Conservar el pasado o construir el futuro (actualizado)

Una nueva batalla se está librando en la City, y en el centro de todo ello dos edificios de los años 80 que según cómo vayan las cosas podrían ser declarados edificios de interés cultural y arquitectónico, o podrían ser substituidos por un nuevo edificio supermoderno.

SG1S5534

En los años 80, la City de Londres recuperó su importancia como centro financiero mundial gracias a las políticas de Margaret Thatcher. El crecimiento económico dio lugar a los “yuppis” con su pelo engominado, sus trajes de marca, los coches caros y las fiestas desenfrenadas. El dinero corría a raudales, los negocios iban viento en popa y la City necesitaba nuevos edificios de oficinas. Uno de ellos fue Broadgate, justo al lado de la estación de Liverpool Street. Aquí puedes ver la entrada.

SG1S5512

De hecho no es un edificio, sino un grupo de ellos dispuestos alrededor de una plaza, o lo que aquí se llama “Circus”. Se utiliza para muchos eventos, y en invierno se convierte en una pista de hielo.

SG1S5526

El caso es que el banco UBS, que alquila algunos de los edificios, ha que decidido que se les ha quedado pequeño y han pedido al propietario que eche abajo los números 4 y 6 de la plaza para construir un edificio más grande, más moderno y más acorde a las necesidades de la que será su sede europea, un proyecto de 340 millones de libras. Los edificios 4 y 6 son los que puedes ver en la foto de arriba tras la plaza, y en la foto de abajo de más cerca. El nuevo edificio lo puedes ver aquí.

SG1S5519

SG1S5536

En la City están encantadísimos, ya que demuestra que Londres todavía es capaz de generar grandes inversiones.

Al saber las noticias, los conservacionistas han empezado una campaña para conseguir que el Secretario de Cultura Jeremy Hunt declare el edificio como protegido. Esta consideración sólo puede hacerse por lo menos 30 años después de su construcción, que como fue en 1985 todavía no es posible. Dicen que el conjunto es característico de los espacios creados para los trabajadores del boom de los años 80, diseñado por el arquitcto  Peter Foggo y construido con gran calidad, y que es un perfecto ejemplo de “contextualismo arquitectónico”. Si se construye un edificio completamente distinto romperá la homogeneidad, así que solicitan que se considere su protección, lo que significaría que nadie puede sacar ni una piedra.

La City, concretamente la Corporación que la gobierna, ha respondido escandalizada diciendo que con la débil recuperación económica no se le puede poner problemas a los grandes bancos ya que nos arriesgamos a que se vayan a otra ciudad. Si en los años 80 estuvo bien destruir la estación de Broad Street para crear Broadgate y satisfacer las necesidades de Londres como centro financiero, ahora es necesario destruir dos edificios de Broadgate, que de todos modos son feos.

La disputa está llegando a cotas inimaginables, y es uno de los prinicpales temas de conversación en la City. Ya hay apuestas y de momento dan 7 a 4 que al final el ministro no lo protege en Agosto cuando tenga que hacer su decisión.

Si decide protegerlo, podremos disfrutar de ese monumento a la City más Yuppy. Si no lo protege, antes de fin de año perderemos los dos edificios para siempre y pasaran a formar parte de la Historia desaparecida de Londres.

Conservar la Historia y nuestra identidad o destruir para construir algo nuevo. Si tu fueras el Secretario ¿qué harías?

Actualización: el Secretario de Cultura ha decidido desestimar la recomendación de declarar los edificios como protegidos, por lo que el proyecto va a seguir adelante. Los trabajos deberían empezar en Agosto, así que si quieres ver un paisaje de Londres apunto de desaparecer, tendrás que apurarte.

12 pensamientos en “Conservar el pasado o construir el futuro (actualizado)

  1. Los tiraria abajo sin ninguna duda. El pasado es pasado y hay que mirar hacia adelante. Ademas un edificio mas grande supone, de una u otra forma, mas puestos de trabajo.

    • Si en eso nos basamos, deberían tirar todas las casitas victorianas, georgianas, etc. ¿no? al fín y al cabo también son pasado…

      • Ese es el tema. Nadie discute que se tenga que conservar St. Paul’s, o el Royal Exchange, o el edificio LLoyd’s. La pregunta es qué conservar y qué tirar. Porque para construir St. Paul’s tiraron una iglesia bien bonita al suelo.

  2. Advertencia, voy a ser radical.

    Punto 1: si son de 1985 mucha “historia” no pueden tener, así que no nos pongamos sentimentaloides porque no cuela

    Punto 2: tema homogeneidad: Londres al igual que la mayoría de las ciudades es un pastiche de edificios, otro argumento que se viene abajo. (¿y London Eye con las cabinas que parecen supositorios de glicerina junto a Houses of Parliament es homogéneo?)

    Punto 3: el diseño del nuevo edificio me gusta más que estas dos moles que son horrorosas, es blanco y luminoso, no desentona con la plazoleta que por lo que entiendo en el post se conserva.

    Punto 4: “Renovarse o morir”…yo es que soy muy de “si no sirve fuera y otro nuevo”. El expurgo es una actividad liberadora que se debía practicar más

    Punto 5: La plaquita con la “b” de la primera foto la pondría en la entrada del nuevo edificio en plan “no te olvidamos”…

    • Si tu eres radical, yo voy a ser el abogado del Diablo:
      1. El edificio LLoyd’s es solo un par de a;os más antiguo pero derribarlo sería imperdonable
      2. La homogeneidad es del conjunto arquitectónico de cuatro edificios que quedarian en dos
      3. Sobre gustos…

  3. Si yo fuera el secretario me vendería al mejor postor, es decir, haría lo mismo que el secretario actual… Lo de conservar o progresar sería irrelevante.

    • Efectivamente, la posición pragmática. Y como que los conservacionistas no tienen dinero, de ahí las apuestas.

  4. Si tanta sentimentalidad y calidad tiene el antiguo, que lo “trasplanten” como las macetas a otro terreno para seguir dándole otro uso y construyan en su lugar el nuevo.
    Que digo yo que con los avances que hay hoy en día, no será tan complicao.. ¿no? ¿Algún arquitecto en la sala? ¿Se puede trasplantar un edificio?

    • El problema es que no hay sitio para trasplantarlo. Y que dicen que parte de su valor es en estar donde está. Un pez que se muerde la cola.

      • Japogo, lo primero que debería hacer un arquitecto a la hora de proyectar un edificio es analizar el lugar en el que se construirá. Esto debería responder a tu pregunta.

  5. Yo creo que no existe una regla que diga que todo debe conversarse o que todo debe tirarse abajo cuando exista una posibilidad de mejora. Evidentemente el hombre no se alimenta de sentimentalismos, pero tampoco se puede arrasar con todo lo existente alegando que “ya no sirve”. Cada caso debe ser estudiado individualmente y sopesar cuál de las dos opciones es la mejor. La clave está en una de tus respuestas más arriba, el edificio Lloyd´s sería imperdonable derribarlo porque ese edificio marcó una época y tiene un significado que traspasa las leyes de la modernización. Ahora, el edificio del que hablas en el post quizás sea uno de tantos que se construyeron en ese estilo y en esa época… en ese caso, por qué no derribarlo?

    En mi opinión la mejor solución pasa siempre por la ampliación o reforma, haciendo que la parte añadida dialogue con la existente, pero evidentemente, es la opción más cara y más difícil de conseguir. Con ello, a veces es mejor demoler y punto. Pero repito, todo depende de cada caso individual.

    Dicho esto, añadiré que en Londres se pasan un poco con los “listed”, a nosotros nos prohibieron añadir una fachada de vidrio a un edificio en el centro porque, decían, desentonaba. En su lugar nos obligaron a construir la nueva fachada de manera que “pareciese que siempre había estado ahí”. Un completo contrasentido.

  6. Por cierto, ultimamente veo muchas expresiones inglesizadas en este blog… estás perdiendo el español, dentro de poco no serás capaz de pronunciar la palabra “paella” ;P

Los comentarios están cerrados.