Granada, visitando Andalucía (IV)

Llegando a Granada desde Sevilla esperaba poco más que la Alhambra. La sorpresa fue que Granada es mucho más que la Alhambra.

Granada-010

Granada tiene un monumento mundialmente conocido: la Alhambra. Se trata de un palacio-fortaleza árabe con bellísimo trabajo artístico. Impaciente por verla, ya venía con mi entrada comprada para mi primer día en la ciudad.

Granada-002

Granada-003

La visita a la Alhambra no decepciona. Lo que más me impresionó fueron los detalles. Parece que no haya un palmo de pared sin detallados grabados.

Granada-004

Granada-005

Granada-009

La arquitectura fundida con el agua crea espacios de una paz sorprendente, solamente interrumpida por las hordas de turistas con la audioguía en una mano y la cámara de fotos en la otra (qué mejor ejemplo que un servidor).

Granada-006

Granada-007

Granada-008

Y qué decir del palacio de verano, en lo alto de la montaña.

Granada-016

Granada-018

Granada-024

Aquí la arquitectura era mucho más simple, con mayor protagonismo de las flores, de los jardines, y de las enormes vistas.

Granada-020

Granada-023

Granada-017

Granada-025

La Alhambra es impresionante. Pero por el rabillo del ojo empecé a ver la ciudad que trepaba por el valle, con sus calles retorcidas y las casas blancas apiñadas las unas contra las otras. ¿Sería que Granada tenía algo más que ofrecer que la Alhambra?

Granada-014

Granada-015

Resulta que en tiempos del Califato y posteriormente de los Taifas, Granada eran tres ciudades: la Árabe, la Judía y la Cristiana. De nuevo, igual que en Córdoba las tres religiones convivían pacíficamente y las autoridades permitían los ritos y tradiciones de cada una de ellas. Era como un Londres de la época. Salvando las distancias claro: el gobierno granadino no tenía el concepto de igualdad muy desarrollado. Pero ya decíamos que para los estándares de la época, esa convivencia era realmente poco común en el resto de Europa.

Granada-029

Aunque quizás esos gobernantes árabes eran más tolerantes que los reinos Cristianos, la convivencia tenía una explicación económica. La Alcazaba, que era el mercado de la ciudad, aceptaba todo tipo de comerciantes, y algunos comerciantes judíos expertos en seda habían convertido Granada en la referencia en el comercio de seda en el mundo occidental. Y evidentemente eso le producía jugosos ingresos a la ciudad en forma de impuestos.

Granada-026

Cuando los reyes cristianos conquistaron la ciudad decidieron hacer una buena limpieza religiosa, cosa que significó el fin de los comerciantes judíos y del comercio de seda. Curiosamente el relevo lo tomó el barrio de Spitalfields en Londres, a finales del siglo XVII de la mano de otro grupo religioso, el de los Hugonotes franceses.

Granada-027

Granada-028

El gobierno cristiano no fue beneficioso para la Alcazaba, que entró en un proceso de abandono hasta el siglo XX, cuando se restauró. Hoy es de nuevo un mercado vibrante donde los turistas crédulos (como un servidor) pueden sentirse en un auténtico mercado árabe.

Pero volvamos a las casas blancas en la ladera de la montaña. Se le llama Albaicín y al parecer es patrimonio de la Unesco. Andalucía tiene un montón de sorpresas escondidas.

Granada-033

Las casas se llaman “Cármenes” y todas tienen un huerto alimentado por agua por un complejo sistema de fuentes llamadas Aljibes. Una infrastructura que sería la envidia de los romanos, y que no tendría rival en Europa por muchos años.

Granada-032

La tranquilidad de un paseo entre las retorcidas paredes blancas no tiene comparación. Y cuando menos lo esperas, la imponente figura de la Alhambra.

Granada-034

En Granada también tuve mi primera impresión de las Tapas, que al parecer no es un invento inglés para cobrarte lo mismo por menos comida. Pero más sobre tapas en el artículo sobre Málaga.

Granada-030

Un paseo por Granada no puede acabar sin una visita a las teterías. Son casas de té auténticamente árabes, donde hay innumerables tipos de té, de todos los orígenes y sabores. Y yo que pensaba que los ingleses sabían de té.

Granada-036

Granada-037

Granada resultó ser mucho más que la Alhambra. Me encantó la riqueza de artística del palacio, y también la comida, las casas blancas y esa sensación de paz y tranquilidad que se respira en toda la ciudad, desde la zona baja alrededor de la catedral hasta lo más alto junto a las cuevas, con ese impresionante paisaje.

Aquí está la lista entera de los artículos del viaje:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *