Vivienda turística en Londres, la moda del consumo colaborativo

La tecnología ha dado nuevas oportunidades a los turistas para disfrutar de sus viajes. Y Londres está a punto de ponerse a la cabeza del la revolución del consumo colaborativo en el sector del alojamiento.

En inglés lo llaman “Sharing Economy”, que se traduce algo así como “Consumo Colaborativo” (tengo mis dudas sobre la traducción, pero si lo dice la Wikipedia será verdad) y es el tema de moda en los negocios. Significa que ahora gracias a las nuevas tecnologías un individuo como tu y como yo puede compartir su casa, su coche o su tiempo a cambio de una donación.

Probablemente el ejemplo más conocido es Uber, una plataforma digital que pone en contacto gente que quiere ir de un sitio a otro de la ciudad con gente que está dispuesta a usar su coche para llevarlos.

Si hablamos de innovación y del uso de nuevas tecnologías, el sector del turismo siempre ha estado a la cabeza. Los inicios del comercio electrónico fueron billetes de avión. Mi primera compra online fue efectivamente un viaje de Easyjet. Precisamente Easyjet fue una de las pioneras del “low cost”, un modelo que nació en el sector de viajes y se ha expandido a todos los sectores, incluso la banca. Ese fue el inicio del “independent travel” o “turismo independiente”, en que en vez de ir a una agencia de viajes y comprar uno de los paquetes en oferta, diseñas tu propio viaje contratando aviones, alojamiento, excursiones, comida, etc., normalmente utilizando Internet.

La evolución del “turismo independiente” es el  “Social Travel” (a saber cómo deben traducir esto los expertos). Porque una parte de los turistas no se conforman con viajar a un país y seguir las rutas turísticas como unos lemmings cualquiera. Lo que quieren es experimentar la cultura local como los nativos.

El papel de la “Economía colaborativa” es importante para el “Social Travel”. Pongamos que vas a ir a Londres de vacaciones. En vez de ir a un hotel puedes utilizar plataformas de alojamiento online como la europea Wimdu para vivir en una casa o apartamento local. Y además te ahorras algo de dinero porque esta oferta es más barata que un hotel.

Y ahí está el problema. Porque los profesionales y las autoridades ven como se les escapan ingresos. De nuevo Uber me viene a la cabeza, con taxistas en todo el mundo presionando a los gobiernos para que prohíban la aplicación.

En Londres los taxistas bloquearon todo el centro de Londres como protesta. En el caso del alojamiento hay quien dice que las viviendas particulares no cumplen con las regulaciones turísticas, que pueden hacer subir los precios de la vivienda en la ciudad, que los huéspedes hacen mucho ruido. Los malpensados dicen que las autoridades no ven esta práctica con buenos ojos porque no pueden cobrar los impuestos al turismo, y los hoteles porque se les escapa el monopolio. Así que por una razón u otra la mayoría de grandes destinos turísticos están haciendo leyes en contra. Pero no en Londres.

El parlamento británico  está apunto de aprobar una ley que no sólo dará un marco legal para aquellos que decidan ofrecer compartir su casa con los turistas, sino que animará a los ciudadanos a que lo hagan. Así que en Londres tienes garantizado tu alojamiento al estilo “Social Travel”. Y si quieres aprender cómo ser un londinense, nada como las secciones Que Hacer en Londres y Cultura Inglesa para que tu inmersión cultural sea total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *