De los que perdonan, pero no olvidan

En este mundo hay que ser políticamente correcto. Hay cosas que no se pueden decir. Por ejemplo no puedes decir “mierda”, debes decir “heces”, porque decir “mierda” está mal. Lo mismo pasa con las actitudes y los comportamientos, como por ejemplo con perdonar. Entonces “heces” es a “rencoroso” como mierda es a…

Casi todas las religiones (con alguna excepción) dicen que hay que perdonar. El rencor es algo horrible, un sentimiento que sólo un ser miserable puede sentir. Si alguien nos hace algo malo, debemos perdonar, porque así debe ser.

Ahora vayamos al mundo real. Ese individuo que te levantó a la novia. Esa persona que se metió en tu empresa y con su lengua viperina se quedó con los mejores proyectos. Esa víbora que le contó a todo el mundo el secreto que tu le habias confiado. Pasarán años y todavía se lo tendrás en cuenta. Cuando les veas cruzar la calle es posible que no les atropelles con el coche, cuando estén mirando por la ventana es posible que no les empujes, cuando pasen por tu lado es posible que no tires todas tus canicas para que las pisen, resbalen y se rompan la crisma. Pero eso no significa que no fantasees con la idea. En palabras sencillas, les guardas rencor, mucho.

Si alguien te pregunta, no puedes afirmar con tal rotundidad que es así. El rencor está mal visto, así que necesitas un substituto, y lo ideal es “Yo perdono pero no olvido”.

Quizás te suene esa canción de los Corrs hace unos años llamada “Forgiven not forgotten”. Decirlo en una canción pop, y más con el aire alternativo de los violines y las voces aterciopeladas demostraba que perdonar pero no olvidar está bien. Has perdonado, no eres rencoroso. Así es como debe ser.

Analicemos la frase. Resulta que has perdonado, pero te acuerdas de que la sanguijuela te hizo algo muy malo. Lo vas a tener en cuenta para siempre. O sea, que no has perdonado. Porque al fin y al cabo ser rencoroso significa que te acuerdas y que la proxima vez no te va a pillar desprevenido. O sea que le has perdonado. Claro que si. No le vas a pasar el coche por encima! Pero te acuerdas. Vaya si te acuerdas!

14 pensamientos en “De los que perdonan, pero no olvidan

    • Ah! Esa frase sería lo completamente opuesto a la frase que comentaba. Menos políticamente correcto pero quizás socialmente más sano.

      • ^_^ Si me tratan mal yo olvido muy pronto, olvido el camino a esa tienda, me olvido de los telefonos o direcciones del messenger … y al cabo del tiempo ya no tienes que perdonar porque no te acuerdas de qué se trataba..

        Eso si, cuando era pequeña un dentista aleman me hizo un doble empaste sin ningun tipo de anestesia… ni local ni nada. Y todavia me acuerdo!

    • Lo dices como un comentario al azar o se lo dices a alguna gente en concreto, como para tenerlos informados del hecho?

      • Es un matiz más, una vuelta de tuerca: no se es rencoroso y malvado o no rencoroso y beatífico. Yo sí creo que hay una línea gris intermedia y que se puede recordar sin odio y sin ganas de revancha.

  1. Perdonar dicen que es bueno. Yo creo que olvidar es más sano. El rencor es tóxico y a los únicos que intoxica es a los que lo padecen. Así pues, qué tal si cambiamos la frase por un simple “lo que no puedas tolerar…olvídalo”; claro que también olvidas a la persona en cuestión…es lo que tiene esto del olvido.
    Y mira por donde, me has recordado una de mis canciones favoritas.

    • Lu, palabras sabias las tuyas, como siempre. Aunque el rencor es muy humano. En mi caso, la memoria es muy débil. Será por eso que siempre voy buscando el lado positivo a las cosas.

  2. Vaya, a mí me pasa exactamente como a Montse. Soy de las que desaparezco una temporadita de la vida del “agresor” y cuando vuelvo ya ni me acuerdo de lo que pasó.

    A veces poner distancia de por medio es lo mejor que puede hacer uno para no viciar más una amistad.

  3. Yo suelo perdonarlo todo, pero si alguien me hace algo imperdonable no soy yo quien para cambiarle el significado a esa palabra. Como yo, creo q nadie perdona lo imperdonable, y quien dice q lo hace se esta enganhando a si mismo. Olvidar, es imposible resetear nuestra memoria. Simplemente se le dedica menos tiempo en nuestros pensamientos. Ahora bien, rencor? nunca. Seria concederle demasiado a la supuesta persona. Mejor decir bye bye y que te vaya bien.

  4. Es que tendemos a pensar que el perdón es algo que se concede a los demás, cuando en realidad es a uno mismo a quién más beneficia.
    Lo peor no es que alguien te haga una putada. Lo peor es que luego no te pida perdón, que no se arrepienta. O que incluso se muestre orgulloso de habértela hecho. En este punto, uno tiene dos salidas, porque del rencor hay que librarse como sea (a menos que uno sea masoca, claro)

    a)devolver la putada, lo cual no asegura nada, porque con el tiempo uno tenderá a pensar que se ha quedado corto, o lo que es peor, que se ha pasado y entonces sentirá que en el fondo no es distinto a su agresor (algunos durante un tiempo tratan de evadir el problema con el infantil “es que él/ella empezó primeroooo”). En fin, lo malo de la venganza (y del odio en general) es que te ata al otro. Lamentablemente, esto es algo en lo que uno no cae hasta que es demasiado tarde.

    b)perdonar es la otra alternativa. Es la vía “superior”. Se trata, ante todo, de no ponerte a la altura (o bajura) del otro, de no concederle ni un solo minuto de tu vida a alguien que no lo merece. Es un camino difícil porque ahora la lucha se desplaza adentro de uno. El otro nos ha inoculado su veneno y la primera reacción es devolver el golpe. Y eso es justamente lo que hay que evitar, pero no por el otro, sino por uno mismo. En la vida, generalmente, uno habrá de escoger siempre entre dos caminos: el del poder o el de la fortaleza, el de la dependencia o el de la libertad, el del odio o el del respeto. Son precisamente esas situaciones las que nos ponen a prueba y las que nos transforman. En la vida son esas las verdaderas elecciones…

    “Te perdono el daño que me has hecho, pero ¿cómo perdonarte el daño que te has hecho a ti mismo?” F. Nietzsche

  5. k mierda esa esa, total pasale el coche por encima y di k tu no fuiste jajaj… de igual manera tienes razon al decir k la sociedad siempre trata de encasillarnos y dictarnos la forma en k debemos comportarnos, osea k de igual manera estamos jodidos …. saludos desde stamford bridge

Los comentarios están cerrados.