Las particularidades de invitar a una fiesta

Las fiestas son algo imprescindible en la vida londinense. Organizar una es lo más cool que hay. Tu capacidad para organizar fiestas te define. Pero tiene sus peligros. La gente cool de Londres tiene sudores fríos sólo de pensar en una fiesta vacía. Algo que no te va a garantizar una fiesta existosa, pero que sin duda te va a evitar vergüenza y humillación es lo que yo llamo “invitación de arrastre”.

Londres está lleno de jóvenes profesionales con dinero y pocas responsabilidades familiares. Es decir que aparte del trabajo, lo único que queda es diversión. Es el perfecto caldo de cultivo para fiestas.

En casa, en el pub, en un local alquilado, en el club. Cualquier lugar es adecuado, y cualquier excusa es válida. Porque de hecho, lo que hace de una fiesta un éxito es la gente que acude. Invitar a las personas adecuadas es entonces una tarea importantísima. Y a la vez puede ser una trampa mortal.

Si elaboras cuidadosamente una lista de la gente que quieres que acuda a tu fiesta, te puedes encontrar que ya tengan otra invitación, que estén de visita a su familia, que la familia o los amigos hayan venido a visitarlos, que se hayan ido de viaje, que ese día tengan que trabajar toda la noche o que simplemente tengan que lavarse el pelo y al final acaben viniendo el 20% de los invitados (y encima los aburridos). Que la gente tenga pocas obligaciones precisamente hace que sus costumbres sean impredecibles. Y por muchas actividades que hayas creado para la fiesta en cuestión, si no hay nadie, la fiesta es un fracaso.

Una solución es lo de “parejas y amigos son bienvenidos”, queriendo decir que puedes traer a quien quieras aunque no conozcan de nada al anfitrión. En la práctica la que más funciona es la de mandar un correo electrónico a todos tus contactos, indiscriminadamente, aunque hayas conseguido su correo electrónico en una noche de borrachera o en una conferencia. Da igual. Ahora con Facebook es todavía mejor: con un “click” puedes invitar a todos tus “amigos”.

Al igual que la pesca de arrastre arrastra las redes por el fondo marino atrapando lo que sea, la “invitación de arrastre” invita indiscriminadamente, esperando que salga algo aprovechable de las redes al recogerlas. Cualquier cosa vale si te evita tener una fiesta vacía.

Pensarás que los invitados van a hablar entre ellos, y que se van a dar cuenta de que nadie es realmente amigo del anfitrión, pero eso no importa. Al final, la fiesta se va a valorar en función de a cuanta gente interesante has conocido, cuánto te has reido y cuántas estupideces han cometido los invitados cuando los niveles de alcohol superaron los recomendados por un comportamiento “responsable”.

De hecho, dejar que sea el azar quien escoja a los invitados puede incluso llegar a ser beneficioso. Nunca se sabe quien va a acabar siendo el alma de la fiesta. Así que la próxima vez que acudas a una fiesta, asegurarte de recordar tantos nombres como sea posible para poder añadirlos en Facebook. Debes estar listo para tu propia fiesta.

12 pensamientos en “Las particularidades de invitar a una fiesta

  1. cuánta razón tienes… no soporto cuando te caen invitaciones de esas de rebote para ir a fiestas de gente q no conoces. Y lo peor es que están convencidos de que estabas deseando que te invitaran!

    Luego hay la versión de aquél que sólo sale una vez cada dos meses, pero cuando lo hace tiene que aprovechar para ver a todos sus amigos a la vez, entonces queda contigo para tomar unas cervezas pero luego aparecen 14 personas que no conoces de nada!

    • Jajaja! “Hola, no te importa que haya invitado a unos amigos, verdad?”. Eso es para que puedas ampliar tu grupo de amigos y conocer a gente superinteresante. Hay que estar abierto nuevas experiencias.

  2. Me parece un poco contradictorio esto del carácter inglés, digo lo de las fiestas y lo del lavarse el pelo. Supongo que una cosa es para contrarrestar la otra. Como existe el morro de invitar “tipo arrastre” tiene que existir esa contestación.

    Y por cierto: <> Noooo, no “es para” eso, quizá te lo tienes que tomar para que sea eso o quizá a veces pasa eso, pero te aseguro que he visto a anfitriones echando pestes del arrastre de algunos amigos suyos.

    Tienes un blog superinteresante.

    • Claro! Es como un círculo vicioso. Cuanto más indiscriminadas son las invitaciones más gente anda lavándose el pelo, lo que genera que las invitaciones sean todavía más indiscriminadas. Es todo un sistema autosuficiente.

      Gracias por el comentario. Un placer tenerte por aquí.

  3. como siempre, pones unas entradas super interesantes
    lo de lavarse el pelo, me saca una risa,XD estoy en la oficina riendome y la gente me mira como si fuera una loca, (me voy a comportar u_u)

    por cierto aun vives en londres??

      • aayyy q envidia de verdad XD, llevas mucho alla?

        yo seria feliz viviendo en londres, en septiembre voy pero nomas una semana :(

        pero tu continua con tu investigacion para que nos sigas ilustrando acerca de la cultura britanica, (presiento q londres nunca dejara de sorprenderte )
        saludos !!

        • Pues hace unos dias el blog cumplió cuatro años.
          Aunque sea un tópico, vivir en Londres tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, como todos los sitios. Seguro que echarías muchas cosas de menos si vivieras en Londres.

  4. Doncs sí que tenen el seu perill les festes a Londres, sí, però què em dieu del fantàstic costum espanyol de presentar-se d’imprevist a les cases…? Estàs tan tranquil·la al sofà, amb sabatilles, la pinça al cap i endinsada en una novel·la, pel·lícula o perduda en els teus pensaments i…SONA EL TIMBRE!!! És increïble el que es pot fer en els 45 segons que les estimades visites triguen a pujar per l’ascensor…Obviant el rentat de cap, tens temps de recomposar el sofà, arreplegar roba i trastos i camuflar-los d’una revolada, canviar-te de jersei, posar els gots bruts a la pica i obrir la porta amb els millors dels somriures mentre et poses la pinça del cap a la butxaca del darrere…BUUUUUFFF!! :-)

    Gràcies Sirventés pel teu aclariment sobre la Llebre de març!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *