Sentarse alrededor del fuego

Andamos obsesionados con nuestros teléfonos móviles, ordenadores portátiles, reproductores digitales, y curiosamente, la más antigua de las tecnologías sigue atrayéndonos más que ninguna. El fuego nos sigue fascinando como el primer día.

Tomemos por ejemplo lo que pasó el pasado fin de semana en el Thames Festival, algo así como la fiesta mayor del Támesis. Cada año, delante del Tate Modern instalaban un  escenario con pista de baile incluida que siempre tenía gran éxito. Este año, a alguna mente lúcida se le ocurrió instalar un “jardín de fuego”. Para serte sincero, me pareció un tremendo error ya que tenía muchas ganas de visitar ese escenario de nuevo. No sólo eso, mi lado más inglés me decía que fuego en un festival lleno de gente era un riesgo que las autoridades no deberían permitir.

Afortunadamente estaba equivocado. No sólo por el civismo que los asistentes demostraron, sino porque el jardín de fuego resultó un tremendo éxito.

Pots of fire

Burning II

La instalación era una serie de estructuras metálicas sobre las que había fuego en diversas formas. Algunas se movían, otras eran estáticas, y supongo que los que la instalaron esperaban que la gente circulara entre ellas, como en un jardín, viendo sus diferencias y comentando.

Walking around

Balls of fire

Y aunque muchos lo hicieron así, espontáneamente una buena cantidad de gente empezó a sentarse alrededor. De alguna nuestros instintos más primitivos nos llaman a reunirnos alrededor del fuego.

Quiet

Gathering III

Reading with the fire

Unos charlaban, otros hacían bromas, y otros observaban hipnotizados las llamas. En una ciudad como Londres donde parece que la única reunión posible es en un Pub con una cerveza en la mano, ver a tanta gente desconocida sentados juntos alrededor del fuego era una visión fascinante, casi tanto como el mismo fuego.

Mistified

Como no podía ser menos, yo me sumé a la sensación general de relajación.

Observing the fire

Quien lo iba a decir, Londres, ciudad moderna donde las haya, recobrando los más básicos instintos humanos ante la simple aparición del fuego.

Laugh

Para ver más fotos del fuego, visita el album

10 pensamientos en “Sentarse alrededor del fuego

  1. Opino que me lo he perdido por llegar un día después y hay que jod….!!

    El fuego es muy hipnótico, al menos para mi.

    Que bueno sería que la gente fuera igual de cívica en todas partes, o al menos en las partes donde yo voy viviendo ^_^

  2. Oye, me recuerda mucho a la Noche del Fuego que se hizo el invierno del 2007 en Madrid, concretamente en la Plaza de Oriente. La sensación fue muy parecida a lo que describes y la gente se reunía alrededor del fuego, también empujados por el frío, claro.
    Estuvo muy bien, porque aparte de la decoración, también hubo espectáculos a cargo del grupo francés La Salamandre.
    Aquí algunas fotos entre otras navideñas de esas noches:
    http://joseramonsantos.blogspot.com/2007/12/fotos-de-madrid-en-navidad.html

    • He visto las fotos y es exactamente lo mismo. Curioso, porque la compañía que lo organizó en Londres, según la web oficial del festival es francesa, pero se llama Compagnie Carbosse. Será un sinónimo de Salamandre?

  3. Jo, que chulada, me encantaría haberlo visto…

    Pero qué envidia te tengo Sirventés!!!

  4. En alguna parte una vez leí que el fuego, el agua y el viento nunca cansan a la gente, porque siempre están en movimiento… ver no sólo las fogatas, sino que también el mar, o el movimiento de las hojas de los árboles con la brisa… es muy hipnótico, la verdad. Algo que no me gusta de Santiago (de Chile) es que ni se pueden hacer fogatas ni hay mar.

    • Bueno, en Londres tampoco hay mar. Para eso tenemos el Tamesis, y tampoco se pueden hacer fogatas, excepto el dia de el día de las hogueras y eventos como este.
      Muy interesante tu teoría del movimiento. Tiene mucho sentido.

  5. Pingback: Sentarse alrededor del fuego

Los comentarios están cerrados.