Libertad y romanticismo

El fin de semana fui a ver “Pirates of the Caribbean: At word’s End”. Lo pongo en inglés porque la vi en inglés, y con tanto dialecto (no pude entender tres palabras seguidas de Calypso), caracterizaciones y acción , creo que me perdí la mitad de los diálogos. En general subscribo la opinión de Antiegos. De lo que quiero hablar aquí es del fondo de la película. Porque me da a mi que tienen un mensaje de crítica del Capitalismo y la sociedad “Business”.

Voy a hablar de la trama, así que si no quieres saber lo que pasa, guárdate el post para otro día.

Cuando decimos piratas, la mayoría pensamos en los del Caribe, con su bandera negra. Eran personajes de mala vida, bebedores, agresivos, para quienes enrolarse en un barco pirata era la única manera de evitar la cárcel o simplemente ganar dinero. Su vida era, en la mayoría de casos, miserable. Viviendo en condiciones insalubres, comiendo mal, podían morir en un abordaje, cazados por las autoridades, por enfermedades o de una cuchillada en una reyerta de taberna. Y sus quehaceres diarios suponían robar, saquear y asesinar todo lo que encontraran en los desdichados barcos que se cruzaban en su camino. No eran el tipo de personas con quien te gustaría cruzarte. Lo único positivo de la vida pirata era una especie de democracia puesto que el capitán pirata era elegido por la tripulación. Algo no muy sorprendente tratándose, como se trata, de unas gentes con un serio problema de autoridad.

Los malos de la película son los de la Compañía de Indias, la “East India Trading Company”. Son malos porque quieren eliminar a todos los piratas de los mares. Y los buenos son los piratas, porque en vez de ser los despreciables individuos descritos en el párrafo de arriba, se presentan como los adalides de la Libertad. En varios momentos de la película los piratas nombran la Libertad como su máximo objetivo. Hasta el punto que Jack Sparrow secretamente busca convertirse en el capitán del Holandés Volador para ser Libre para surcar los mares para siempre. Por eso cuando al final de la película busca en el mapa una ruta entre Cuba y La Florida, lo que hace es seguir los pasos de Ponce de León en busca de la Fuente de la Juventud, el Agua de la Vida, el secreto de la vida eterna.

Estos piratas, enamorados del mar y la Libertad responden más al ideal romántico del pirata creado por Lord Byron (de quien Elsinora podrá hablar con mucha más autoridad que yo) que no a la realidad histórica. E incluso más que por Byron, parecen inspirados por la Canción del Pirata de Espronceda.

Lord Beckett (el malo) es el responsable de la East India Trading Company, monstruosa compañía inglesa simbolizada por la cruz de San Jorge en lo alto del palo mayor, y las tacitas de té de porcelana china. Su tarea es asegurar que sus barcos pueden hacer las rutas comerciales con seguridad. Los piratas tienen la tendencia a abordar y saquear los barcos de la compañía. Ojo, no confundir a los piratas con los corsarios: esos abordaban sólo barcos españoles y franceses, porque estaban a las órdenes de la corona inglesa, como el infame Drake.

Pues eso, Beckett quiere asegurar la seguridad comercial y el buen curso de los negocios con lo que se propone erradicarlos. Pero ya hemos dejado claro más arriba que la vida pirata es un símbolo de la Libertad, así que la conclusión que podemos sacar es que la Libertad y los negocios están reñidos.

Pero aún hay más. Durante toda la película los piratas hablan de su código y de respetar los pactos. Sólo los malos piratas rompen su palabra. Pero Lord Beckett lo hace constantemente, hasta el punto que al final, cuando rompe su palabra lo hace diciendo “Son los negocios”. O sea que los negocios son traidores y van contra la Libertad.

Más aún, constantemente se hace referencia a la Pieza de Ocho, la moneda que el niño tiene en las manos al principio del film. Esa moneda es la moneda de ocho Reales castellana, principal moneda de comercio internacional en aquel tiempo, que dió origen al US Dollar. Pero las piezas de ocho que usan los piratas son objetos personales. No es ese un símbolo de rechazo contra el Dollar, símbolo de los negocios?

Y es curioso que la protagonista sea la compañía de Indias, porque su presencia en el caribe era mínima ya que su comercio consistía en en subcontinente Indio. Parece cogido con pinzas a fin de hacer que los malos sean la primera gran empresa multinacional, que creció hasta convertirse en un poder represor, símbolo del poder limitando la Libertad (multinacional definida como empresa con presencia en diversos piases).

Y qué es la Libertad? Es huir de las reglas? Escoger un camino distinto del que la gente espera que sigamos? Al parecer el mensaje es sabotear el mundo de los negocios y escribir las propias reglas. Y surcar los mares sin límite y para siempre. Libertad romántica.

…mi única ley, la fuerza y el viento
mi única patria, la mar.

 

José de Espronceda, Canción del Pirata

Más artículos sobre Arte

13 comentarios sobre “Libertad y romanticismo

  1. Vaya, si durante el visionado de la película me hubiese dado por pensar en alguna de las cosas de las que hablas, igual me hubiese aburrido menos. Porque, la verdad, es que me pareció lenta y aburrida y -aunque quizás es porque me perdí parte de estos simbolismos- me pareció bastante vacía y con contradicciones en el argumento.

    Aún así, pensándolo fríamente, puede que sí lleve ese mensaje, y también es cierto que se presenta a los piratas como luchadores por la libertad, pero también es un mensaje bastante común en las películas de piratas (no van a presentártelos como los sanguinarios ladrones que son).

  2. Has conseguido algo que no creía que pudiese pasar. Me has dado ganas de volver a ver la película pasándola por el tamiz de tus teorías, muy lógicas, si quieres que te sea sincero.

    Magnífica entrada, magnífica reseña, magnífica reflexión. Deberías dedicarte a hacer más críticas, eres buenísimo.

    Un saludo.

  3. Me ha gustado mucho tu comentario perooooooo (siempre hay un pero) tengo un par de puntualizaciones que hacer.
    En primer lugar los corsarios no estaban solo bajo “mando” britanico, todas las naciones europeas vendian licencias de corso. Era una especie de guerra encubierta que mantenian unas naciones con otras.
    En segundo lugar, el capitan Sparrow no busca tan solo la libertad, sino que le tiene un miedo terrible a la muerte, por eso planea convertirse en el capitan del Holandes Errante y por eso al final de la pelicula se dirige en busca de la Fuente de la Eterna Juventud.

    Un saludo.
    Gran Maori

  4. y no sera la busca de la fuente de la eterna juventud una treta para otra saga?

    la verdad es hoy en dia es dificil encontrar un ideal romantico en la lucha por la libertad, si fuera facil no existirian la mayoria de las peliculas :)

    buena reseña

  5. Pingback: Libertarios sí... románticos ya es un título muy generoso... « El Banquero de la Libertad

  6. Qué razón tienes. La peli muestra la lucha de dos mundos antitéticos y que se diferencian en todo, empezando por la ropa y las actitudes; pero como dices es una lucha metida con calzador.

    Aunque en ambos bandos hay egoísmo, se marca la distancia con ¡¡ATENCIÓN SPOILER!! la muerte del padre de Elisabeth, que es un acto ruin y malvado.

  7. La verdad es que después de leer tu post me han entrado ganas de verla y eso que no he visto ni la segunda. Cuando una película es mala la de vueltas que le da uno al coco para sacarle el lado positivo… jeje. Suscribo lo que dice “josmachine”, dedicate a hacer críticas, hombre. En mi blog tienes un hueco, si quieres…

    Saludos!

  8. Pues yo solo vi piratas, espadas y cosas de esas. No se, en este tipo de películas pongo a la neurona en piloto automático… jejeje

    Además, estaba más preocupado por el nene que tenía sentado atrás, que se ponía ¡a charlar animadamente con el padre! ¡Y el padre en vez de mandarlo callar le seguía el juego! Vaya voz de pito, y no se callaba. Solo se calló cuando descubrió que era más entretenido patearme el asiento (wtf!) Y no culpo al pobre niño, sino al animal del padre que lo tiene asilvestrado :-/

    Para más inri, al tipo que tenía al lado lo llamaron dos veces al móvil. Y el tío (despues de rebuscar un rato con la música sonando a toda mecha) ¡se pone a hablar! :-S

    Definitivamente voy a tener que montarme un home cinema apañado en casa porque, aunque no hay nada como la pantalla de cine, aguantar al personal hoy en día se está haciendo casi imposible.

  9. Zetxek: yo también me aburrí mucho, por eso se me ocurrieron estas ideas peregrinas.
    Jossmachine: Gracias, viniendo de ti es todo un honor.
    Gran Maori: Muy cierto que había corsarios para todos. Quizás me quería cebar demasiado en el amigo Drake. Y si, la idea de que Sparrow tiene miedo a la muerte es muy plausible.
    Lucía: No será la última vez que oigamos hablar de Jack.
    Ruth: pero es que son los malos, tienen que hacer cosas de malos para ser creíbles.
    Gracias Jazzman, todo se puede estudiar.
    Lolo: Si hubiera estado en el cine contigo le echo el cubo de palomitas por la cabeza al tonto del móvil. Que pesadilla de cine!

  10. Interesante tu lectura, Sirventés, aunque creo que la peli me la pierdo. Muchas grandes novelas, como las de Joseph Conrad, son grandes porque tienen dos niveles de lectura: uno basado en el argumento puro y duro y otro en registro metafórico y ambos funcionan bien y satisfacen a distintos tipos de lectores.
    Sobre Byron lo que se puede añadir es el énfasis en el papel del individuo, hombre frente a sociedad, el interés por lo raro y exótico y una cierta atracción por las causas perdidas. Que no se diga que me escaqueo cuando me citan… ;-)))
    Saludo para todos.

  11. Pingback: Capitalistas sin escrúpulos o expertos en eficiencia? Private Equity « Un mundo perplejo

  12. soy una estudiante de 4 de la eso en la escuela casal dels angels de hospitalet de llobregat, necesitaria informacion sobre la relacion de don juan tenorio con el romanticismo.
    si algien sabe algo qe enviee a susana_rs4@hotmail.com
    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>