Irse a la Cochinchina, la actitud ideal para los negocios

Para decir que algo está muy lejos se dice popularmente que está “en la Cochinchina”. Cuando me planteé este viaje quería irme lejos de la rutina diaria, así que la Cochinchina me pareció un buen destino. Es así como acabé en Saigón, la capital económica de Vietnam, la que en un tiempo fue capital de la región colonial francesa de la Cochinchina.

Saigon-004

Saigon-015

No voy a entrar en detalles históricos de las guerras con americanos o franceses. Para eso ya están los libros de historia. Sólo diré que Vietnam del Sur ya no existe. El 30 de Abril de 1975 las últimas tropas americanas abandonaron Saigón, entregándola a la guerrilla norvietnamita.

Saigon-002

Saigon-008

Lo que me interesa es contar las sensaciones que da Saigón, una ciudad brutal, dividida en barrios numerados como París, con grandes avenidas y tremendos contrastes. Saigón no tiene el encanto de Hanoi, con sus detalles, su barrio de estilo colonial. En las calles apenas se encuentran lugares para posar el objetivo de la cámara. No hay concesiones. Incluso el rio es simplemente un lugar industrial.

Saigon-003

Los restos del gobierno sur vietnamita todavía se pueden ver aquí y allá, como el palacio del Parlamento, un lugar casi fantasmagórico, atrapado en el tiempo.

Saigon-023

Saigon

Saigon-001

Resulta curioso ver la propaganda comunista, que parece mucho más presente que en Hanoi, como para recordar quien es el jefe. De hecho, tras la victoria vietnamita en la guerra y la reunificación la ciudad adoptó el nombre del líder revolucionario, pasando a llamase “Cuidad Ho Chi Minh”. Aunque ese nombre no tiene gran uso popular. El nombre oficial es de hecho Thang Pho Ho Chi Minh, pero es muy largo así que la gente se refiere a ella como HCMC o simplemente Saigón. Esa es la historia que me contaron repetidamente y no tengo razón para creer que no sea cierta.

Saigon-011

Saigon-016

La parafernalia comunista contrasta con el devenir diario de la población. Todo el mundo sabe que para hacer negocios hay que ir a Saigón. Se nota por todas partes. Los rascacielos empiezan a aparecer, siempre acompañados de tiendas de lujo, lugares para que aquellos que están amasando fortunas puedan gastarlas alegremente. La ciudad huele a dinero.

Saigon-009

Saigon-014

Todo eso es a pesar de no ser la capital, a pesar de tener un régimen socialista, a pesar de la corrupción.

Saigon-012

Saigon-013

Saigón describe a la perfección la actitud para los negocios. Bajo la atenta mirada de las banderas comunistas, la gente hace sus negocios, se enriquece trabaja a pesar de que las condiciones no son ni mucho menos las óptimas. Un bofetada en la cara para la vieja Europa atrapada, acomodada en sus privilegios, que sucumbe bajo el peso de sus lastres económicos. En la búsqueda de inspiración en los negocios, Saigón luce contra todas las expectativas.

Aquí puedes ver la introducción al viaje con todos los artículos publicados: Vietnam, el viaje místico.

El siguiente artículo será sobre el Delta del Mekong, y la humildad en la escasez de recursos.

4 pensamientos en “Irse a la Cochinchina, la actitud ideal para los negocios

  1. Tengo dudas: ¿Indochina es la actual Vietnam, así como Myanmar es la antigua Birmania?

    La última foto impacta, lo viejo y lo nuevo.

    • Indochina es el nombre de la península donde está Vietnam, así como España y Portugal están en la península Ibérica.
      El nombre proviene de tiempos coloniales franceses, cuando Indochina englobaba Vietnam, Camboya y Laos.

  2. Saigón intenta imitar el modelo de Singapur, pero como dices los que mandan están en Hanoi, y estos miran a Pekín. En un país comunista el crecimiento debe ser proporcional así que la riqueza se reparte y Saigón avanza más lentamente de lo que es capaz de generar. Pero me parece un buen lugar para hacer negocios, el futuro es prometedor.

    • Habiéndole echado un buen vistazo, me preocupa la corrupción y el dinero por debajo de la mesa. Cuando para salir adelante tienes que untar y saber a quien untar, el crecimiento es limitado. Pero la actitud de ocuparse de sus asuntos es buena.

Los comentarios están cerrados.