema era muy sencilla: si era verdad, tal como yo decía, que yo estaba pagando por una habitación y que las facturas debían ir a nombre del propietario, entonces les tenía que enviar una copia de mi contrato de alquiler y simplemente anularían la factura (tras poner el nombre del propietario en ella). Y ahí vino el segundo problema. Porque al leer el contrato con detenimiento no hay ninguna mención a las facturas. De hecho, se podría incluso argumentar que el alquiler es por la casa entera, y no una habitación. Bien por la desprotección legal de no tener contratos descritos por Ley y mi candidez!

La ley dice que el ocupante de la propiedad está obligado al pago de la factura del agua. Puesto que el contrato de alquiler no dice lo contrario, mi situación es más que precaria. Llamé al propietario. Mi estrategia era decirle que la compañía del agua me pedía el contrato de alquiler, esperando que él no no querría que yo hiciera eso (sospecho que no declara todos sus ingresos). Le pregunté si había pagado el agua desde que compró la casa y me respondió que si. Luego le conté la situación con voz de lo más ingenua y le pregunté si se iba a ocupar de ello ya que no me apetecía enviarles el contrato. Efectivamente, cuando le mencioné el tema del contrato se puso algo nervioso y me pidió que no enviara nada, que él se ocuparía de todo.

Algunos días más tarde llamé a la compañía del agua para preguntar por la factura y me dijeron que la parte correspondiente a Abril 2007 – Marzo 2008 había sido asignada, pero que el resto (283 libras) seguía a mi nombre. Llamé de nuevo al propietario y me dijo que no hiciera nada, que ellos habían cometido un error, y que no hiciera nada.

A todo esto debo decir que ya no vivo en esa casa. Al ir a buscar el correo hace unos días encontré una segunda carta, en la que me daban 7 días para pagar (que para entonces ya habían pasado) y me amenazaban con contactar la empresa donde trabajo para que me deduzcan la deuda del salario, entrar en mi casa y llevarse cosas por el valor de la deuda, enviarme a juicio o enviarme una empresa de cobros (o sea que el cobrador del frac se va a meter conmigo en el metro abarrotado). Y por pura coincidencia, un día después de abrir la carta, me llaman al teléfono reclamando el pago. Lo que significa que también consiguieron mi número de teléfono a pesar de que es de tarjeta.

Lo que todavía me hace rodar la cabeza es cómo han conseguido mis datos y cómo han abierto una cuenta a mi nombre sin siquiera contactarme. Evidentemente, ahora que quieren el dinero si que se han molestado en llamarme por teléfono. Hoy les he llamado de nuevo ya que mi casero no se cree que la cuenta haya sido puesta a mi nombre automáticamente (para abrir la cuenta de electricidad en el piso nuevo casi me piden el DNA). Les he pedido una carta firmada por ellos en la que se explique de dónde sacaron mis datos, quien abrió la cuenta en mi nombre, cuándo, y en base a qué ley. Su respuesta es “No podemos hacer eso”. Así que ellos tienen todo el derecho a investigar, sacar sus propias conclusiones sin siquiera preguntar y emitir una factura, y yo no tengo derecho a una información por escrito. De hecho, aparte de la primera llamada, cada vez que intento contactarles me dicen que yo o mi casero abrieron la cuenta (lo que no es cierto).

Llegamos al final de la historia, puesto que al llamar a mi casero muy indignado, me juró y juró que había pagado esa factura, que estaban facturando doble. Le pedí que encontrara la factura y me dijo que las destruye a fin de año (antes de que los impuestos prescriban, lo cual le puede meter en un serio lio). Obviamente es mentira. Nunca pagó esa factura. Al firmar el contrato me dijo que él pagaba el agua, pero como que estaba a nombre del anterior propietario, nunca se molestó en cambiar el nombre y pagar.

Ayer recibí una carta de la compañía de impagados amenazándome con ir a juicio por las 283 libras pendientes. Estoy buscando consejo legal. Y todo porque cualquier compañía puede acceder a tus datos privados en este país, porque los contratos de alquiler no están regulados por Ley, y porque soy de los que cree que la gente es buena.

Una vez más Sirventés reportando desde el corazón de la noticia (si es que todo me pasa a mi, mecachis).

La no-privacidad de datos personales en UK

Hace un par de meses me cambié de piso. Puesto que las cartas siguen llegando allí a mi nombre, ayer fui a ver a uno de mis antiguos compañeros de piso para recoger el correo por segunda vez. Aparte de la publicidad del supermercado, para la que todavía no he cambiado mi dirección había cinco otras cartas a mi nombre. La pregunta es cómo han conseguido mi nombre y mi dirección si yo jamás he contactado con ellas?

Una es de una empresa de la que jamás he escuchado, que quiere darme un crédito de entre 50 y 500 libras. Otras dos son de tarjetas de crédito de bancos con los que yo nunca he tenido contacto. No se por qué me ofrecen tarjetas de crédito si en el caso que decida solicitarlas no me las van a conceder por tener un mal “credit rating”.

La cuarta es de una de estas agencias inmobiliarias cuyo negocio se basa en hinchar los precios de los pisos a fin de sacara una buena tajada a costa del Mercado. Me cuentan que tienen unos clientes, una pareja, que desea alquilar en la zona, que hace poco les quitaron casi de las manos una casa muy similar a la mía, y que si me pongo en contacto sus clientes van a estar muy interesados.

Bueno, no sé de dónde sacan esta gente mis datos privados, pero parece ser que esos datos les llevan a creer no sólo que la casa es de mi propiedad, sino que la estoy arrendando. Eso explicaría el por qué me están dando tantas tarjetas de crédito: creen que nado en la abundancia. Bueno, eso no pasa de ser simplemente gracioso. Sólo me sabe mal por los pobres arbolitos que están usando para enviarme este correo no deseado. Eso a no ser que la administración tributaria de UK, el Inland Revenue, tenga acceso a los mismos datos, llegue a las mismas conclusiones y me venga a buscar esperando los impuestos de los alquileres.

Lo que me cabrea especialmente es que mis datos privados son míos. Soy de los que leen las cláusulas de privacidad en los contratos, y que siempre marca la casilla “no quiero que compartan mis datos con otras empresas”. Es simplemente que quiero que la gente que yo autorizo, y sólo esta gente, tenga mis datos. En UK parece que cualquiera puede tener acceso a esos datos, sin mi consentimiento, y sin mi conocimiento.

Lo que ya no me hace tanta gracia es la carta de Thames Water, la compañía del agua, a la que yo nunca he contactado, que obviamente ha conseguido mis datos sin mi consentimiento y cuya segunda carta me preocupa por razones que van más allá que los arbolitos o mi paranoia con mis datos personales. Hoy tengo que hacer algunas averiguaciones, y la cosa pinta mala.

Por qué las empresas no invierten en prevenir el cambio climático

El Financial Times publicaba ayer una noticia que empezaba diciendo:

“El cambio climático es la última de las prioridades de las mayores empresas británicas, según una encuesta a líderes empresariales”

Vamos a ver:

  • Quien toma las decisiones en una empresa? Los directivos
  • Quien escoge a los directivos? Los accionistas
  • Qué buscan los accionistas? Beneficios
  • La inversión para evitar el cambio climático mejora los beneficios? No

Si es verdad todo eso del cambio climático, me parece a mi que más vale que vayamos invirtiendo en solares en Siberia.

La noticia también dice:

“Un tercio de los directivos senior ve las políticas (empresariales contra el cambio climático) más como una forma de administrar la reputación de la empresa que para evitar el calentamiento global”

Mmmmm… así que los directivos tienen políticas para invertir contra el cambio climático para tener buena reputación delante de la gente. O sea que si la gente cree que no hacen suficiente, su reputación empeora, las ventas caen y con ellas los beneficios, con lo que la inversión para evitar el cambio climático mejora los beneficios … Interesante

Si es que hay que tener narices

Ayer estuve viendo “Comic Relief” en la BBC. Es uno de esos telemaratones para recaudar fondos. Su particularidad es que se recauda para África, y que el tema central es el humor, con lo que los mayores humoristas de la TV (de todas las cadenas) hacen gags, presentan etc. y el símbolo del telemaratón es una nariz roja de payaso.

Uno de los mejores momentos es cuando estos famosillos van a África a ver lo que se ha hecho con el dinero de otros años, y ver lo mucho que todavía queda por hacer. Todos acabaron llorando de la emoción de ver la miseria en que aquella gente vive. En uno de ellos se veía como por 90 libras se podía construir una letrina pública, que puede evitar enfermedades. Y los famosillos lloraban desconsoladamente al ver que hay niños que viven con menos de 1 dolar al día. Y que a veces no tienen nada que comer. Y claro, llegan a la conclusión de que ellos no tienen ningún problema.

Pero bueno, una vez pasado el mal trago van a volver a sus trabajos, a ganar miles de euros por un solo programa, a pelearse por el precio de una entrevista, a comprarse coches innecesariamente caros, a hacer viajes incluyendo hoteles desmesuradamente caros o emborracharse por todo lo alto.

Yo también me emocioné. Es muy duro ver como en esos países la gente literalmente se muere por las calles. Cómo los niños no tienen ni una madre que les ayude a crecer. Y es increíble ver el poco dinero que hace falta para ayudarles. Se me caían las lagrimas.

Pero bueno, mañana voy a ver si consigo por otros caminos mi preciado teléfono móvil nuevo, que eso si es algo serio. Al fin y al cabo, África está muy lejos, y no podemos estar todo el día preocupados. Si los famosillos se pueden olvidar de ello tras hacer la buena obra del año, nosotros también. Quizás me acabe comprando el teléfono ese rojo del Bono, que da no sé cuanto a África. Me pregunto si el “relief” es para África o para nuestras conciencias.

También se dice que el cambio climático nos puede traer algún problemilla en unos 40 años, pero que en Africa ya trae inundaciones, lluvias torrenciales, cosechas perdidas, ganado muerto, sequías, hambrunas, pero bueno, como dicen algunos, lo del cambio climático no está demostrado todavía verdad? Y mientras no se demuestre, para qué apagar el monitor? Lo que nosotros ahorramos luego vienen los políticos y lo gastan.

Nada, que hasta el año que viene no hay Comic Relief de nuevo.

PD. Absolutamente rompedor el sketch de Ricky Gervais. Es crudo, como sus series, pero dice mucho sobre todos nosotros.