Comprar arte en Londres

En Londres se mueve mucho dinero. Y allí donde hay dinero hay arte. Porque a la gente con dinero le interesa asociarse con artistas que les den un cierto toque intelectual. Una buena forma de iniciarse es en las ferias de arte asequible, como la que he visitado este fin de semana.

El gran capital y el arte han estado asociados durante siglos, especialmente el mundo de las finanzas como quedó impecablemente representado en la película “Wall Street”. Por un lado es una buena forma de inversión, por otra es una forma de compensar esa imagen de los financieros como brutos materialistas incapaces de ir más allá de contar dinero. Por eso tratan de asociarse con el Arte, la Belleza, la Emoción, de darse un cierto aire de sofisticación, de estilo. Quieren dejarse ver con esos bohemios inconformistas que son la antítesis de lo que ellos representan. Es una asociación en la que ambos ganan.

SG1S9922

En las casas de los peces gordos de la City de Londres cuelgan millones de libras en pinturas, en muchos casos sobrevaloradas, al igual que los egos de sus coleccionistas. Y tu te estarás preguntando, ¿cómo empezar una colección privada propia?

SG1S9867

Desde los años 80, precisamente en el boom de Wall Street, surgieron las ferias de arte asequible, que más tarde también han recibido el nombre menos glamuroso de “supermercados de arte”. La idea es poner al alcance de los coleccionistas obras de jóvenes promesas y artistas ya conocidos a un precio que permita al coleccionista novato adquirir sus primeras piezas originales de arte. Este fin de semana se celebraba en Londres una de ellas,  la “Battersea Affordable Art Fair” y Un Mundo Perplejo no desaprovechó la oportunidad de investigar para contarte la experiencia.

SG1S9838

SG1S9892

La feria tiene escultura y fotografía, pero lo más abundante es la pintura. La mayoría de las obras eran agradables a la vista, poca cosa provocadora o transgresora. Al fin y al cabo esto es una feria de arte para que la gente compre, así que los artistas son, como decirlo… comerciales.

SG1S9904

SG1S9908

Con tanta abundancia de artistas había una desmesurada presencia de los productos electrónicos de la manzana, que como todo el mundo sabe, son imprescindibles cuando uno quiere dar una imagen alternativa y distinguida.

SG1S9900

SG1S9889

Como en todo feria en Londres, el centro del recinto albergaba un “wine bar”, en el que la gente podía tomarse un “break” y hacer networking con otros visitantes degustando una copa de vino selecto.

SG1S9898

Uno de mis objetivos era investigar sobre los precios. Los organizadores decían que había obras de 40 a 40.000 libras, aunque la mayoría de obras que llamaron mi atención estaban entre las 100 y 1.000 libras para los formatos pequeños, y entre 800 y 4.000 libras para los formatos más grandes, que nunca superaban los dos metros de largo. Unos precios ciertamente asequibles en comparación con los precios que se escuchan por obras de arte.

SG1S9852

SG1S9843

Aunque había una buena representación de pedantes pseudointelectuales de los que andan con la suficiencia de saber que ellos son únicos capaces de apreciar lo que les rodea el ambiente era bastante familiar y había un taller de arte. Allí los niños podían iniciarse en el mundo del arte, mientras que sus padres vigilaban atentamente que esos conocimientos sirvieran para aprender a valorar el arte, pero que a la hora de escoger una profesión escogerían una respetable y rendible, como la de banquero.

SG1S9846

Te preguntarás si me limité a observar como buen científico sin querer entrometerse, o si decidí como en tantas otras ocasiones por la ciencia experimental, comprando una de esas obras de arte para mi incipiente colección.

SG1S9850

La verdad es que me sentí atraído por estas obras de clara inspiración pop, que transmitían un intenso sentimiento vital a la par que un cierto desencanto por la vida moderna y su materialismo implícito que nos arrastra sin remisión a la satisfacción de nuestros impulsos más inmediatos a costa de la espiritualidad. Pero estoy apunto de meterme en un proyecto de reforma en casa del que te voy a contar dentro de poco en la “Operación Madriguera” y preferí esperar a su finalización. Quizás el año que viene.

12 pensamientos en “Comprar arte en Londres

  1. Así que reformas! Ya tienes casa nueva??? Estoy deseando leer más sobre la “Operación Madriguera”, me parece un muy interesante.

    Las obras que has estado a punto de comprarte son desde luego exquisitas, es increible como el artista ha resuelto todos los problemas de composición del espacio a través de un gran dominio del color para caracterizar a los protagonistas, logrando así que el público, fundamentalmente masculino, se convierta en partícipe dinámico de su representación.

    Espero que el año que viene encuentres algo a su altura, sería descorazonador que no pudieses contar con semejantes obras maestras en tu salón.

  2. Efectivamente, cada día al amanecer me pregunto: “¿cómo empezar una colección privada propia?”, es algo que me atormenta :)

    El último párrafo he tenido que leerlo dos veces y finalmente me he dado cuenta que te referías a “tetas y culos”…

    ¡Anda que la del torito bravo, manda eggs!

  3. Los banqueros cuando se reúnen para cenar hablan de arte.
    Los artistas cuando se reúnen para cenar … hablan de dinero.

  4. el ultimo, de pop art.. me gusta mucho ese estilo, en el Thyssen hay unos cuantos al final de toda la colección y dan una alegria…

    Yo no entiendo nada de arte, salvo “me gusta”/ “no me gusta”. Pero voy mucho a los museos, la pintura es la expresion artistica ideal, no necesitas sonidos ni idiomas para que te llegue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *