Vietnam, el viaje místico

Es habitual entre los londinenses irse de Londres por un breve tiempo a fin de huir de la hiperconectividad, del estrés, de las deadlines. El objetivo es re-encontrarse con uno mismo, alejado de las exigencias del día a día. Siguiendo este ejemplo, y tras el éxito del “retiro temporal“, decidí hacer un break para meditar y encontrar nuevas energías.

El destino elegido fue Vietnam. En primer lugar porque siendo parte del lejano Oriente y uno de los lugares donde el budismo es parte de la cultura, podría descubrir en primera persona esa religión que tanta gente en la City admira. La segunda razón era escapar de un mundo desarrollado que parece haber entrado en una crisis permanente y visitar un lugar joven, lleno de vida, de ilusión, donde todo está por hacer.

En vez de sentirme renovado espiritualmente por la meditación, al volver tuve una sensación extraña. A pesar que quise contar mis experiencias aquí, por una razón o por otra la publicación se fue retrasando. Finalmente me di cuenta que mi viaje no había terminado, que debía volver para completar mi meditación. Ahora cuando hace unos días que he vuelto entiendo todos mis aprendizajes, y estoy en condiciones de contarlos.

Hanoi

Vietnam, el viaje místico” es una historia de descubrimiento espiritual, un volver a lo más básico. Redescubrir los sentimientos originales a través de las ciudades vietnamitas y sus gentes. Esto es lo que cuento en los artículos siguientes. Los ya publicados aparecen enlazados. Los que van a venir con la fecha de publicación.

9 pensamientos en “Vietnam, el viaje místico

  1. Después de tanto anunciar la publicación de tus aventuras espirituales, si de aquí no sale una secta -por lo menos-, es que has creado unas expectativas demasiado altas.

  2. Tengo muchísimas ganas de empezar a leer todos los artículos de esta nueva serie de viaje “místico”. Uno de mis primos lejanos estuvo allí hace poco unas cuantas semanas y volvió con una mentalidad muy cambiada; me apetece compararlo con tus impresiones :).

    Saludos!

  3. Qué ganas de poder leer pronto la crónica de Vietnam.

    Después de adivinar el destino eligido para tu break espiritual me extrañaba mucho que no publicaras nada. Ahora entiendo porqué, y tiene mucho sentido, yo también aprendo cosas nuevas cada vez que regreso a Vietnam. Es un país que no termina de llenar nunca, siempre pide más y curiosamente esa sensación se acentúa cuando ya lo has abandonado.

    • En efecto. Duró poco la intriga. Como todo lo bueno, cuando te vas valoras mucho más lo que tenías. Creo que con esta segunda visita tengo una mejor visión y puedo contarlo mejor.

  4. Hay una tercera razón para tu interés por Vietnam, pero pertenece al secreto del sumario jaja. Leeré con interés estos post, que ando muy necesitada de equilibrio espiritual. Un abrazo desde Madrid.

Los comentarios están cerrados.