Que prohiban MacDonald’s

Eso es lo que opina el príncipe Charles. Parece que para él esa es la clave para asegurar que la gente sigue una dieta sana. Tan inútiles somos?

Si bien el príncipe no tiene ningún poder real, sus palabras son repetidas en todas partes puesto que es quien es. Y él era consciente de ello cuando lo dijo.

Sus palabras se enmarcan en esa corriente cada vez más generalizada, sobretodo en el Reino Unido, de que hay que prohibirle ciertas cosas a la gente porque si las tienen a su alcance van a tomarlas con exceso con fatales consecuencias para la salud. Los periódicos venían llenos ayer con la noticia de que se podría retirar la tutela de su hijo con sobrepeso a una familia para evitar que sigan cebándolo.

Y ahí viene “papa Estado” limitando el uso de alcohol, tabaco, comidas grasientas y a saber qué va a ser lo siguiente. Es como tener una madre puntillosa detrás del cogote diciéndote todo el día lo que puedes hacer y lo que no.

Es que la gente en altos mandos considera que el grueso de la población es estúpida? Que son como niños sin control que no son capaces de discernir entre lo que es bueno y lo que no? Y aunque así fuera, quien son ellos para decidir sobre la vida de los demás. Si te quieres zampar una buena hamburguesa triple es tu problema y tu placer. Al fin y al cabo es tu salud.

El problema parece ser que el exceso de tabaco, alcohol, grasas y demás tienen un efecto nocivo sobre la salud. Y los dirigentes tienen una responsabilidad sobre ello, puesto que un país de gente con problemas de salud rinde menos, lo que afecta directamente a la productividad y en consecuencia a la competitividad y el crecimiento de la Economía. Y cuando un individuo con cáncer de pulmón o circulación delicada acude al hospital, es el Estado, con el dinero recaudado con los impuestos, quien paga la factura. No solo eso. Las enfermedades provocadas por el consumo excesivo de todas esas substancias no mata de golpe, sino que provoca enfermedades crónicas y que empeoran con el paso del tiempo, con lo que la factura se incrementa.

Es esa razón suficiente para poner una cinta amarilla en la puerta de los restaurantes para evitar que la gente entre en torrente en busca de sus dosis diaria de bloqueador de arterias? Es que no podemos consumir con moderación?

9 pensamientos en “Que prohiban MacDonald’s

  1. Es bien conocida la costumbre del príncipe Charles de dar su opinión sobre los temas más diversos, desde alimentación hasta arquitectura. Algunas de estas opiniones son un poco controvertidas, como cuando escribió manifestándose a favor de las medicionas alternativas como la homeopatía.

    Mucha gente se suele burlar de él por ello, y de hecho hace poco, cuando se filtraron fragmentos de su diario personal, la gente pudo saber que se consideraba a sí mismo como un “disidente”.

  2. El problema es que McDonald’s, como cualquier otra cadena de comida rápida, no puede ofrecer una dieta equilibrada y eso es lo que repercute en la salud de las personas.

    Cuando yo era pequeño mis padres me llevaban a restaurantes en España… unos días a uno y otros, a otro donde la especialidad de la casa era diferente. Yo crecí comiendo mollejas, callos, sopas de trucha, cocido, fabada… etcétera. No eran cinco tenedores, era la tasca del pueblo: comida casera y variada.

    Los niños estos se pasan la infancia del Burger King al McDonalds con visitas al KFC y su dieta pasa de hamburguesas de un lado a hamburguesas de otro lado; con ver la diferencia de precio entre un restaurante y estas cadenas uno entiende el por qué.

    Esa dieta no es variada, no es sana, pero es mucho más barata.

  3. For me, there is an additional problem: people who eat poorly will endanger their lives and it’s their lives, but people who drink might also endanger my life if they drive while intoxicated, and that’s my life!

  4. That’s a fair point Dr. Caso. Sin duda que nuestras acciones no son sólo nuestras. Incluso si con una mala dieta tienes una vida de enfermedades, los que te rodean sufren tanto o más que tu.

    Por cierto, los Narcisos (Daffodils) empiezan a florecer en Londres.

  5. ¡Ah! Claro. Será porque en el McDonalds no sirven Ginebra (es eso de lo que se atiborraba la Reina Madre, ¿no?).

    Prohibir es el camino corto y equivocado. Lo suyo sería educar, pero para eso nunca hay tiempo ni dinero.

  6. Es cierto que los excesos de unos cuantos los tenemos que pagar entre todos con nuestros impuestos. Y, aunque duela decirlo, hay mucha gente altamente irresponsable que no sabe imponerse límites y que se atiborran como pigs de grasas y colesterol. y luego piden un corazón nuevo o un hígado nuevo, etc… Y los demás, que hemos sido moderados, tenemos que pagar la inconsciencia de muchos…
    Por mí que no prohíban los MacDonald’s, por supuesto, pero que luego esos mismos con las arterias obstruidas no vengan pidiendo un trasplante de un órgano que les ha dejado de funcionar, que se lo paguen de su bolsillo, ya que quieren ser tan libres para todo…
    Lo mismo aplicado al alcohol (que beba el que quiera, pero si se mata con el coche por favor que lo haga en una calle que no esté transitada para así no poner en peligro a los demás que no bebemos). O al tabaco: yo fumaba antes, lo dejé hace un año con gran esfuerzo por mi parte, lo he conseguido y no me gusta seguir tragando partículas cancerígenas porque a alguien le apetezca ponerse a fumar en mis narices en medio de una comida…

  7. Prohibirlo… no se.

    Pero quizás sí obligar a etiquetarlo de forma que se advierta a la población de lo que se está comiendo.

    La gente se come una hamburguesa pensando que se come un buen trozo de carne con pan, lechuga y tomate… pero en realidad esas hamburguesas industriales van rellenas de grasas saturadas, muy perjudiciales para la salud y culpables de la obesidad de muchos… cosa que pocos saben.

    Ya no es que no sepamos comer… el problema es que hoy en día ya no sabes lo que comes… sobre todo desde que muchos fabricantes de productos alimentarios vieron que era más barata la grasa de origen animal que la de origen vegetal…

  8. Pingback: McJob « Españoleando en Guirilandia

  9. @ Ruth
    Mis hijos han estado en la escuela aquí en Inglaterra desde hace 4 anhos, y en ese tiempo han recibido un montón de propaganda izquierdista…tienen muchísima formación en el tema de la dieta (o x lo menos muchísimo mas q he recibido yo en mi instituto en Atenas)…xo sus companheros de clase siguien comiendo esa “comida”…claro q la educacion es importante, xo no se puede poner culpable a todo “la falta de educacion”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *