El 75% de los británicos ronca

Es el resultado de una encuesta realizada en Gran Bretaña. No se si será una información muy trascendente, pero ha salido en la página principal de la BBC. Esta es una de esas estadísticas que siempre te preguntas quien se molesta en encargarlas y pagarlas, e inmediatamente quieres contactar con ellos y darles las gracias por solucionar uno de los momentos más difíciles de nuestra vida social.

Nunca me he parado a escuchar por la noche si el vecindario es un concierto de ronquidos. Imagínate en Coventry, donde según la encuesta el 90% de la población ronca. Andar por la calle en plena noche debe ser una experiencia única. Y vaya mina de oro para vendedores de tapones para los oídos. Es como para pensárselo antes de buscarse novio o novia británicos. Aunque Londres no sale en la lista de los top 10, así que la posibilidad de encontrarte a alguien roncando en la habitación de al lado si compartes piso es menor. Será por eso que no me había dado cuenta. Aunque en las encuestas electorales siempre hablan del voto oculto, ese que la gente no revela al encuestador. Habrán ronquidos ocultos? Hay mucha gente que niega rotundamente que roncan. Las dimensiones del volumen real de ronquido británico pueden ser aclaparadoras.

Lo más interesante de todo es quien ha encargado la encuesta. Es una cadena de hoteles económicos. Se da bastante a menudo este tipo de márqueting en que una empresa encarga una encuesta curiosa esperando que el redactor de turno, aburrido delante de su mesa reciba la nota de prensa y piense “ya tengo una noticia más”. Así como quien no quiere la cosa, el nombre del hotel aparece en las noticias. Quien no conoce la famosa encuesta anual sobre cuántas veces a la semana hacen el amor los europeos, encargada por la conocida marca de condones. No hace muchos días publicaron una encargada por una página web de viajes en que afirmaban que el London Eye, la noria gigante junto al Támesis, es la atracción turística favorita en Europa. Por delante del Coliseo, la Torre Eiffel, o incluso la Torre de Londres. Y ni siquiera pude encontrar referencias a ella buscando por la web.

Pero hay más, como la que publicaron hace un tiempo sobre los británicos máas educados al volante. Una de las medidas para saber el nivel de educación era si agradecen a quien les deja pasar en un cruce. Me imagino al estadísta sentado en una sillita al lado del cruce “este le ha dado las gracias: educado”, “este lleva diez coches esperando, se ha intentado meter por la fuerza y el conductor que venía le ha hecho un corte de mangas: mala educación”.

Nunca vamos a agradecer suficiente a estos abnegados encuestadores, y a las empresas que pagan por las encuestas. Son héroes de nuestra sociedad. Cuando en una reunión de amigos de repente se hace el silencio, ese silencio que se puede cortar con cuchillo. Uno empieza a jugar con la servilleta. Otro saca el teléfono haciendo ver que ha recibido un mensaje. Otro ha descubierto una grieta en el techo. Y entonces alguien dice: leí una encuesta según la cual los del centro de Inglaterra son unos mal educados. Y la reunión retoma de nuevo la alegría. A mi me encantan estas estadísticas. Siempre se acaban sacando conclusiones filosóficas. Alguien acaba diciendo que todos somos unos egoístas, que sólo nos preocupamos por nosotros mismos. Y el colofón siempre “si, ya no hay comunicación, yo ni siquiera conozco a mis vecinos”. Por el bien de la conversación, yo siempre tengo preparada esa frase, en caso de que mis contertulios tarden en decirla. Siempre arranca una rotunda afirmación de los demás.

Consciente de la importancia social de estás estadísticas, yo mismo traté humildemente de llevar una cuya conclusión fue “Los ingleses no aclaran el jabón al lavar los platos“. Evidentemente, mis medios son pocos, con lo que mi muestra era pequeña, y posiblemente con selección adversa (sabía que las clases de estadística me iban a aportar conocimientos útiles). Sugiero a una de esas marcas de jabón para platos que pones la botella cerca de los platos sucios y la grasa desaparece que lleven a cabo mi encuesta con más medios. Quien sabe, quizás sería una buena plataforma de lanzamiento para un nuevo jabón que si lo dejas en el plato te ayuda a regular tu nivel de colesterol…

3 pensamientos en “El 75% de los británicos ronca

  1. Pues no sé si hay tantos ingleses que roncan, pero lo que sí puedo confirmar es que no aclaran después de lavar los platos. No sólo me chocó la primera vez que lo ví hacer a unos estudiantes ingleses, sino que después, con el paso de los años, he ido comprobando que para ellos no sólo es lo más normal del mundo, sino que además ellos se extrañan cuando ven mi fregadero doble y, por supuesto, si nos ven fregar “a la española”…
    Lo acabo de comentar en la oficina, y queda re-confirmado: lo deben de llevar en los genes…

  2. Gracias por la confirmación Rham. Quizás un día de estos me arranque en un estudio científico sobre el tema, que no deja de sorprenderme.

  3. Qué chula la nueva foto de la cabecera, por cierto (un X% de los lectores de este blog considera que la foto es chula :-)).
    Pues sí. Estos días precisamente ando yo despotricando por lo bajinis porque mis dos adolescentes ingleses (flatmates, que no hijos, no asustarse) dejan espuma en los cacharros del fregadero. No mucha, pero la suficiente para que me tenga que molestar en aclarar de nuevo… agggg.

Los comentarios están cerrados.