Censura en el metro

Los conductores del metro de Londres hablan. No me refiero a que no son mudos. Claro que hablan como tu y como yo. Me refiero a que hablan por los altavoces del tren. De hecho es uno de los alicientes de viajar en el “Tube”. A alguien se le ha ocurrido ahora limitar su libertad de expresión.

Los altavoces del London Underground son un continuo de información. Algunos son grabaciones, como información sobre la siguiente parada o el “mind the doors”. Pero a menudo el conductor también habla. A veces es también para decir que te salgas de las puertas, informarte de las líneas que hacen transbordo en la siguiente parada o contarte los resultados deportivos ahí afuera, en el mundo real. Pero la diversión viene cuando hay retrasos.

Si eres un habitual del London Underground estarás acostumbrado a que el tren se pare en medio del túnel (alguien ha ido más de tres paradas en la Distict Line sin la parada de rigor?). Cuando eso ocurre, lo primero que haces es pensar, entre el abanico de posibilidades, cual toca hoy. Entonces aparece la voz del conductor. Yo ya estoy tan acostumbrado que si al cabo de un minuto parados todavía no ha dicho nada me indigno.

La voz llega a menudo distorsionada, y la primera diversión es descubrir de qué cultura es originario el conductor (o conductora, si nos ponemos puntillosos). En muchos casos no se entiende lo que dice, con lo que te miras con cara de interrogación con el pasajero delante de ti y sigues a lo tuyo. Cuando lo entiendes, te cuenta que hay un problema en la siguiente estación, o que el tren ha dicho “aquí me quedo”.

A veces, el conductor decide hacer una clase magistral de humor inglés. Recuerdo el día en que tras 15 minutos parados en el túnel y tras muchas disculpas nos soltó: “Siento mucho el retraso en llegar a su trabajo. No se qué pasa ahí delante. Les ofrezco mis disculpas. No se qué más decir. Les ofrecería un té pero no me es posible aquí adentro.” O otro día, llegando al término tras una odisea: “Lo hemos conseguido. Hemos llegado a nuestro destino. Que tengan un buen día.” Ayer el periódico llevaba unas cuantas perlas como: “Todas las lineas funcionan con normalidad, así que esperen los retrasos, fallos de señalizción y trenes estropeados de rigor”. Yo me quedo con: “Los problemas se han solucionado. Pronto estaremos en movimiento y podrán llegar felizmente a sus casas, a no ser que estén casados con mi ex-mujer, en cuyo caso querrán salir del tren e ir en la dirección opuesta”.

Pues el caso es que ahora alguien quiere limitar lo que pueden decir por el micrófono, quitándonos el entretenimiento. No hay derecho.

12 pensamientos en “Censura en el metro

  1. Supongo que en cualquier parte del mundo hasta a la odiosa rutina se le puede encontrar sus pequeños momentos sin los cuales nada sería lo mismo, como se suele decir.
    He descubierto tu blog por casualidad buscando frases hechas en inglés y llevo aquí un rato enganchada… me gusta.
    Saludos desde Málaga.

  2. No parece demasiado ortodoxo que un conductor entretenga al personal pero, una vez que lo hacen y que resulta, ¿por qué eliminarlo? No habrán pensado la cantidad de reclamaciones que se habrán ahorrado gracias a este método.

  3. Yo iría más lejos, contrataria a un experto monologuista o contador de chistes para amenizar la espera, esos ratos tienen que ser inolvidables. El juego de adivinar qué ha dicho exactamente me encanta, a veces el sonido es tan malo que no se entiende absolutely nothing.

    Saludos!

  4. El último comentario casi me mata de risa! ese tipo sí que tiene sentido del humor (además de una profunda aversión por su ex-mujer).

  5. Hola!! (soy una María diferente a la anterior) he llegado hasta tu blog buscando a gente que viva en Londres y me de su punto de vista respecto a la ciudad, porque estoy pensando dejar mi España querida para irme un tiempo allí… Me doy cuenta de que a ti te gusta y de que sabes sacarle vidilla a todos los momentos, de todas formas, te agadecería cualquier consejo y/o sugerencia.

    Gracias, y sigue escribiendo, me gusta tu punto de vista.
    Un beso

  6. Disculpad que no haya respondido antes. Problemas técnicos. Gracias a todos por leer. Cada vez que recibo una felicitación me sorprendo , y me alegro de que alguien pase un buen rato leyéndo lo que escribo.

  7. Que grandes recuerdos de los comentarios de los conductores de metro… Yo fui durante bastante tiempo uno de los sufridores que recorriamos la distric line en el primer tren de la mañana entre bow road y blackfriars.
    Los retrasos eran frecuentes. Y mosqueantes porque si ya empieza el primer tren del dia retrasandose… Pero habia dias, dependiendo del conductor, que salias del tran de buen humor. En la casi inexcusable parada técnica de Whitechapel habia un conductor que, cada mañana, nos ponia al dia de las principales noticias de la jornada. Eso si, contadas con mucho humor.
    Al cabo de un tiempo deje de oirle. Una pena, porque era un espactáculo. A lo mejor le fue bien y un cazatalentos lo ficho para capital FM…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *