Queen and Country

Era la boda del año. ¿Qué digo? ¡La boda del siglo! La expectación era máxima y afortunadamente todo sucedió como debía suceder. Yo me uní a mis conciudadanos para vivirlo desde la calle. Un Mundo Perplejo no podía perderse semejante evento histórico para poder decir, como tantos otros: “yo estuve ahí”.

El día se levantó gris perla, típicamente londinense. Encendí la televisión y la BBC ya estaba había empezado su programa de cobertura. Pude ver la realeza mundial tomar sus asientos, la abadía con árboles en su interior. Pudimos ver finalmente el vestido de la novia, elegante y sencillo. Desde la televisión podía disfrutar de cada uno de los detalles, del comentario de los expertos, y todo eso tomándome un “breakfast tea”. Pero entonces recordé a la gente que había visto el día anterior acampando, el ambiente festivo, así que tras el “I will” y los anillos (un poco más y tienen que ir a buscar un anillo más grande para Kate), me vestí rápidamente y me lancé a las desiertas calles londinenses, más desiertas porque todo el mundo estaba delante de la TV o de vacaciones.

RoyalWedding-3

Esperando encontrar un lugar distante desde el que poder ver algo de la procesión que llevaría a los recién casados a Buckingham Palace me dirigí al puente de Westminster. Lo que no esperaba es que la policía habría bloqueado la entrada a más de 100 metros del recorrido. Mi objetivo era ver a los novios en el coche, o si no acercarme lo más posible a Buckingham Palace. Me fui corriendo por el Victoria Embankment resiguiendo el recorrido esperando que alguna entrada estuviera abierta. Sin suerte. La policía había decidido que ya había demasiada gente y había acordonado toda la zona a tal distancia que era imposible ver nada desde ningún lugar. Northumberland Avenue, Trafalgar Square, Waterloo Place. Era imposible. Marlborough Street era final de trayecto. No podía acercarme más. Así que me sumé a mis conciudadanos esperando que tarde o temprano nos dejarían acceder al Mall para llegar a Buckingham Palace y ver a los príncipes salir al balcón. Sólo me quedaba estirar mi cuello para poder ver algo y esperar.

RoyalWedding-12

RoyalWedding-14

El sol empezó a lucir y el calor apretaba, pero la gente seguía expectante. Finalmente uno de los policías que guardaban la entrada anunció que en breve nos permitirían entrar. La masa explotó en un grito de júbilo.  Movimiento en las primeras filas. Apretujones, codazos, pánico controlado. No perdamos las formas, esto es el Reino Unido. Llegamos al final de la calle donde nos unimos a una marea de gente que andaba por el Mall en dirección a Buckingham Palace.

RoyalWedding-17

Conseguí entrar a la plaza. Punto de saturación. No hay más movimiento. A duras penas traté de encontrar una posición que diferente para quitarme ese codo incrustado en mis costillas. Lo único que podía ver era gente. Un mar humano. De vez en cuanto sacaba mi brazo a modo de periscopio para poder capturar la inmensidad del momento.

RoyalWedding-19

Aguardábamos pacientemente el momento mientras comentábamos lo elegante que era el vestido, lo guapa que estaba Kate, y nos preocupábamos por el estado capilar de Wills.

Se abren las puertas en el balcón. La masa ruge. Un mar de banderas inunda todo lo que se puede ver. Salen los novios, saludan a una masa enfervorecida que levanta las manos, ondea banderas, grita.

RoyalWedding-21

Los aviones de la Batalla de Bran Bretaña pasarían en cualquier momento. Un hombre gritó “Ya vienen!”. Inmediatamente un estruendo inundó el aire. El hombre gritó de nuevo “Es un Lancaster Bomber flanqueado por dos Spitfires!”. Ohhhhhhhh gritamos todos con admiración.

RoyalWedding-24

Seguidamente un escuadrón de combate de la Royal Air Force cruzó el aire, liderado por un Typhon. Gritos y vítores.

RoyalWedding-25

El mejor momento sin duda, el beso. No es que yo lo viera, claro, porque una inmensa construcción para la TV obstruia mi visión, pero yo sabía que estaban ahí, que me estaban saludando a mi, que querían compartir este momento tan especial conmigo, y eso me hacía feliz, a pesar del sudor y los apretujones.

RoyalWedding-23

RoyalWedding-27

Las ventanas del balcón se cerraron, pero la gente se negaba a marcharse, todavía paladeando el gran momento que habíamos vivido. Un hombre se subió a una farola y con una trompeta tocó el “God Save the Queen”. La gente que ya había empezado a irse se detuvo y empezó a cantar, no con la ebriedad nacionalista de un grupo de hooligans sinó suavemente, casi como un susurro. Se me puso piel de gallina. Alguien gritó “Rule Britannia”, y el trompetista tocó de nuevo.

En la TV dijeron que los príncipes querían salir de nuevo, pero la masa no lo pidió. Por supuesto! Esto no es un concierto de rock! Es la realeza y con un saludo nosotros ya estábamos satisfechos. Poco a poco fuimos evacuando la zona.

RoyalWedding-33

RoyalWedding-39

RoyalWedding-42

Yo bajé hacia St Jamese’s park donde la fiesta continuaba en la forma de un pícnic al más puro estilo británico. Incluso había una banda tocando “Pomp and Circumstance”.

RoyalWedding-51

RoyalWedding-57

RoyalWedding-59

Luego hice a pie todo el recorrido hasta la Abadía de Westminster que ya estaba llena de camiones recogiendo.

RoyalWedding-71

En total, un maravilloso día. Pudimos ver a los novios, a la familia real. Incluso tuvieron el gesto de salir a saludar al balcón, donde cientos de miles de personas les esperaban con excitación. Es encantador ver cómo la realeza decide celebrar este día tan mágico para ellos con nosotros el populacho, y permitirnos echar una mirada a su vida de cuento de hadas, a su lujo, a su clase. Abajo, entre la muchedumbre, compartiendo sudor y apretujones con mis semejantes me emocioné con ese momento de comunión entre la realeza y los súbditos, tantos corazones unidos con en un sentimiento, ese momento en que la monarquía y sus súbditos fueron uno, por un instante.

Algunas otras fotos que no han llegado a meterse en el post aquí.

9 pensamientos en “Queen and Country

  1. jajajajaja, venga vale lo reconozco, ha merecido la pena “volver al tema bodorrio”. Con las siguiente frase es que me han llamado la atención de la carcajada (¡qué yo trabajo en una biblioteca!):

    “Aguardábamos pacientemente el momento mientras comentábamos lo elegante que era el vestido, lo guapa que estaba Kate, y nos preocupábamos por el estado capilar de Wills”.

    Un inciso: cuando he pinchado para seguir viendo el resto de las fotos en la Galeria de Ogoco me pide una contraseña de yahoo o algo así, y no he podido verlas pq yo no tengo nada en yahoo ¿qué hago?

    • Ups, lo de Flickr está solucionado.

      Puesto que había prometido hablar de la boda, tenía una obligación ineludible!

  2. Pero qué bonito…! y esa flema inglesa, qué civilizados todos por los parterres de hierba… qué envidia! espero que te lo hayas pasado bien, al menos ;-))

  3. Vaya día, será una experiencia inolvidable para el álbum de recuerdos de tu vida en Londres. Qué bien que salieras a la calle a vivir el ambiente y sentirte uno más. Gran post.

    • Pues si, otro “tick in the box”, que en la City es importante… y hablando de importante, se me acaba de ocurrir un post…

  4. Hola! Hace tiempo que me uni al face pero en realidad no me habia dado mucho tiempo para leer el blog. Yo soy de Mexico y estuve ahi tambien ese dia! En realidad el motivo de mi viaje fue principalmente para eso. Viendo las fotos me doy cuenta que cuando ellos salieron del balcon tu te encontrabas no muy lejos de mi. Ah si, ese dia fue hermoso. Tambien fui a St James’s Park, rente una de las sillas y a disfrutar. Tambien fui a ver la abadia pero espere hasta 2 dias despues para el servicio, tuve que esperar 3 horas ahi afuera pero fue precioso. Planeo volver este anio!

Los comentarios están cerrados.