Las casas iceberg de Londres

Supongamos que tienes una casa y quieres ampliarla, pero las regulaciones te impiden ampliarla en el jardín o añadirle más pisos. ¿Qué opción te queda? La única opción es añadir sótanos.

Es habitual en las grandes ciudades que las casas de lujo sean áticos donde la gente con dinero vive por encima del ruido urbano, con vistas hacia el horizonte. Londres es distinto. El verdadero lujo en Londres es una casa con jardín. Nada de vistas espectaculares, a no ser que por vista espectacular entiendas un césped bien cortado y un cerezo en flor.

Las casas con jardín en Londres son de hecho muy abundantes. Pero claro, tratándose de una ciudad, sus dimensiones tienden a ser reducidas. Así que la gente con dinero, los que se pueden permitir lujos, están encantados de tener su casa con jardín y a la vez estar cerca del centro. Y ya puestos, también quieren tener salas multimedia ideales, baños de infarto, gimnasios, y hasta piscinas.

Es habitual hacer una pequeña extensión de la casa en el jardín, y también convertir el espacio bajo el típico techo inclinado en una habitación extra. Pero una vez hecho eso las opciones son limitadas. Las regulaciones en Londres limitan añadir nuevos pisos para habilitar todos esos lujos, especialmente en las calles de interés histórico, donde precisamente están esas casas. Así que si no se puede construir hacia arriba, lo único que queda es construir hacia abajo.

Hace ya un tiempo que la moda en la zona Oeste de Londres es construir sótanos. Y no sólo uno: a veces son más. Por eso se le ha llamado “casas iceberg“, porque hay más bajo la superficie que sobre ella.

Hurgando en el sótano

Hace un tres o cuatro años las quejas se multiplicaron y los casos llegaron a la televisión, ya que los vecinos se quejaban de los camiones llegando para las obras, o de los efectos de convertir el subsuelo en hormigón, ya que el agua de la lluvia no tiene donde escapar, provocando inundaciones.

Desde entonces los barrios han puesto algunas limitaciones, y el tema sigue apareciendo aquí y allá en los medios pero como todo la presión mediática se ha reducido. Pero la actividad de las excavadoras continua, y las casas iceberg se han convertido ya en un elemento más del folklore londinense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *