El fin del “bendy bus” se acerca

¿Quien dice que los políticos nunca cumplen sus promesas? El alcalde de Londres Boris Johnson prometió en campaña quitar los autobuses acordeón de las calles de Londres y la promesa está muy cerca de cumplirse.

73 Bendy front

Esta foto fue tomada ayer por la noche delante de la estación de metro de Warren Street. Hoy esta imagen es ya historia. Los autobuses que sirven la ruta 73 son desde hoy “double deckers” y no “bendys“.

Una de las principales promesas electorales de Boris fue quitar los autobuses acordeón, popularmente llamados “bendys“, de las calles de Londres. Y fue una propuesta muy popular entre conductores y otros no-usuarios del autobús ya que decían que causa problemas de tráfico y la gente lo usa sin pagar. Aunque la verdadadera razón es que los londinenses están dispuestos a sufrir los autobuses de dos pisos, los llamados “double decker” para poder mantener uno de los símbolos de Londres, como ya comenté aquí.

De hecho Boris, consiciente que el diseño del double decker es totalmente impráctico prometió también crear un nuevo “double decker“, del que ya hay prototipos.

Así que Boris se comprometió con lo que se ha dado a llamar la “debendification”, la eliminación de los “bendys“. A partir de hoy la ruta 73 está servida por “double deckers“. Ya sólo quedan cuatro rutas con bendys: la 207, la 29, la 436 y la 453. Todas ellas van a ser “debendificadas” antes de fin de año, con lo que el 1 de Enero de 2012 no habrá ni un solo “bendy” en las calles de Londres. Autobuses que están en perfectas condiciones para el uso serán reemplazados por otros nuevo, los “rompetobillos”, mucho más difíciles de usar para gente con movilidad reducida.

73 Bendy back

¿Y la “debendificación” para qué? Para que Londres siga siendo reconocido en todo el mundo por su tradicional autobús rojo de dos pisos, el “double decker“.

6 pensamientos en “El fin del “bendy bus” se acerca

  1. Ya sé lo que opinas del tema, pero yo la verdad es que daré palmas con las orejas, cuando el 453 se convierta en un double decker.

    Igual es que mis trayectos en autobús suelen ser de más de 30 minutos, así que las ventajas de poder ir de pié en un bendy no me seducen… pero la verdad es que cuando tengo que coger el autobús siempre dejo pasar a los bendys para subirme en los double decker que hagan una ruta parecida.

    Primero porque hay muchas más posibilidades de que me pueda sentar y segundo porque el porcentaje de gente colgada en los double deckers (donde hay que pagar sí o sí), es muchísimo más pequeño que en los bendys (donde pagar es “opcional”).

  2. Ayer mismo estuve leyendo algunas páginas de tu libro respecto a este tema… se ve que no hay término medio. O blanco o negro…. bueno, rojo, pero doble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *