Volvemos al tema de los borrachos ingleses

Los borrachos ingleses son un problema. Lo dice el mismísimo gobierno británico. Hace unos días aprobaron la enésima propuesta para evitar las perniciosas consecuencias de sus borracheras.

El Ministerio del Interior británico ha propuesto poner un precio mínimo para las bebidas alcohólicas en el supermercado y eliminar las populares ofertas de pague una y llévese otra de regalo (BOGOF). Según datos publicados por la BBC esta medidareducirá el número de muertes relacionadas con la ingestión de alcohol en 2000, y en 44000 las hospitalizaciones en los próximos 10 años, además de reducir 24000 crímenes al año.

Lo que el gobierno busca es que se venda menos alcohol, con lo que los supermercados y asociaciones de tiendas se han alzado en pié de guerra para defender al consumidor. Dicen que el precio mínimo va a penalizar a aquellos que beben responsablemente, y no a los que beben demasiado.

Curiosamente los que no han dicho nada son las asociaciones de pubs, quienes estaban muy preocupados hace unos meses cuando las propuestas eran para subir el precio de la bebida en los pubs. Ellos hace ya tiempo que están en su propia cruzada para proteger a los consumidores (sus clientes), y los pubs, algo esencial para la cohesión de la sociedad británica. Porque la sociedad que se emborracha unida, permanece unida. Allá por 2007 decían que cuando la prohibición de fumar en lugares públicos entrara en vigor el 1 de Julio de 2007, las ventas de los pubs caerían en picado y les obligarían a cerrar. Supongo que es porque el cliente típico de un pub si no podía ir a fumar al pub, prefería quedarse en casa.

Pero la verdad es que los datos no confirmaron sus miedos. La crisis de los pubs empezó con la crisis financiera. La gente con menos dinero en el bolsillo no estaba dispuesta a reducir su cuota de alcohol. Las estadísiticas muestran un aumento de la gente que sustituyó la cerveza en el pub por las ofertas de cerveza barata en el supermercado. Cuando el gobierno quiso subir el precio mínimo en los pubs las asociaciones salieron en defensa del consumidor diciendo que no era justo que le pidieran más dinero. Esta vez que la subida es en los supermercados no parece que estén preocupados.

Así que ya estamos de nuevo con el tema de intentar que los ingleses se emborrachen menos. Los escoceses ya están implementando una medida similar.

¿Y a qué viene tanta obsesión con la salud del ciudadano? Primero por los problemas de orden que crean, aunque como ya comentamos quizás eso se explica porque son animales, no por el consumo de alcohol. Lo segundo es que cuando la gente bebe lo pasa muy bien, pero cuando el abuso les lleva al hospital entonces es el Estado quien paga la factura doblemente: por el hospital, y por la productividad perdida.

Por eso el gobierno está desesperado por reducir el consumo de alcohol, por una cuestión de dinero. Y los supermercados ven que se les escapan las ventas. Y los pubs esperan que algunos de los clientes vuelvan.

Da gusto ver cómo los poderes se preocupan por el prójimo.

 

3 pensamientos en “Volvemos al tema de los borrachos ingleses

  1. Hola,tengo una duda,aunque no tiene nada que ver con este post,¿celebran los ingleses el día de Acción de Gracias?
    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *