#Brexit: el año del ignorante

Tal día como hoy, hace un año, se anunciaban los resultados del referendum que ya se conocía como Brexit,  y por una diferencia de 52% a 48%, los ignorantes habían sacado al Reino Unido de la Unión Europea, y lo habían metido en un monumental problema.

El análisis de los resultados mostraba que las grandes ciudades, los jóvenes, y los votantes con estudios superiores (además de Escocia e Irlanda del Norte) se habían inclinado por quedarse en la UE. Esos eran los remainers. Los votantes de ciudades pequeñas y zonas rurales, los de pocos estudios, y en general los que consideraban estar pasando dificultades económicas se inclinaron por Brexit.

Estupefactos por el resultado, los remainers llamaron a los que habían votado por Brexit ignorantes.

Los líderes del Brexit, en un comportamiento que la palabra inglesa “patronising” describe perfectamente, se mostraron gravemente ofendidos y salieron en defensa de los ignorantes diciendo que esas personas tienen preocupaciones válidas y que llamarlos ignorantes demostraba la prepotencia de la “élite metropolitana” . Dijeron que esos ignorantes sabían tomar decisiones por sí mismos, y que habían votado lo que más les convenía.

Es curioso comprobar como las palabras a menudo delatan a aquellos que las pronuncian.

Esos votantes de zonas empobrecidas, y con pocos estudios, ignoraban que cuando les decían que el dinero que pagamos a la UE lo podríamos dedicar a la sanidad publica lo decían como un ejemplo, no como una promesa, y que no tenían ninguna intención de llevarla a cabo. Ignoraban que la UE no les dejaría limitar la inmigración de ciudadanos de la UE y quedarse en el Mercado Único. Ignoraban que USA daría prioridad al tratado de comercio con la UE por delante del tratado con UK. Ignoraban que vivir en UK sería mucho más caro. Ignoraban que la reputación de UK en el mundo se vería seriamente debilitada. Ignoraban que la salida de UK no acabaría con al UE, sino que la haría más fuerte.

Parece justo que digamos que estos votantes son unos ignorantes en cuanto a Brexit se refiere, del mismo modo que yo soy un ignorante en lo que se refiere a física cuántica.

Esos ignorantes nunca deberían haberse encontrado en la situación de decidir quedarse en la UE o salir, porque ignoraban las repercusiones de su decisión. Pero decir eso era y sigue siendo causa de ofensa para los líderes del Brexit, quienes siguen diciendo que es una afirmación antidemocrática, y que el referéndum fue una gloriosa demostración de democracia en acción.

Pero a día de hoy, 365 días después del referéndum, después de una elecciones anticipadas, después de que la Primer Ministro formalmente comunicara la intención de abandonar la UE, después de que las negociaciones hayan empezado. A pesar de todo eso, todavía no tenemos ni idea de qué votó la gente cuando votó Brexit.

El voto Brexit fue un cheque en blanco para que el gobierno democráticamente elegido decida lo que le venga en gana, y tenga las narices de decirle al electorado que lo hace en su interés.

La gente simplemente dijo si o no a la UE. Pero esa simple pregunta simplifica y esconde una enorme complejidad de asuntos. Si tanto creemos en la democracia, ¿por qué no le preguntamos que es exactamente lo que quiere? Desde el referéndum hemos tenido elecciones locales y elecciones generales. Por qué no hacer como los suizos, y aprovechar esas elecciones para preguntar a la población una serie de preguntas que nos ayude a diseñar un Brexit que realmente refleje sus preocupaciones. Preguntas como:

  • ¿Desea usted que los productos británicos tengan que pagar aranceles para ser vendidos en Europa?
  • ¿Desea usted que los ciudadanos europeos no puedan trabajar libremente en el Reino Unido?
  • ¿Prefiere usted comerciar con China y Australia que con Europa?
  • ¿Desea usted que su salario sea más elevado?
  • ¿Desea usted fastidiar a Londres por abandonar a su suerte al resto del país?
  • ¿Desea usted romper el sistema que nos ha traído la crisis financiera y las políticas de austeridad?
  • ¿Desea usted utilizar las poquísimas oportunidades que le dan para decidir para decirle a los políticos que está hasta las narices de que las cosas no vayan bien?

¿Queremos democracia? ¿Queremos que el Pueblo decida? Pues hagámoslo bien. ¿Que podría pasar? ¿Que descubriéramos que lo que les pasa a los habitantes de pequeñas ciudades y zonas rurales están hartos de escuchar de sufrir austeridad mientras las élites viven en la abundancia? ¿Que el voto Brexit tenía poco que ver con la UE y mucho con la forma que este país ha sido gobernado durante los últimos 40 años? ¿Que la élite nacionalista de derechas ha utilizado las preocupaciones de la población para perseguir sus propios intereses? ¿Que la ironía del Brexit es que la gente votó para quejarse de una situación política, social y económica que con Brexit no hará más que agravarse?

A ver si va a resultar que los prepotentes no son los remainers por llamar ignorantes a los ignorantes, sino los brexiters, por utilizar su ignorancia para prometerles lo que es imposible cumplir.

#stopBrexit

Un pensamiento en “#Brexit: el año del ignorante

Los comentarios están cerrados.